domingo, 2 de octubre de 2011

PROPUESTA POLÍTICA DEL NACIONALSOCIALISMO COSTARRICENSE





Nosotros, nacionalistas costarricenses, fomentaremos el crecimiento y el avance de nuestra amada Nación y de sus orígenes eurocostarricenses para su adecuado desarrollo social, nacional, cultural y espiritual. Esta es nuestra propuesta de acción política y las reformas graduales que se realizarán en el caso de llegar al poder político.

1) Sobre la identidad nacional.

Será considerado costarricense solo aquel que sea hijo de costarricenses hasta la tercera generación y que tenga al menos tres abuelos costarricenses de nacimiento. En este sentido no se considerará costarricense a nicaragüenses, colombianos, dominicanos, chinos ni otros inmigrantes recién llegados y su nacionalidad será revocada. De permanecer en el país se les aplicarán las leyes normalmente aplicables a los turistas y visitantes temporales. Aquellos extranjeros conflictivos que hayan puesto en peligro la estabilidad de la Nación o cometido cualquier tipo de infracción o delito por leve que sea serán deportados junto a sus familias y sus bienes serán confiscados para sufragar los gastos en que incurra el Estado costarricense en su deportación, para no cargar con ello a los contribuyentes. Se fomentará una campaña para repatriar voluntaria y pacíficamente a los extranjeros para que regresen a su propio país, salvo en los casos en que su estancia en Costa Rica sea considerada de valor.

2) Sobre la identidad racial.

Creemos firmemente que las razas no son ni superiores ni inferiores, solo diferentes y que la supervivencia de las mismas requiere una adecuada separación. La estabilidad de naciones homogéneas genéticamente como Islandia o Japón y los conflictos étnicos surgidos en regiones racialmente heterogéneos como los Balcanes, Medio Oriente y Sudán demuestran que la estabilidad social y la paz se logra mediante la uniformidad racial. Propondremos una adecuada separación de las razas a regiones adecuadamente definidas donde gozarán de igualdad de derechos y recursos y de autonomía interna. Dicha segregación permitirá la prosperidad de cada grupo étnico y la preservación de sus culturas que serán fomentadas a lo interno. Los indígenas costarricenses tendrán absoluta autonomía interna en sus reservaciones, la comunidad afrocaribeñas la tendrá en el litoral del Caribe y las regiones caribeñas, y la población eurocostarricense que es mayoritaria la tendrá en el resto del país. Fuera de las áreas autónomas indígenas y afrocaribeñas, se promoverá la cultura hispana blanca y europea y las costumbres españolas. Los que estén en desacuerdo con estas disposiciones y cuenten con una entidad política externa a Costa Rica de donde provinieran sus ancestros (Jamaica, China, Israel, África) podrán ser repatriados con gusto por parte del Estado.

3) Sobre el Ejército.

Se restaurará el Ejército como símbolo patrio de defensa y disciplina, adquiriendo armamento tecnológico moderno y entrenamiento en técnicas de combate y defensa efectivas. Se le dotará de recursos para defender el país y eventualmente se establecerá el servicio militar obligatorio por un año para los hombres costarricenses de nacimiento.

Además se creará una Guardia Defensiva de élite para el mantenimiento del orden y el patrullaje de las fronteras. Esta guardia estará razonablemente basada en la Orden SS brindándoles entrenamiento físico, mental, intelectual y espiritual a sus miembros y será exclusiva para eurocostarricenses puros de origen criollo hasta la cuarta generación que hayan pasado las pruebas físicas y psicológicas adecuadas, que no estén casados con una mujer no eurocostarricenses y que sean ejemplo de buenas costumbres y comportamiento moral.

4) Sobre el sistema político.

Creemos que la corrupta partitocracia no es verdadera democracia pues en el sistema de partidos políticos los funcionarios políticos solo responden a los intereses de sus donantes y las cúpulas corruptas de sus partidos, en casi todos los casos vinculadas a lobbys y grupos de poder extranjeros. Los partidos políticos nunca luchan por el interés nacional ni por el pueblo de Costa Rica. Proponemos gradualmente suplantar la corrupta partitocracia por un sistema corporativista vertical con un nacionalsindicalismo y una Asamblea Gremial donde sean representados los diferentes sectores sociales (trabajadores, empresarios, profesionales, mujeres, jóvenes, grupos étnicos, etc.) formando así una verdadera democracia social.

Grupos políticos enemigos del Estado, que responden a espurios gobiernos extranjeros como Nicaragua, Venezuela y Cuba, que fomenten la violencia y están dispuestos a usar el terrorismo como son los comunistas filosandinistas no serán tolerados, pues sus actividades criminales ponen en peligro la vida, la propiedad y la integridad de los costarricenses y podrían facilitar la invasión del país por nuestros enemigos.

Se ilegalizarán también las sociedades secretas como la Masonería, la B’nai B’rith y cualquier otra organización subversiva secreta vinculada a redes internacionalistas que ponen en peligro la soberanía nacional y las organizaciones sionistas ya que el sionismo, como el comunismo, son ideologías al servicio de potencias extranjeras.

En política exterior se denunciará el sionismo internacional y apoyará las reivindicaciones nacionalistas de Palestina e Irán. Estrechará lazos con los países árabes y romperá relaciones con cualquier país con gobiernos comunistas como la Venezuela chavista, la Nicaragua sandinista y la Cuba castrista.

Costa Rica bajo nuestro gobierno se saldrá del CAFTA, el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica que es lesivo para nuestra soberanía nacional y nuestros intereses, así como el Tratado homólogo con la China comunista. Rechazaremos además el Tratado Cañas-Jerez con Nicaragua y entablaremos una nueva negociación que sea beneficiosa para los intereses patrios.

Se estrecharán los lazos con la madre patria España, país al que vemos con cariño y admiración y de cuyo glorioso legado histórico-cultural nos sentimos herederos. Apoyaremos los movimientos nacionalistas de todo el mundo y del nacionalismo criollo en América Latina.

5) Sobre la Seguridad Ciudadana y el sistema judicial.

Apoyamos completamente la iniciativa de Recuperemos la Paz y las propuestas de mano dura de Juan Diego Castro. En nuestro gobierno aplicaremos la prevención y el castigo con fuerza. Fortaleceremos la policía dándole recursos y mejorando su armamento, vehículos y entrenamiento para que puedan reprimir fuertemente la criminalidad. Estableceremos leyes más duras y penas más fuertes contra los crímenes violentos y el narcotráfico. Desmantelaremos las redes del crimen organizado y deportaremos a todos los delincuentes extranjeros. Estableceremos la Pena de Muerte como castigo para el homicidio violento. Nos encargaremos de que los ciudadanos costarricenses en efecto recuperen la paz y la seguridad mediante medidas fuertes.

6) Sobre la economía.

Reforma agraria; entregar tierras de cultivo a los campesinos pobres. Mejorar las condiciones de los trabajadores y aumentar todos los salarios aplicando un socialismo nacional. El servicio médico de salud pública y seguro social será fortalecido y mejorado, y será de uso exclusivo para los costarricenses de nacimiento. Mejoraremos en educación e invertiremos en las escuelas y colegios, con campañas a favor de los valores cívicos, patrióticos y morales. La educación universitaria también será gratuita y universal. La educación pública de la primaria a la universidad será exclusiva para costarricenses de nacimiento.

Se aplicará el patrón trabajo en vez del patrón oro. Todos los costarricenses tendrán derecho al trabajo. Se pondrá fin a la usura y la especulación propias de la banca sionista que empobrece a los obreros y se combatirá la inflación.

Las empresas que no pertenezcan a costarricenses serán nacionalizadas.

Las tierras cultivables que no pertenezcan a costarricenses serán entregadas a campesinos pobres.

Las industrias estratégicas (energéticas, telecomunicaciones, salud, etc.) serán controladas por el Estado a favor del pueblo.

También se crearán políticas ecológicas y ambientalistas que protejan el Medio Ambiente, con áreas protegidas, persecución de la cacería furtiva y se defenderán los derechos de los animales prohibiendo, por ejemplo, el sacrificio ritual y la comida “kosher”.

7) Sobre la religión.

Apoyamos la defensa de las religiones tradicionales del pueblo costarricense como la Iglesia Católica. Fomentaremos un cristianismo positivo purgado de influencias sionistas y semíticas. Consideramos fundamental luchar contra el materialismo marxista ateo y promover el desarrollo espiritual del pueblo costarricense. Todas las religiones que no pongan en peligro la integridad del Estado y que no tengan valores antipatrióticos serán respetadas.

8) Sobre la moralidad.

Nos oponemos a la inmoralidad en todas sus formas como el homosexualismo, la prostitución, el travestismo, la pedofilia y otras degeneraciones sexuales, el consumo de drogas, el alcoholismo, la pornografía y otros flagelos para la sociedad que son muy perjudiciales. El acceso a la pornografía será restringido al mínimo, el ingreso de material pornográfico al país será limitado y la entrega de pornografía a menores de edad se castigará con penas de cárcel. Se realizarán campañas contra el consumo de drogas y alcohol y penas más duras contra el narcotráfico y contra la venta de drogas y alcohol a menores.

La prostitución en Costa Rica se encuentra manejada mayormente por extranjeros como colombianos, nicas y dominicanos y son sus esposas, hijas y hermanas las que ejercen la misma en muchísimos casos. Si bien es cierto hay prostitutas costarricenses la mayoría son vendidas por proxenetas extranjeros y muchas han sido engañas o forzadas a la prostitución especialmente las menores de edad. Las prostitutas colombianas y nicaragüenses son el caballo de Troya usado para seducir a los hombres costarricenses, por eso nuestro combate decidido a la prostitución que será ilegalizada.

Consideramos que la tolerancia a prácticas sexuales antinaturales como el homosexualismo, el travestismo y la pedofilia es contraria a los valores tradicionales, amenazan a la familia, a la juventud y a la niñez. Nos oponemos a la aprobación del matrimonio (o cualquier figura legal parecida) entre parejas del mismo sexo o entre adultos y niños como pretenden algunos.

También nos oponemos férreamente a toda forma de aborto salvo en las siguientes circunstancias:

a) Cuando corra peligro la vida de la madre si un médico costarricense lo establece así.

b) Cuando el embarazo es producto de la violación de una mujer blanca costarricense por un hombre de otra etnia.

c) Cuando esté demostrado que el feto sufra malformaciones o enfermedades genéticas incurables.


Nos disponemos a luchar incansablemente por lograr esta maravillosa reforma social, cultural y nacional para salvar a nuestra amada patria y lograr su máximo potencial y desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario