sábado, 1 de octubre de 2011

EL ORIGEN DE LOS JUDÍOS




Publicado por primera vez en  Templo de los Dioses

Según Miguel Serrano, los judíos se originan en una tribu aria conocida como habiru que fue engañada por el Demiurgo y con la cual hizo pacto dando nacimiento a los hebreos. El mismo Serrano asegura que un judío puede ponerse en contacto con su espíritu ario-hebreo mediante la alquimia espiritual. Los judíos son, por tanto, los adoradores del Demiurgo. Durante centurias fueron la única raza que rendía culto al Demiurgo en un mundo mayoritariamente pagano y por ende, luciferino. Pero esto cambiaría conforme el judaísmo creara a sus dos grandes abominaciones; el cristianismo y el islamismo (luego se le sumaría la tercera abominación judía; el comunismo que también haría lo suyo contra las religiones). Ambas religiones derivadas del judaísmo y ambas adoradoras del Demiurgo, y luego el comunismo, persiguieron ferozmente a las religiones luciferinas, por lo que el culto a Lucifer actualmente se limita a la India, los países budistas y pequeños grupos ocultistas y paganos minoritarios de Occidente asediados siempre por la sombra demiúrgica.
Por otro lado Pablo E.F. López Meza menciona como Abraham o Ab-Ram, es quizás una analogía del Rey Rama o Ram de la mitología hindú considerado una encarnación de Vishnú, y ya que Ram significa carnero en muchas lenguas arias puede referirse a un poderoso rey o sacerdote de la Era de Aries que finaliza con el nacimiento de Jesús. Antes de la Era de Arias, durante la Era de Tauro, se rendía culto al toro (de allí los sacrificios de toros en el culto a Mitra que derivaron en la moderna tauromaquia) por lo cual el judaísmo prohibió el culto al toro (la parábola del Becerro de Oro que es destruido por Moisés en el Sinaí).
Existió en Yemen una religión conocida como sabeísmo, precisamente por practicarse en Saba (el moderno Yemen). Dicha religión era monoteísta y adoraba a un dios que designaban como Alá Taala, pero al mismo tiempo idolátrica y rendían culto al sol, la luna y los cinco planetas conocidos en aquel entonces, especialmente a Venus (¿Lucifer?). Los sabeos aseguraban ser los primeros monoteístas y que su religión era la practicada por Adán, Noé y todos los patriarcas previos a Abraham, siendo Abraham el que cambió la doctrina fundando el judaísmo. Por ende los sabeos consideraban a los judíos seguidores de una religión impura y corrupta.
Uno de sus profetas principales era Henoc, autor del esotérico Libro de Henoc que narra la historia de la Segunda Caída. Realizaban oraciones tres veces al día dirigiéndose hacia el astro de la tribu y sus tótems abundaban en la Kaaba, el santuario de La Meca que fue purgado de ídolos por Mahoma. Los musulmanes incluyeron a los sabeos como “Gente del Libro”.
El historiador romano Apion asegura que el sacerdote egipcio renegado Osarsef, quien luego se cambiaría el nombre por Moisés, lideró a 80.000 leprosos a salir de Egipto en el siglo XIV AC, quienes se robaron todo lo que encontraron en el camino. La mayoría de los eruditos consideran que el término “leproso” no debe entenderse en su sentido literal sino como alusión a “sucios” o “enfermos” incluyendo una “enfermedad del alma”.
Manetón dice algo similar aunque aumenta el número de exiliados a 480.000 y asegura que estos leprosos eran el origen de los hicsos, un pueblo bárbaro que luego regresaría a Egipto y lo regiría sangrientamente por más de cien años hasta que una rebelión los expulsó. Hicso, en egipcio, significa “extranjero” y el historiador romano judío Flavio Josefo afirma que los hicsos eran judíos. Si Apion y Manetón dicen la verdad, después del pacto de los habiru con el Demiurgo y su llegada a Egipto, siglos después Moisés liderara a un conjunto de parias (según las fuentes históricas no judías del Éxodo), llamados despectivamente “leprosos” y “ladrones” por los propios egipcios y quienes siglos después volverían para gobernar Egipto en la forma de un Gobierno de Ocupación Sionista, como hoy gobiernan muchas naciones, aunque por un breve intervalo de tiempo.
Aún hoy Egipto e Israel tienen una enemistad casi geomántica a pesar de la existencia de gobiernos títeres judeomasónicos en El Cairo. En los años ’50 se descubrió el “Asunto Lavon” llamado en Israel la Operación Susana, durante la cual los israelíes preocupados por la cooperación entre Egipto y Reino Unido planearon con ayuda de la Judería de Egipto, realizar atentados terroristas contra interese británicos y estadounidenses y culpar a la Hermandad Musulmana y así enemistar a los países víctimas con Egipto. Nueve judíos egipcios e israelíes infiltrados fueron arrestados, la mayoría ejecutados. El escándalo se llamó “Lavon Affair” por el nombre del ministro de defensa israelí que planeó la Operación.

Según la Biblia en Números capítulo 31, versículos 2 al 18, después de que los judíos bajo el mando de Moisés llegaron ante los madianitas –habitantes autóctonos de Palestina, y la etnia a la que pertenecía el suegro de Moisés- los israelitas masacraron a todo hombre, niño y mujer adulta, incendiaron las ciudades y fortalezas madianitas, tomaron a todas las mujeres vírgenes y por orden de Moisés las repartieron entre todos los hombres para violarlas, correspondiéndole su parte del “diezmo” a los sacerdotes, y luego robaron el ganado y las pertenencias de valor de los judíos.

Números, Capítulo 31
31:1 Jehová habló a Moisés, diciendo:
31:2 Haz la venganza de los hijos de Israel contra los madianitas; después serás recogido a tu pueblo.
31:3 Entonces Moisés habló al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, y vayan contra Madián y hagan la venganza de Jehová en Madián.
31:4 Mil de cada tribu de todas las tribus de los hijos de Israel, enviaréis a la guerra.
31:5 Así fueron dados de los millares de Israel, mil por cada tribu, doce mil en pie de guerra.
31:6 Y Moisés los envió a la guerra; mil de cada tribu envió; y Finees hijo del sacerdote Eleazar fue a la guerra con los vasos del santuario, y con las trompetas en su mano para tocar.
31:7 Y pelearon contra Madián, como Jehová lo mandó a Moisés, y mataron a todo varón.
31:8 Mataron también, entre los muertos de ellos, a los reyes de Madián, Evi, Requem, Zur, Hur y Reba, cinco reyes de Madián; también a Balaam hijo de Beor mataron a espada.
31:9 Y los hijos de Israel llevaron cautivas a las mujeres de los madianitas, a sus niños, y todas sus bestias y todos sus ganados; y arrebataron todos sus bienes,
31:10 e incendiaron todas sus ciudades, aldeas y habitaciones.
31:11 Y tomaron todo el despojo, y todo el botín, así de hombres como de bestias.
31:12 Y trajeron a Moisés y al sacerdote Eleazar, y a la congregación de los hijos de Israel, los cautivos y el botín y los despojos al campamento, en los llanos de Moab, que están junto al Jordán frente a Jericó.
31:13 Y salieron Moisés y el sacerdote Eleazar, y todos los príncipes de la congregación, a recibirlos fuera del campamento.
31:14 Y se enojó Moisés contra los capitanes del ejército, contra los jefes de millares y de centenas que volvían de la guerra,
31:15 y les dijo Moisés: ¿Por qué habéis dejado con vida a todas las mujeres?
31:16 He aquí, por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehová en lo tocante a Baal-peor,Numeros 25. 1-9 por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová.
31:17 Matad, pues, ahora a todos los varones de entre los niños; matad también a toda mujer que haya conocido varón carnalmente.
31:18 Pero a todas las niñas entre las mujeres, que no hayan conocido varón, las dejaréis con vida

Esta espantosa masacre cometida por los judíos que incluía una salvaje matanza, un vulgar robo y la violación de mujeres inocentes nos demuestra la clase de seres humanos que son los judíos y la clase de dios al que adoran.
¿No cometieron los judíos similares atrocidades contra los palestinos en la Masacre de Deir Yassin en abril de 1948[1] y en la Masacre de Shabra y Chatila en 1982[2] en las cuales realizaron una matanza de miles de hombres, mujeres y niños y violaron a las mujeres? ¿No es actualmente Israel un lugar donde anualmente ingresan unas 3000 mujeres provenientes de la ex Unión Soviética secuestradas, violadas y convertidas en esclavas sexuales, vendidas en miles de dólares y abusadas en cientos de burdeles israelíes con la indiferencia (¿cómplice?) de las autoridades israelíes?[3] La conducta mostrada por los judíos con los madianitas (matanza, infanticidio, violación, secuestro de mujeres para abuso sexual) NO es una conducta nueva, sino por el contrario, históricamente reiterada por los judíos.
También a sido costumbre judía de larga data (desde el principio mismo de su religión) el usar a las mujeres como prostitutas y espías sexuales. Abraham prostituyó a Sarai con el Faraón de Egipto a cambió de beneficios económicos, la judía Judith fue entregada como regalo sexual al Rey de Babilonia con que Israel estaba en guerra y lo mató después de dormir con él cortándole la cabeza, y la judía Ester se casó con el Rey de Persia para evitar que su visir Aman llevara a cabo sus planes de eliminar a todos los judíos de Persia, y a cambio Aman y su familia fueron ejecutados y los judíos realizaron un motín donde destrozaron y robaron a lo largo de todo el Imperio Persa. Los judíos aún recuerdan esta fecha como una celebración llamada Purín. Nuevamente dicha conducta no ha variado mucho; Tanto el jefe del siniestro Mossad (la agencia de inteligencia sionista), Dani Yatom, como su segunda al mando, Aliza Maguen admitieron públicamente que utilizan mujeres judías agentes de forma sexual para realizar con éxito sus misiones de espionaje, e incluso han llegado a contratar prostitutas[4]. Uno de los casos más sonados fue el de Mordejai Vanunu, técnico israelí que vendió secretos del armamento nuclear de Israel a un diario británico haciendo pública la tenencia de armas nucleares de Israel y que fue apresado en Roma en 1986 después de haber sido seducido con insinuaciones sexuales por la espía judía americana llamada Cherryl Bentov.
Las judías Marilyn Monroe y Mónica Lewinsky fueron amantes de los presidentes de Estados Unidos John F. Kennedy y Bill Clinton. La actriz judía-rusa del cine mudo estadounidense Alla Nazimova y la cantante conversa al judaísmo Madonna ambas admitieron haberse prostituido con relaciones sexuales con los productores a cambio de oportunidades laborales en Hollywood, y así sucesivamente.

Los judíos tuvieron su propio imperio (no es cierto que el Estado de Israel es el primer hogar nacional judío desde la destrucción de Jerusalén por los romanos). Los kazares o jázaros fueron un pueblo turco del Asia Central que se convirtió al judaísmo en el siglo IX según algunos porque de convertirse al cristianismo quedarían bajo la autoridad del Papa (y del Imperio Bizantino) y de convertirse al Islam quedarían bajo la autoridad del Califa (y del Imperio Otomano). Aún así diferentes eruditos creen que el judaísmo nunca caló entre la masa popular y fue practicado sólo por las élites. Su Imperio se aliaría con los bizantinos y protagonizarían una violenta guerra contra los árabes contra quienes serían finalmente derrotados.
El primer Estado judío del siglo XX no fue Israel, sino la República de Evreskaya conocida también como Oblast Autónomo Hebreo, fundada en

No hay comentarios:

Publicar un comentario