sábado, 17 de septiembre de 2011

El Factor Histórico




La historia de nuestro desarrollo nacional tiene sus orígenes en el hecho del descubrimiento de la meseta central por Juan de Cavallon y Estrada Ravago. Posteriormente el Adelantado Juan Vázquez de Coronado echa los primeros cimientos de la ciudad de Cartago (1564). La unidad nacional de que hoy disfrutamos es el producto de la acción histórica que se inicia con el asentamiento de Cartago en la meseta central. No vamos a basarnos en estas consideraciones e postulados falsos, sino en hechos comprobados y admitidos. Uno de ellos es que la unidad de una nación obedece a un sistema de fuerzas que, partiendo de un centro, actúa progresivamente hacia afuera hasta constituir una unidad mayor, estableciéndose un juego de fuerzas que ponen a prueba la dinámica central o bien acaban por romperla, hasta que aparece un nuevo foco que adsorbe al primero, manteniéndose, a su vez, en virtud de un nuevo equilibrio de tensiones dinámicas. En nuestro caso el factor dinámico aglutinante de la población fue la ciudad de Cartago durante el tiempo que duro su hegemonía como capital de la provincia de Costa Rica.
España , madre de pueblos, vino a nuestras tierras y nos trajo, con sus hombres, sus instituciones , su cultura y su religión . Con estos elementos se constituyo el primer núcleo de población en nuestro territorio, al que se denomino Cartago en recuerdo de la batalla que ganara por entonces el Emperador Carlos v a los sarracenos. En casi tres siglos de capitalidad Cartago fue el centro desde donde irradio en todas direcciones la acción civilizadora y aglutinante del genio español. Solitaria, en medio de una naturaleza pujante y difícil de conquistar para el arado y la cultura, muy distante de otros centros más desarrollados, y , sobre todo, de la Capitanía General de Guatemala, Cartago tuvo que resolver todos sus problemas por cuenta propia, así los de la paz como los de la guerra, amansando con el sudor de indios y españoles el barro de la historia para ir consolidando su fisonomía de ciudad colonial, regidora de los destinos de la provincia.
Podríamos afirmar que la soledad, la pobreza de medios de todo género , el aislamiento de la metrópoli y lo huraño del contorno selvático fueron los factores que coadyuvaron para que el español primero y los criollos después, fueran elaborando un proyecto de comunidad o de nacionalidad en ciernes que, con el transcurso de los siglos, fue tomando forma hasta constituirse en lo que vino a ser la ciudad por los años en que esta quedo definitivamente configurada con su fisonomía propia de la capital colonial, y luego, en realidad histórica lograda y claramente perfilada como nación en los primeros años de vida independiente.
Primeramente Cartago fue un campamento de soldados traídos para organizar la conquista de la parte atlántica del país, pues la región del pacifico había sido previamente sometida con el establecimiento de Garcimuñoz . Se trataba de llevar a cabo un plan de conquista de Costa Rica, de acuerdo con una estrategia de conjunto que muy pronto daría como resultado la dominación española de todo el Nuevo Mundo. Pero resulto que aquellos soldados debían vivir a merced de sus propios recursos, pues la distancia opero sobre ellos a manera de pinzas envolventes, dejándoles prácticamente aislados en medio de selvas lujuriosas , pero nada prometedoras en riquezas minerales que eran las únicas que podían servir al conquistador para hacer fortuna rápida. Para no morir tuvo que trabajar trocando la espada por el arado, tumbando la selva a fuerza de brazo y hacha, abriendo caminos y construyendo puentes. Al cabo de unos años apareció el poblado, la iglesia, la plaza y el ayuntamiento, es decir, la casa principal desde donde se dirigía la obra de juntar en poblado los vecinos para hacer vida común. Desde entonces la tarea consistió en reducir los indios a condición de siervos, en labrar campos y , sobre todo, en tratar de convencer a los habitantes de las chacras de las bondades de la vida en común. Poco a poco fueron apareciendo los problemas que crea el aislamiento, es decir el autoabastecimiento, la creación de bienes para subvenir a las necesidades más apremiantes. Según lo relatan nuestros historiadores casi todo el siglo diecisiete y dieciocho se nos fue en procurar casa, abrigo y comida a los vecinos de la “Ciudad de las Brumas” que Vivian en estado de permanente indigencia tanto material como cultural, toda vez que apenas a finales del siglo dieciocho aparecen los primeros centros de enseñanza, los maestros de primeras letras. Solo la fe, la piedad y la resignación cristiana pudieron servir de bálsamo a tantos trabajos y sufrimientos.
Así y todo, en virtud de la perseverancia, de la paciencia y del amor al terruño, Cartago fue descubriendo, mejor, adivinando su misión histórica, cual era la de preparar los elementos básicos de una futura nacionalidad construida sobre los recios pilares de la tradición cristiana y del sentido hispánico de la vida, de un acendrado amor a la tierra y una resolución de resolver todos los problemas por cuenta propia, sin atenernos a ayudas que nunca llegan desde afuera. Sobre este subsuelo planto el colonizador el árbol de la patria futura que fue echando raíces fuertes y profundas hasta poder dar sombra fresca, abrigo y alimento a las generaciones que vinieron después. Debemos meditar un poco en lo que fueron aquellos siglos coloniales, en la cantidad de reservas morales y espirituales de fervor, de energía y tenacidad vital de que hicieron gala aquellos primeros pobladores para dejar consolidado este primer foco de vida espiritual y ciudadana al cual debemos los costarricenses nuestros ser y nuestra nacionalidad. A la calidad humana de sus habitantes, a su constancia probada, no tanto en el servicio de Su Majestad el Rey de España, sino en el servicio de la naciente comunidad costarricense, debe la ciudad de Cartago el títulos de “Muy noble y leal” que , sin regateos, debemos reconocerle siempre los costarricenses de todos los tiempos.
Aquel vivir restringido, tanto por el espacio físico como por las posibilidades materiales, hizo que el “ Cartago” limitase su acción a conseguir el sustento de sus familias, el sostenimiento de una vida municipal muy incipiente y el de su parroquia, en torno al culto de la venerada imagen de nuestra Nuestra Señora( 1 ) . Pedirle mas era imposible, dado que prácticamente había tenido que sacar de la nada aquella incipiente sociedad aldeana que varias veces estuvo a punto de desaparecer, unas veces por la furia de los elementos, otras por las invasiones de los piratas y otras por falta de recursos para sobrevivir . De todo fue surgiendo nuestra idiosincrasia criolla, tímida , conformista ,resignada, gruñona, pero liberal, cristiana y respetuosa del pensamiento y del derecho ajeno, a tal punto, que puede servirnos siempre de basamento para construir sobre ella una sociedad cada vez más justa y una nación cada vez más digna ejemplar.
De esta realidad histórica debemos partir para comprender el despliegue posterior en virtud de una visión sinóptica que, en mi concepto, no es indispensable para tener ideas claras sobre las metas que debemos recorrer y el estado actual de las cosas de nuestro país. De la historia debemos recoger los hechos más significativos y esenciales y no perdernos en minucias superficiales. Solo así lograremos reconstruir el rostro mutilado de nuestra patria, a causa de la ignorancia de nuestro pasado colonial. No olvidemos que nuestro pasado forma parte de nuestro ser y mal podemos tratar de conocernos si, como se procede con harta frecuencia, previamente hacemos abstracción de una parte tan vital como es la que se refiere a los tres siglos de la vida colonial. De este conocimiento depende la mejora de nuestros destinos, la resolución de nuestros problemas, porque para poder encontrarlas debemos saber idear las formulas que no solo no riñan con nuestra idiosincrasia histórica sino que, apoyándose en ella, nos permitan dar un salto creador hacia el futuro.
Septiembre de 1970
Extracto de la obra “anatomía patriótica” de Luis Barahona Jimenez

( 1 ) virgen del rescate de ujarras.

1 comentario:

  1. Quiero ser parte de su grupo , pueden incluirme el procesos de iniciación !

    ResponderEliminar