viernes, 16 de septiembre de 2011

LAS CREACIONES JUDÍAS Y LA DECADENCIA DEL MUNDO

Publicado por primera vez en Editorial Streicher


LAS RELIGIONES MONOTEÍSTAS

Mala fortuna tuvo el cristianismo al escoger entre las Escrituras sagradas de los pueblos antiguos la de uno de raza semítica, la menos espiritual del linaje humano, raza incapaz de formar de sus numerosos idiomas uno que sirviese de apropiada expresión a las ideas de los mundos intelectual y moral, en vez de contraerse al bajo vuelo de las figuras sensuales y terrenas; raza cuya literatura es desacertado remedo del pensamiento ario, y cuyas ciencia y filosofía andan necesitadas de los nobilísimos rasgos que caracterizan los metafísicos y espirituales sistemas de la raza aria o jafética".
Helena P. Blavatsky.

Consideramos pues, a la religión de los judíos como la más inferior entre las doctrinas religiosas de los pueblos civilizados, lo cual concuerda perfectamente con el hecho de que también es la única que, en absoluto, no tiene ninguna huella de inmortalidad
Arthur Schopenhauer.

Los judíos tiene un gran don por el materialismo, pero poco por el reconocimiento del mundo espiritual.
Rudolf Steiner.

En todo caso la coincidencia del antisemitismo con el despertar de Wotan es una sutileza psicológica que podría valer la pena recordar.
Carl Gustav Jung

Israel significa en hebreo “el enemigo de Dios”, a raíz de que Jacob se enfrentó literalmente cuerpo a cuerpo con el dios hebreo, el Demiurgo, y lo derrotó. Pero dicho título es más simbólico de lo que parece. En efecto los judíos son enemigos de la espiritualidad y sus creaciones siempre tienden a alejar más y más a los humanos de la divinidad. Como bien lo comentaron tanto Schopenhauer como Blavatsky el judío es materialista, no cree en el alma, no cree realmente en la vida después de la muerte. El Seol (un amorfo concepto de limbo de los muertos) le espera a todos los hombres desde el Rey David o el Patriarca Abraham hasta los pecadores de Sodoma y Gomorra. Los judíos no creen ni en el cielo ni en el infierno y por ello son cobardes y temerosos de morir, pues intuyen que esta vida es la única que poseen. Muy diferente al espíritu ario divino que no le teme a la muerte y, al contrario, la ve como algo heroico ya que sabe que el guerrero valeroso que entrega su vida por su pueblo transmigrará su alma a un paraíso (sea llamado Valhalla, Olimpo o Nirvana). El término israelita y su significancia de “enemigo de Dios” contrasta directamente con el nombre del pueblo germano godo. Godo deriva de la palabra “Goth” que significa “Dios”, los godos son, etimológicamente, dioses o “hijos de Dios”, metafísicamente enemigos de los “enemigos de Dios”.

Como apunta Thomas Karlsson, músico y ocultista sueco fundador de la Orden del Dragon Rouge en su libro Uthark; Nightside of the Runes.

El materialismo y la falta de respeto por la naturaleza es consecuencia directa de las religiones monoteístas. Cuando se coloca lo divino en un difuso mundo más allá del nuestro el resultado será que el alma y la concentración serán removidas del mundo. No hay oposición entre el cristianismo y el materialismo. Ambos comparten la misma visión del mundo, con la diferencia de que el materialismo se ha dado cuenta de lo absurda que es la teología cristiana. En las antiguas religiones, lo divino está en todas partes y el hombre es solo una parte de él.

Como bien apunta Karlsson, las religiones monoteístas, todas basadas en el culto al Demiurgo o dios judío, ven el mundo material como la única realidad objetiva inmediata. Esto es lógico pues el Demiurgo es el creador de la materia. Su función es fomentar que el espíritu divino se funda más y más en las tinieblas de la materia hasta que desaparezca y destierra del plano físico la sacralidad de lo espiritual y lo divino que era visto por los pueblos paganos en la naturaleza y en ellos mismos. De ahí que también sea propio del pagano amar a los animales, cuidarlos y prevenir que sean lastimados. El maltrato y la crueldad a los animales es también de origen semítico, particularmente judío:

La piedad, principio de toda moralidad, toma también a los animales bajo su protección. La pretendida carencia de derechos de los animales, el prejuicio de que nuestra conducta con ellos no tiene importancia moral, de que como se suele decir, no hay deberes para con los irracionales, todo esto es ciertamente una grosería que repugna, una barbarie de Occidente, que toma su origen del judaísmo. Es necesario a estos desdeñosos de los brutos, a esos occidentales judaizantes, que igual que ellos fueron amamantados por sus madres, el perro también lo fue por la suya.
Savitri Devi.

No olvidemos que los judíos practican su famoso “sacrificio kosher” una forma particular de matar a los animales, terriblemente sangrienta y dolorosa, pero requisito obligatorio para poder consumir carne. Sus primos los musulmanes también practican algo similar llamado halal. En ambos casos el animal torturado es sacrificado en nombre de “Dios”. Además, tanto judíos como musulmanes declaran ciertos animales como “impuros” y, por ende, sujetos de toda clase de vejámenes, como es el caso del cerdo y del perro. Dado que los musulmanes conciben al perro como animal “impuro” (de ahí que llamar a alguien “perro infiel” es el peor insulto de un musulmán) los infortunados canes pueden ser víctimas de toda clase de maltratos por los mahometanos. ¡Que diferente del pagano que ama a todos los animales y jamás consideraría a una especie animal particular como impura! Al contrario, muchos animales han sido vistos como símbolos de divinidad (la vaca, el águila, el lobo, el gato, por ejemplo) lo que quizás en períodos decadentes se tornó en totemismo, pero que en realidad se basa en el respeto hacia las cualidades simbólicas representadas en el animal que reflejan arquetipos de la psique humana.

Asegura el predicador budista y nacionalista cingalés Aganarika Dharmpala:

Las religiones monoteístas son el judaísmo, el cristianismo y el Islam. El cristianismo es materialista tanto como plantea un principio conocido y una aniquilación final, al menos para aquellos que no creen en la divinidad de Jesús.

Coincide Dharmapala en que las religiones monoteístas de origen hebreo son materialistas, pero además apunta a que son lineales (misma observación que hace Karlsson en su libro sobre runas) a diferencia de las religiones paganas arias que son cíclicas. Tanto las religiones de India como el budismo y el hinduismo, como las religiones europeas precristianas como el paganismo germánico, conceptualizan el universo como cíclico, tras cada destrucción hay una nueva creación. Después del Ragnarok nórdico en que se destruya el mundo, uno nuevo será recreado y cuando Shiva destruya el Cosmos con su danza de fuego un nuevo cosmos será renovado. Este concepto de constante renovación (presente en la cosmología científica horbigeriana) es propio de la cosmovisión aria, pero opuesto a la concepción lineal del universo entre los semitas para quienes el Cosmos tiene un principio y un final determinados y estáticos.

Ya expresaba el profesor Jung en sus disertaciones sobre el espíritu religioso-arquetípico ario, como este entra en contradicción con la imposición del credo cristiano semítico que le es extranjero. Como menciona el propio Jung respecto a lo que él veía como una resurrección del culto a Wotan (o al menos a su arquetipo) manifestada en el Nacionalsocialismo: se hace evidente que el dios "alemán" es el dios de los alemanes [1].

No cabe duda de que Wotan es un dios alemán y por ende se encuentra conectado a los alemanes en lo más profundo. Esta división en que la mayoría de los alemanes se ven separados del que es naturalmente su dios es muy angustiante y dolorosa. Los alemanes se parecen mucho a Wotan y de hecho hay enormes paralelismos entre la personalidad de este dios y los alemanes; guerrero, valiente, honorable, místico, explorador, intuitivo.

¿No aplica lo mismo para los descendientes de los valerosos godos, que también era germanos y wotanistas? ¿No somos los hispanos (tanto españoles como criollos blancos americanos) descendientes de estos poderosos godos paganos? ¿No resuena entonces el arquetipo del dios Wotan en nuestra esencia igual? ¿No nos tortura entonces la imposición de la Iglesia Católica débil, corrupta, mentirosa, pedófila y bastarda tan diferente al glorioso paganismo wotánico?

Al ser los alemanes, hispano-góticos, anglosajones, etc., privados de la deidad con la que sus corazones se sienten conectados instintivamente, se produce un grave vacío emocional que puede verse reflejado en muchas formas, siendo quizás una de las peores la carencia de identidad que hoy asola a buena parte de Europa. Pues es evidente que este divorcio entre Divinidad y Humanidad se da entre todos los pueblos europeos que han sido privados de su religión tradicional pagana y obligados a ser cristianos.

Y es que el cristianismo paulino, creado por el judío Saulo de Tarzo (y que difiere enormemente del Kristianismo solar gnóstico-esenio predicado por Jesús) aprisiona el espíritu ario y lo estrangula. Lo asfixia. Lo tortura. Lo va matando lentamente en una espantosa agonía.

Esta situación agónica produce a su vez una especie de psicosis colectiva, una crisis de identidad, en donde la Arianidad como colectivo se ve forzada a creer y actuar de una forma que no le es natural. De ahí deriva una sociedad enferma como la nuestra. Y aún cuando diferentes explosiones de arianidad han surgido aquí y allá dentro de la civilización cristiana occidental (Orden Templaria, Orden Teutónica, Orden Rosacruz, Ku Klux Klan) como si de chispazos o esfuerzos desesperados del espíritu ario por emerger (aún en un contexto cristiano) se tratara, ciertamente que ninguno ha sido suficiente ni ha tenido el suficiente respaldo social como para poder generar un cambio notorio.

David Lane, líder wotanista y nacionalsocialista, explica en su conferencia sobre wotanismo [2]:

Una religión implica una deidad –un dios, dioses y/o diosas. Así, ¿qué implica esta palabra Dios, tanto en el entendimiento de nuestros antepasados como a la luz de nuestra conocida como "Edad de la Razón"?. Para los Adeptos, Dios era una fuerza creativa e inteligencia en el Universo. Como Wotanistas podemos simbolizar esta fuerza como Allfather [el Padre de Todo]. La relación de esta fuerza con una raza en particular o nación fue simbolizada con un nombre para el dios. Así, Allfather Wotan se convierte en el Dios de nuestra Gente.

EL DARWINISMO  

El buen Dios, previendo en su sabiduría que su pueblo elegido sería disperso por el mundo entero, dio a todos sus miembros un olor especial que les permitiese reconocerse y encontrarse en todas partes: es el faetus judaicus.
Arthur Schopenhauer

La teoría de la evolución de Charles Darwin (la madre de Darwin era hija del judío ateo Josías Wegdwood) y apoyada fuertemente por judíos devotos de todo el mundo [3] pero rechazada por muchísimos pensadores ariosóficos como Chamberlain, Gobineau, Evola, Steiner y Blavatsky es un golpe más a la divinidad aria. Mientras que aquellos creyentes en el origen divino de la Raza Aria, que consideran a los arios descendientes de verdaderos dioses, de los gigantes hiperbóreos o incluso provenientes de otros mundos y reinos mágicos (Serrano mismo apuntaba el origen de la Raza Aria en la estrella Aldebarán) encuentran realmente chocante la idea de que un pueblo tan sublime y supremo como el ario puede tener algún origen bestial o animal como postula la teoría evolutiva, el Sistema judeomasónico encuentra en la Evolución uno de sus pilares más importantes enseñados como dogma de fe en las escuelas y universidades de todo el mundo. Dicha teoría homologa al Hombre Ario con las especias animales, significando que el humano no es más que un simple animal con algunas características diferentes pero que no lo hacen especial. Así, no hay mucha diferencia entre un ser humano, un chimpancé, un perro o una cucaracha salvo el grado de inteligencia práctica. El darwinismo niega, así, el espíritu ario como chispa divina y origen de toda la belleza y grandiosidad que de ella deriva. La música de Mozart, la pintura de Da Vinci, la escultura de Rodin, la filosofía de Platón, la enseñanza espiritual de Buda, todo esto fue creado por simples animales que no son mejores que los mandriles ¿es esto siquiera razonable aún para la mente más obtusa?

Sobre esto nos dice Julius Evola en su artículo La tradición nórdica-aria:

Los llamados tiempos prehistóricos, para la tradición nórdico-aria, son los que, lejos de representar un período de animalidad y de primitivismo, nos muestran máximamente una transparencia, en la cual el nórdico-ario, entendido en sentido espiritual y metafísico, y el entendido en sentido étnico, histórico y propiamente racista, coinciden. Evola La tradición nórdico-aria

Y volviendo a David Lane:

Entiendan esto: la evolución es un absurdo de las mentes engañosas de los Hijos de Muspell y sus ilusos secuaces. Si la evolución fuera verdadera, entonces nosotros la Gente del Norte habríamos desarrollado la piel para protegernos del frío. En cambio necesitamos los recursos artificiales del fuego, ropa y viviendas para protegernos. Si la evolución fuera verdadera no nos daría cáncer a la piel por exponernos al sol. La evolución no puede explicar lo masculino y lo femenino. La evolución no puede explicar qué vino primero, si el pollo o el huevo, etc.

Por supuesto que el rechazo a la teoría de la Evolución como incompatible con la cosmovisión aria, no implica nunca el maltrato a los animales. Al contrario, aunque el Ario siempre entendió que era un ser divino en esencia y superior a los animales y al animal-hombre (el negro), no pretendió nunca causar dolor o sufrimiento. Adolf Hitler era vegetariano, amante de los animales tenía muchas mascotas a las que amaba y trataba con mucho cariño incluyendo una docena de perros y un gato, y promulgó algunas de las primeras leyes de protección a los animales y contra la cacería furtiva. Esta compasión por los animales nos recuerda un poco la postura de religiones de origen ario (y vegetarianas) como el budismo, el catarismo, el sijismo, el hinduismo y el jainismo (en este último caso incluso sus seguidores evitan viajar en automóvil por temor a aplastar insectos con las ruedas del vehículo). El pagano ario siempre promulgó amor y respeto por los animales, que diferente es esto respecto a los judíos que realizan sacrificios sangrientos de infortunados animales a los que degollan vivos, mismos rituales seguidos por otros seguidores del Demiurgo como los musulmanes y los cristianos santeros.

EL FREUDIANISMO

La corrupción de la sangre y la influencia desmoralizadora del judaísmo, he aquí las causas principales de nuestros fracasos.
Houston Stewart Chamberlain.

"De los muchos males que caracterizan a la raza judía, uno de los más perniciosos son las relaciones sexuales. Los judíos tratan siempre de hacer propaganda de las relaciones sexuales entre hermanos, entre hombres y animales, y de varones entre sí
Diario Der Angriff

Cuando se dio el escándalo tan publicitado del judío Dominique Strauss-Khan por haber intentado violar a una sirvienta de hotel, no me sorprendí. Strauss es judío tanto por parte de padre (asquenazí) como por parte de madre (sefardí). Tampoco me extrañó que su esposa, también judía, Anne Sinclare (hija del famoso judío mercader Paul Rosenberg) lo apoyara o que el filósofo judío Bernad Henry Levy saliera en su defensa. Después de todo, los judíos siempre se han apoyado entre sí. Algo similar ocurrió con otro violador de origen judío; Roman Polanksy, quien violó a una niña de doce años y aún está impune. Curiosamente las autoridades suizas no lo deportaron a los Estados Unidos a enfrentar su juicio en el último segundo y ante un tecnicismo risible. También surgieron voces en defensa de los judíos Mario Luis Kreutzberger Blumenfeld (alias Don Francisco) cuando fue acusado de acoso sexual, Woody Allen cuando sedujo a su propia hijastra menor de edad y Charles Chaplin que tuvo varias esposas y amantes siempre en edades adolescentes. Al fin y al cabo “no es nada”, simplemente “son casanovas” porque son “famosos y adinerados” lo que dicen actualmente del Strauss-Khan.

Que los judíos pueden tener terribles perversiones sexuales que salen a flote especialmente cuando tienen mucho poder es algo que se ha podido constatar a lo largo de la historia. Un ejemplo fue la espantosa red de Zwi Migdal, una red internacional operada por judíos polacos a través del mundo, aunque tenía su sede en Argentina, y que se encargaba de enrolar mujeres ya fuera voluntariamente, por engaño o por secuestro, de Europa Oriental para luego venderlas como esclavas sexuales y comerciarlas a través del mundo. Aunque la Zwi Migdal fue eventualmente desarticulada por autoridades argentinas, aún hoy se denuncia a Israel como uno de los países receptores de la mayor cantidad de mujeres prostituidas forzosamente y víctimas de trata de blancas en el mundo, recibiendo miles de infortunadas jóvenes europeas, mayormente de Europa del Este, que son violadas en Israel con la complicidad de las autoridades judías.

Durante el gobierno del Tercer Reich alemán, era común que a los judíos se les permitiera tener un cierto autogobierno. Contrario a lo que la propaganda sionista ha hecho creer, las autoridades Nacionalsocialistas no gobernaban directamente sobre los judíos, simplemente los segregaban y luego designaban judíos (muchos de ellos que ya antes habían ejercido cargos políticos) para que administraran los guetos y otras zonas de población judía segregadas. Estos consejos eran llamados Judenrat. Frecuentemente los mismos líderes judíos se volvían locos por el poder y comenzaban a abusar de sus privilegios de formas excéntricas y brutales. Ejemplo de esto sería Mordechai Chaim Rumkowski, presidente del Judenrat del Gueto de Lodz, en Polonia, quien hacía que sus administrados lo llamaran “el Rey Chaim I” y que usó su puesto y poder para abusar sexualmente de muchas mujeres y niñas.

Pero bueno, no es necesario ir muy lejos. ¿Qué acaso el presidente de Israel, Moshé Katsav, no fue él mismo condenado por violaciones y abusos sexuales? La pregunta más bien sería ¿por qué se dan estas desviaciones?

Según Yehoshafat Harkabi, director de Inteligencia israelí en su libro Israel’s Fateful Hour (1986) dice:

Israel es el criterio según el cual se tenderá a juzgar a todos los judíos. Israel, como Estado judío, es un ejemplo del carácter judío, que en él encuentra una expresión libre y concentrada. El antisemitismo tiene raíces profundas e históricas. Sin embargo, cualquier defecto en la conducta israelí, que inicialmente es citado como antiisraelismo, probablemente será transformado en una prueba empírica de la validez del antisemitismo.

Las masacres inmisericordes de palestinos y el abuso sexual de mujeres en anillos de tráfico de personas en Israel son manifestaciones propias del Inconsciente Colectivo judío que se manifiestan invariablemente a lo largo de la historia. Es por esto que Jung siempre criticó los postulados freudianos del psicoanálisis pues Freud los delineó a raíz de la observación de sus propios pacientes que casi todos eran judíos. Jung consideraba que la postura de Freud era totalmente parcializada y no era una muestra representativa pues Freud rara vez analizaba a arios. Freud lo que hizo fue proyectar la degeneración sexual, endogámica y violenta judaica hacia la Humanidad. Jung mismo comprendió que el psicoanálisis freudiano no podía aplicarse a los arios, pues no eran propios de la Raza Aria. Estos conceptos psicoanalíticos son, sin embargo, hoy en día los imperantes en una sociedad cada día más freudianizada, más obsesionada por el sexo, por la libido y que tolera toda clase de prácticas sexuales abominables y pervertidas.

MARX Y EINSTEIN

El pueblo judío. Esparcido por toda la tierra ejerciendo la usura y acumulando millones, rechazando la patria en que nace y muere por un ideal que baña escasamente el Jordán, y a la que no piensa volver jamás. Este sueño que se perpetua hace veinte o treinta siglos, pues viene del origen de la raza, continua hasta hoy perturbando la economía de las sociedades en que viven, pero de las que no forman parte. Y ahora mismo en la bárbara Rusia como en la ilustrada Prusia se levanta el grito de repulsión contra este pueblo que se cree escogido y carece de sentimiento humano, el amor al prójimo, el apego a la tierra, el culto del heroísmo, de la virtud, de los grandes hechos donde quiera que se producen.
Domingo Faustino Sarmiento, presidente de Argentina y promotor de la educación en cuyo honor fue declarado el Día Panamericano del Maestro.

El marxismo ateo, también creación de los judíos, hizo lo suyo. No solo destruyendo las creencias espirituales y sustituyéndolos por un materialismo dialéctico que niega la más mínima brizna de espiritualidad y divinidad, sino además destrozando la estructura solar-aristocrática de la humanidad y plebeyizándola totalmente. Invirtiendo la pirámide social, signo inequívoco de la venidera entropía. El opuesto a Marx es Nietzsche, con su defensa de la Jerarquía que, como la etimología de la palabra dice, es el “poder de los sagrado”. La búsqueda de Nietzsche y su Ideal es el Superhombre, el opuesto absoluto del ideal marxista de la dictadura del proletariado; de la masa amorfa e ignorante como referente del poder.

La ciencia moderna se encuentra bajo el dominio directo de la relatividad einsteniana. Otro judío, Einstein, se encargó de extrapolar la visión lineal matemática-cabalística del judaísmo monoteísta y convertirlo en el dogma de la ciencia positivista moderna que todo lo domina y cuya doctrina es tan sagrada como los dogmas religiosos. Todo aquello que no sea aprobado por la ciencia dominante es desechado como falso y pseudocientífico. Einstein, quien además era también comunista y ateo, un adúltero promiscuo y maestro del plagio, que abandonó a su esposa (genuina autora de sus teorías) y a su hijo enfermo, tuvo el mismo impacto en la física que tuvo Marx en la filosofía, Darwin en la biología y Freud en la psicología. En tiempos del Tercer Reich se usaba el término “física judía” para designar a las teorías einstenianas y de sus colaboradores, mayormente judíos. Esta ciencia es también atea y materialista, ajena a cualquier concepto metafísico y vacía, sin alma. Muy diferente de los planteamientos del sabio Hans Horbiger quien observaba en el universo una ciclicidad impulsada por la eterna lucha entre el Frío y el Calor, el Ying y el Yang, el Hielo y el Fuego de la mitología nórdica, las Tinieblas y la Luz de la gnosis maniquea. Hoy acusado de pseudocientífico y disparatado, el planteamiento teórico de Horbiger se fundamenta en un misticismo arquetípico ario que retoma la sabiduría de las antiguas culturas. Verdades cósmicas que estas culturas intuían y traducían en mitos. Pero se ve, además, confirmado por la ciencia positivista tras el descubrimiento de la antimateria. El dualismo materia/antimateria, mismo drama cósmico narrado por zoroastrianos y gnósticos como dualismo tinieblas/luz. Se la llama “antimateria” porque fue nombrada por los acólitos científicos del Demiurgo, señor de la materia, pero en realidad, al ser lo opuesto de la materia es espíritu, y luz. La antimateria es la sustancia del universo espiritual, de otra dimensión, de un cosmos luminoso, luciferino, que se filtra hacia el universo demiúrgico y que, en efecto, al entrar en contacto con la obra imperfecta del Demiurgo la aniquila. Lo correcto sería ver a la antimateria como Espíritu y a la materia como antiespíritu.

Por cada acción hay una reacción, y esto es verdad también en las manifestaciones sociales del Arquetipo. Vemos muchas dualidades; Freud y Jung, Einstein y Horbiger, Marx y Nietzsche, Wotan y Jehová.

Nuestro mundo se encuentra actualmente dominado por las fuerzas del materialismo demiúrgico que predisponen a la destrucción de la Divinidad, de la Espiritualidad, de la Arianidad y, en última instancia, de la Tierra misma o de la Naturaleza.

El daño perpetrado por los judíos Marx, Freud, Darwin y Einstein contra la cosmovisión espiritual del mundo propia del Arquetipo místico ario y su reemplazo por el materialismo ateo (del cual eran fieles seguidores) creado por el judaísmo es, ante todo, antinatural y sus efectos podemos verlos ya en una sociedad enferma y en la destrucción del medio ambiente.

Primero, cristianos y musulmanes matan la religiosidad pagana luciferina y sus múltiples valores incluyendo el amor por los animales y protección de la Naturaleza, así se inicia el proceso para ir gradualmente destrozando el ambiente hasta los niveles irreversibles actuales. Luego, Marx nos enseña que la divinidad es una droga, un opio, y que creer en ella y tener un fundamento espiritual y místico de vida es errado. Sus seguidores al obtener el poder se empeñan en la destrucción de toda religión y espiritualidad. Con Darwin se nos enseña la mentira de que somos simples animales, poco más que monos, y la sociedad humana comienza a creérselo y a comportarse como simples bestias, esta fase es seguida por Freud que postula que el ser humano está obsesionado con el sexo por naturaleza, que nace siendo un degenerado sexual que solo busca placer, este pensamiento se impone a la mayoría y ahora vemos una sociedad obsesionada con el hedonismo, la búsqueda de placer y el sexo, que tolera casi cualquier perversión contranatural, todo lo contrario a la visión espiritual, casta y disciplinada de los antiguos arios. Freud es, en parte, responsable por la liberación sexual y el movimiento de derechos homosexuales con la consecuente promiscuidad y la propagación de enfermedades como el SIDA que esto conlleva. Finalmente, Einstein nos dice que el universo es materia pura y que no existe la Divinidad, y junto a otros pensadores judíos como Openheimer, su obra finaliza con la espantosa Bomba Atómica, la horrible energía nuclear que destruye el ambiente (como podemos ver en los casos de Chernobyl y Fukushima) y que al usarse como arma produce un daño irreparable a la Tierra.

El mundo sería muy diferente si en lugar de este rumbo hubiéramos seguido el rumbo del paganismo, de Nietzsche, Jung y Horbiger, pero no, lamentablemente estamos cada día más lejos de la sociedad solar, aristocrática, viril, luciferina, espiritual, gnóstica y, sobre todo, aria.

La historia nos enseña que mientras el ario construye, el judío destruye.
Barón von Sebottendorff.

No hay comentarios:

Publicar un comentario