jueves, 6 de octubre de 2011

El periódico La Nación: la apoteosis del eufemismo

El periódico La Nación: la apoteosis del eufemismo

Todos sabemos que el periódico mas importante en Costa Rica se llama la Nación, titulo bastante irónico si tomamos en consideración que este rotativo es un compendio de lo peor de la doctrina sistemática anti identidad y pro globalismo  internacionalista que impera en el mundo.
 La estrategia que históricamente a tomado este órgano de comunicación se ha fundamentado en crear, de cara al publico, un falso tinglado en donde las diferentes facciones políticas y económicas que sojuzgan este país, aparentan supuestamente una pugna eterna y un debate ideológico que, ni existe, ni debe llegar jamás a ninguna parte. En realidad se trata de algo muy distinto: Costa Rica es gobernada por un único poder político económico. Esta fuerza única se compone de elementos de derecha capitalista ultraliberal, materialistas al extremo, así como de sectores de la izquierda cultural sin mucho interés ahora en proyectar sus ideas en la arena política y económica; pero si muy afanados en influir,-y de hecho lo hacen,- en el campo cultural. De modo que ambas fuerzas se han venido complementando perfectamente; pues, no solo la izquierda cultural no amenaza los intereses económicos de la derecha, sino que las ideas culturales de la izquierda le sirven a aquella como un perfecto mascaron humanista (pseudo romántico) que le permite encubrir su avaricioso trasfondo y maquillarse con una aureola de vanguardismo. Esta optima alianza ideológica es la que precisamente difunde la Nación en sus paginas. Claro, que aunque también La Nación funge como medio adoctrinador y regula toda aquella información que debe ser convenientemente “editada” para no afectar negativamente la opinión publica, básicamente se trata del periódico oficial del sistema o gobierno. Un sistema que ha operado muy inteligentemente, al punto de auto dosificarse una cuota constante de adversarios y detractores que serán la válvula de escape que impedirá que tal masa de corrupción democrático-totalitaria ,que es el estado costarricense, se vuelva contra si misma en algún momento. No es necesario casi ni explicarlo, basta con echar una mirada a sus paginas para darse cuenta de como coexisten las ideas mas “reaccionarias”, al decir de algunos, y las ponencias de los intelectuales mas “sesudos” de la izquierda tanto internacional, como domestica. Esto es lo que ellos llaman libre opinión, que es libre en tanto sea inofensivamente de izquierda, pero en donde no cabe un articulo identitario como por ejemplo este que usted esta leyendo, o los de la pagina nuevorden. Y aquí es donde empieza el circo eufemístico de este periódico a funcionar: llamar las cosas de otra manera para que suenen en la cabeza de la masa ignorante como si fuesen conceptos positivos, cuando en realidad se esta haciendo alusión a cualquier causa aberrante de las tantas que hoy defiende e impone el sistema. Por ejemplo, en su apología de la decadencia, el suplemento PROA de la Nación de este domingo 17 de set, dedicaba un articulo completo a las vidas “edificantes” y “ejemplares” de los delincuentes travestís que se prostituyen en las calles de nuestro país. Poco falto para que elevaran a estas lacras al nivel de próceres patrios. Nada mas inspirador para nuestros jóvenes que llevar las andadas de estos delincuentes disfrazados, y escoria hasta sus mesas. Por supuesto, que dicho así suena muy ofensivo aunque sea cierto, lo cual no es importante. Mas importante es torcer la verdad diciendo que se trata de un sector marginado, o almas atrapadas en cuerpos de hombres, personas que luchan por ser …¿introducidas? en la sociedad, o que lo que se pretende es mostrarnos la cruda realidad de este colectivo etc, etc. Usted añádale todos lo eufemismos que se le ocurran. La realidad es que nos obligan a que aceptemos una perversión mas de las tantas que cada día se nos venden como normales. El Diccionario eufemístico que maneja La Nación en ese sentido es pues, infinito. Solo ahí el delincuente es un incomprendido social, el tarado es una persona con necesidades de adecuación curricular, el pedofilo es un enfermito, el asesino confeso un presunto sospechoso, el inmigrante busca vidas es un refugiado,(nunca se sabe de que), el drogadicto es una persona con adicciones que son siempre culpa de otros y el neurótico BASURERO VISUAL que promueven sus secciones de arte son “tendencias estéticas audaces”. De igual modo tenemos que el empleadillo de gobierno que no sirve para nada es un funcionario estatal, y la prostituta es una sexo servidora, y así por el estilo. Y es que el lenguaje es un atajo muy peligroso, cuando los gamonales de lo políticamente correcto lo usan para pervertir la realidad en aras de sus intereses.
Tampoco el resto de la prensa en Costa Rica es muy diferente, si acaso varia el matiz y la estrategia ,pero todos sin excepción son voceros de la misma ideología única. Desde luego que incluyo dentro de este circo, al periódico Pueblo, rotativo de la universidad de Costa Rica de inspiración marxista. Este pasquín universitario es la prueba tangible de que vivimos bajo un sistema marxista culturalmente hablando, pero económicamente capitalista. De otro modo no seria  costeado, fomentado y tolerado por los gobiernos de turno. Sin embargo el periódico la Nación es el mas representativo de todos los medios costarricenses, pero a la vez se nos presenta como una radiografía tasita de lo gravemente enferma que se encuentra el alma de este país.
Así entonces usted seguirá viendo día tras día, en la Nación mas de lo mismo. Marxismo cultural :Mas trova, mas regueton, mas hi hop, mas mujercillas charlatanas, mas maricones, mas “negros exitosos”, mas especialistas en decadencia, mas fútbol chatarra, mas estupidos tatuados y zorras descerebradas que vienen a ser, los estándares equivocados prestos a imitar por una juventud totalmente confundida en sus valores.

Sociedad Costa Rica de la Lanza Hiperbórea NS


No hay comentarios:

Publicar un comentario