jueves, 29 de septiembre de 2011

El mito del holocausto: la falsa historia del falso superviviente de Mauthausen

domingo 27 de septiembre de 2009


El mito del holocausto: la falsa historia del falso superviviente de Mauthausen

El 27 de enero de 2005, Enric Marco, hacía un emotivo discurso en recuerdo de las víctimas del nazismo en el Congreso de los Diputados de España. Sus palabras, que reproducimos a continuación, emocionaron profundamente a quienes le escuchaban. Un testimonio desolador: "Cuando llegábamos a los campos de concentración en esos trenes infectos, para ganado, nos desnudaban, nos mordían sus perros, nos deslumbraban sus focos. Nosotros éramos personas normales, como ustedes. Nos gritaban en alemán 'Linke-recht (izquierda, derecha)'. No entendíamos nada, y no entender una orden te podía costar la vida.Tengo la esperanza de que esta vez la lección sea aprendida por todos. A los jóvenes, que no saben nada de la historia, les falta alguien que se la cuente...".Todo era mentira, Eric Marco, como otros falsos supervivientes del "holocuento" denunciados por REVISIONISMOS.BLOGSPOT.COM se había inventado sus supuestos calvarios en los "campos de concentración" alemanes... Hoy una revista española analiza su caso en profundidad:


¿Qué lleva a un hombre a falsear sobre el holocausto? ¿Cómo logró Enric Marco engañar a todo el mundo, incluidas su esposa e hijas, durante 30 años? Apartado de la polémica desde que en 2005 se descubrió su impostura, ahora regresa como protagonista de un controvertido documental sobre su vida.

Bar Zurich. Plaza de Cataluña. Barcelona. Mientras ociosos y turistas contemplan en la terraza el ir y venir de la gente, en el interior, Enric Marco, frente a su café, desconfía de la grabadora. Se niega, rotundamente, a que la entrevista quede registrada. Desconfía, Enric Marco, poniendo todo tipo de pegas. Un tipo repleto de contradicciones que, al relajarse, muestra una desenfrenada elocuencia. Recela, en un principio, de la prensa. Sin embargo, no ha puesto ninguna objeción a protagonizar Ich bin Enric Marco [‘Yo soy Enric Marco’], un reciente documental basado en la historia de su impostura. Porque Enric Marco, «el deportado número 6.448», nunca fue tal. No sobrevivió al horror nazi en el campo de concentración de Flossenbürg, en Alemania, como él mismo narró al detalle durante 30 años, incluidos aquellos en que presidió Amical de Mauthausen –la organización de supervivientes del nazismo en España– hasta que se descubrió su farsa.


«He conseguido, gracias a los responsables del documental, reconstruir esos aspectos de mi vida que quedaban oscu
ros –confiesa, después de suspirar largamente, este barcelonés de 88 años–. La gente dijo en los peores momentos de la polémica que mi vida era toda una mentira, cuando lo único que había en mi historia era una cierta distorsión. Nunca me pareció importante ostentar una especie de certificado de sangre azul antifascista o antinazi. No me lo pareció cuando en el año 78 dije en una entrevista que había estado en el campo de concentración de Flossenbürg. No había estado allí, pero sí que me encerraron nueve meses en el penal de Kiel acusado de sabotaje por la Gestapo [Marco fue contratado por la empresa DWK para trabajar como metalúrgico en los astilleros del norte de Alemania dentro del marco del acuerdo hispano-alemán del 43].»

Las mentiras del español fueron narradas por él mismo una y mil veces. Escribió un relato autobiográfico como preso del nazismo, repleto de falsedades, que tituló Memorias del infierno y publicó en 1978. Las mismas mentiras tiñeron sus palabras en el homenaje a las víctimas del holocausto del Congreso de los Diputados en 2001. Un desgarrador relato, el del «deportado número 6.448», que causó un profundo shock en los parlamentarios. Las cámaras de televisión recogieron incluso las lágrimas que Carmen Chacón, vicepresidenta de la Cámara Baja por aquel entonces, no pudo contener. «Cuand
o llegábamos en esos trenes infectos, para ganado, nos desnudaban, nos mordían sus perros, nos deslumbraban sus focos. Nosotros éramos personas normales, como ustedes.» A Marco se le otorgó ese mismo año la Cruz de Sant Jordi por una vida entregada a la lucha antifranquista; una distinción que, descubierto su engaño, acabaría devolviendo. Contando sus mentiras una y otra vez, daba Enric Marco unas 120 charlas y conferencias cada año en colegios e institutos para educar a los jóvenes sobre los crímenes cometidos por el totalitarismo nazi. Jubilado y enfermo del corazón, reside hoy con su familia en las afueras de Barcelona.

Tres décadas fingiendo ser lo que no era. Sus propias hijas y su mujer se enteraron de su impostura cuando lo hizo todo el mundo, en 2005, justo cuando se cumplían los 70 años de la liberación de Mauthausen y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero tenía previsto viajar allí para la conmemoración. Iban a tomar la palabra un deportado polaco y otro español, Enric Marco. «¿Que si me arrepiento de haber mentido? Claro que sí», explica Marco, quien durante mucho tiempo aseguró que tras la derrota republicana se integró en la Resistencia francesa, donde
fue capturado por la Gestapo. «Cada día que pasa me arrepiento. Es un error táctico. El problema es que los campos de concentración ‘vendían’ más. Mi error fue distorsionar ese discurso.»


Preguntado sobre cómo pudo engañar a tanta gente durante tantos años, Enric Marco pierde la paciencia. «¿Cómo se atreve a decir nadie que lo que yo dije de los campos de concentración no era verdad? –exclama–. Yo nunca falté a la verdad. Expliqué las cosas y las expliqué con lo que tuve a mano. Al igual que devolví la Cruz de Sant Jordi como gesto de disculpa por haber faltado a la verdad. Pero qu
e conste: no tengo retirada la Cruz de Sant Jordi. Yo la retiré. ¡Pero que lo mismo me da a mí una medalla más o una medalla menos!»
Despacho de un piso del barrio de Chamberí. Calle García de Paredes. Madrid. A Benito Bermejo, historiador, responsable del libro Francisco Boix: el fotógrafo de Mauthausen, le desagrada la idea de ser conocido como un ‘cazaimpostores’. «Yo lo que he pretendido cazar siempre ha sido la verdad, las vivencias de toda esta gente que sufrió el horror nazi en primera persona. Lo que ocurre es que estás en esto y se cruza en tu camino gente que, ya desde el principio, ves que no dice la verdad.» A Benito Bermejo se debe el que hayan sido descubiertos los tres únicos deportados españoles ‘pillados’ en flagrante delito de embuste con respecto a su pasado como superviviente.


«El propio Marco no quiere que se lo tome como un pirado –explica el historiador–.
Hablamos de un caso muy profesionalizado. No queda la duda de que Marco confunda realidad y ficción. Hay otros muchos casos en que sí ocurre. Sobre sus intenciones no entro. Lo que hago yo, en realidad, es escribir hacia marzo de 2005 un informe con la intención de evitar que Enric Marco lea su discurso en aquella conmemoración. Porque si una cosa tenemos clara hoy es que Marco nunca fue deportado.»


Ante el hecho de que durante un plazo de cuatro años Enric Marco presidiese la organización de supervivientes del nazismo en España, Benito Bermejo lo tiene claro. «Hay que tener en cuenta que casi no quedaba gente –comenta–. Y los que quedaban estaban ya muy cascados. Apenas pasaban por allí. Por eso, no es tan cierto que Marco engañase a los miembros de
Amical. No lo hizo porque no tuvo ninguna necesidad. Quedaban pocos, y no estaban allí. No hay que olvidar que la mayor parte de los supervivientes españoles vive en Francia y no pertenece a Amical española, sino a la francesa. Además, Marco es un hombre con gran dominio del trato social. Seguro que hubiera podido ser, o lo ha sido en algún momento de su vida, un gran vendedor. Es un hombre con una gran psicología y con buen don de la palabra.»
Asociación Amical de Mauthausen y otros campos de concentración nazis. Barrio Gótico. Calle Sils. Barcelona. Rosa Toran, historiadora y actual presidenta de la entidad que agrupa y representa a deportados de toda España, hace un hueco en su apretada agenda para recibirnos. Deja claro, desde el principio, que ya dijeron en su día todo lo que tenían que decir al respecto. Aun así, responde sin evasiva a nuestra primera pregunta: ¿quién es Enric Marco? «No podemos entrar en su mente –afirma, tajante–. Imagino que las razones las sabrá él. Pero nuestra opinión sobre aquello sí que está bastante clara. No podemos compartir, de ningún modo, que diese a conocer con su impostura el dolor de las víctimas. Él suplantó a otras personas y ahí sólo puedo decir que el dolor es intransferible. No sé realmente quién era Enric Marco. Es una persona que por sus razones, que son suyas y de nadie más, en un momento dado da un salto hacia delante. Porque de haber pasado por la prisión en Kiel da el salto a contar que había estado en el campo de concentración de Flossenbürg. Desconozco por qué dio este salto. Pero, por su fortaleza física y su facilidad de palabra, se trata de alguien muy distinto a la mayor parte de los supervivientes.»

Las mentiras son las que tienen siempre mayor éxito. La frase pertenece al escritor húngaro Imre Kertész, el deportado número «64.921», siendo casi un niño, en 1944, a Auschwitz y luego a Buchenwald, pero logró sobrevivir. «No sé si el mundo se merece la verdad –prosigue Kertész–, pero la verdad se acepta con más dificultad, no es tan romántica como el engaño.»

David Benedicte

viernes 18 de septiembre de 2009


Judíos falsificaron documentos del Holocausto y cobraron US$ 42 millones
Fueron 5.500 judíos los que recibieron la indemnización de forma fraudulenta.

Unos 5.500 judíos recibieron fraudulentamente 42 millones de dólares en Estados Unidos pagados por Alemania, haciéndose pasar por víctimas del Holocausto, reveló este martes la fiscalía de Nueva York.

Un total de 17 personas fueron inculpadas por la estafa de larga data a través de un fondo destinado a ayudar a víctimas de la persecución nazi en la II Guerra Mundial, precisó en un comunicado la fiscalía.

Los presuntos estafadores, en su mayoría de origen ruso, aprobaron "más de 5.500 candidaturas fraudulentas, que resultaron en el pago a candidatos que no calificaban para los programas", agrega.

"Si hay una causa que uno podría suponer inmune a la codicia y el fraude criminal es la Conferencia de Reclamos, que asiste a diario a miles de pobres y ancianos víctimas de la persecución nazi", dijo el fiscal del distrito sur de Nueva York, Preet Bharara.

Uno de los fondos estafados entregaba en un pago único 3.600 dólares a judíos que supuestamente habían sido evacuados de sus ciudades de origen a causa de la persecusión de los nazis.

"Muchos de los que recibieron los fondos fraudulentos habían nacido después de la II Guerra Mundial y por lo menos uno de ellos ni siquiera era judío", indica la fiscalía.

Tras recibir los cheques de compensación, los beneficiarios pagaban una comisión a los que organizaban la estafa. Un total de 4.957 personas recibieron así indemnizaciones fraudulentas entre 2000 y 2009, por 18 millones de dólares.

En otra estafa se entregaba mensualmente 411 dólares "a los que vivieron en guetos durante 18 meses o más o durante seis meses en campos de concentración o de trabajo".

Mediante documentos y testimonios falsos, unas 658 personas que pretendían haber sido víctimas de la persecución cobraron así un total de 24,5 millones de dólares pagados por los contribuyentes de Alemania.

Once de los sospechosos fueron detenidos el martes y contra todos los inculpados pesan cargos por estafa pasibles de hasta 20 años de cárcel y una multa de 250.000 dólares, precisó la fiscalía.


Fuente: El Espectador

El Holocausto fue un invento judio, según Mahmud Ahmadineyad

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, afirmó hoy que el Holocausto es "una mentira" y un pretexto para la creación del Estado judío contra el que los iraníes tienen la obligación religiosa de enfrentarse.
"El pretexto (Holocausto) para la creación del régimen sionista (Israel) es falso (...) es una mentira basada en una reivindicación improbable y mítica", señaló en la Universidad de Teherán al término de la concentración anual anti-israelí con motivo del Día de Al Qods, nombre árabe de Israel.
"Hacer frente al régimen sionista es una obligación nacional y religiosa", añadió. El presidente iraní advirtió a los dirigentes árabes y musulmanes aliados de Occidente contra tratar con Israel.
"Este régimen (israelí) no durará mucho. No vinculéis vuestro destino a él (...) este régimen no tiene futuro. Su vida ha llegado a su fin", añadió en un discurso retransmitido en directo por la radio estatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario