lunes, 24 de octubre de 2011

VATICINIOS SOBRE LA IZQUIERDA EN AMÉRICA





Réquiem por la Libertad en este continente

El siguiente artículo no posee matices proféticos de ningún tipo, salvo aquellos atisbos al futuro que podemos dilucidar ante una serie de eventos y de patrones que se repiten constantemente en cada país de América y conllevan un determinable y predecible final. Esto es lógico considerando que las fuerzas que mueven los hilos invisibles, cual titiriteros siniestros, son las mismas en todos los países de América.
Después del triunfo electoral del indígena cocalero Evo Morales en Bolivia, obteniendo el 54% de los votos, su primer acto oficial internacional, como representante del pueblo boliviano y como presidente electo, fue visitar Cuba, y regodearse de la hospitalidad del sanguinario dictador Fidel Castro. Morales está dándole apoyo a un régimen despreciable que ha cometido contra su desgraciada población, todas las vejaciones imaginables, y que ha sometido al infortunado pueblo cubano a vivir un infierno, encerrados en carencia total de la más básica libertad y de los más elementales derechos, dentro de la jaula más grande del mundo, la Isla de Cuba.
Sólo en tiempos decadentes del Kali Yuga, una raza esclava –la de los indígenas americanos, los sirvientes de los atlantes- podrá gobernar un país. Por medio de la religión de los esclavos; el socialismo.


 Pero esto era de esperarse. Vivimos en una América asediada por la amenaza de una izquierda que se extiende poderosa y prepotente, cual plaga, contagiando gradualmente todo el continente.
 Una izquierda inteligente, versátil, modificada, recubierta por los placebos de la democracia parlamentaria (ó mejor dicho, del circo electorero), abierta al liberalismo económico y cimentada en el populismo más inmundo. Una izquierda muy diferente del marxismo clásico, del trostkismo y del sistema bolchevique, y en algunos casos, anticomunista y contraria a estos.
 En estos momentos el dictador Hugo Chávez en Venezuela puede vanagloriarse de haber logrado la luz verde para la implantación de una dictadura constitucional y atenuada por un matiz democrático. Ahora, el chavismo tiene control total del parlamento venezolano. Esto, por dos motivos; porque la corrupción imperante en el Consejo Nacional Electoral impedía la realización de elecciones libres. Y porque la corrupción imperante en los partidos venezolanos como el socialdemócrata Acción Democrática y el demócrata cristiano COPEI, les resto tanto apoyo y representatividad popular que era preferible un harakiri que una humillante derrota electoral.
 Haciendo un cuadro comparativo sobre los ladrillos que poco a poco conforman la enorme pared de socialistas gobernando América, podemos analizar más detalladamente la severa amenaza que se cierne sobre nuestras tierras;

GOBERNANTES IZQUIERDISTAS ACTUALES  
Presidente
Partido
País
Fidel Castro
Partido Comunista
Cuba
Michelle Bachelet
Partido Socialista (PS)
Chile
Hugo Chávez
Movimiento V República (MVR) 
Venezuela
Ignacio Lula Da Silva
Partido de los Trabajadores (PT)
Brasil
Néstor Kírchner
Partido Justicialista (PJ)
Argentina
Tavaré Vásquez
Frente Amplio (FA)
Uruguay
Omar Torrijos
Partido Revolucionario Democrático (PRD)
Panamá
Evo Morales
Movimiento al Socialismo (MAS)
Bolivia

PROBABLES GOBERNANTES IZQUIERDISTAS FUTUROS  
Ollanta Humala Tasso
Movimiento Etnocacerista
Perú
Ottón Solís
Partido Acción Ciudadana (PAC)
Costa Rica
Andrés Manuel López Obrador
Partido de la Revolución Democrática (PRD)
México
Hilary Clinton
Partido Demócrata
Estados Unidos

De estas fichas debemos hacer importantes aclaraciones. En primera instancia, el papel de la democracia cristiana, y por ende, de la Iglesia Católica en este engrama.
 Desde la fundación del primer partido católico en Alemania, en el siglo XIX, que eventualmente se convertiría en la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Alemania –alma máter de la democracia cristiana mundial. –Y que aún hoy, el partido Unión Social Cristiana de Baviera es eminentemente católico y aliado fiel de la CDU. En cada país donde surgieron los partidos demócratas cristianos brotaban como ramificaciones políticas de la Iglesia Católica. Como partidos fundados por y para católicos, y liderados por católicos. Esto fue particularmente evidente en Italia y América Latina. Aún cuando los partidos demócrata cristianos de países protestantes como el Partido Conservador Británico y el Partido Republicano de EE.UU. mantenían cierta distancia con el catolicismo, seguían estando aliados con las derechas cristianas de sus países. El hecho de que los partidos demócrata cristianos de Argentina, Chile y Uruguay sean aliados directos de la izquierda socialista que asola y amenaza América no sería posible sin directo conocimiento de la Iglesia Católica; la cual mueve los hilos de su tentáculo político, la democracia cristiana.
 Néstor Kírchner, a pesar de ser públicamente ateo, es del Partido Justicialista, el partido derivado del peronismo tradicional. Un partido formalmente demócrata cristiano (miembro de la Internacional Demócrata Cristiana y de la Organización Demócrata Cristiana de América; ODCA). Kírchner representa uno de los más fuertes eslabones de la izquierda americana, defendiendo y protegiendo a Chávez y Lula. Amparado por los revoltosos piqueteros y otros sectores activistas de izquierda argentinos, Kírchner es uno de los pilares de la revolución socialista que hoy domina la mayor parte de Sudamérica. Esto a pesar de provenir de un partido demócrata cristiano.
 En Chile, desde que terminó la dictadura de Pinochet, ha gobernado la coalición de centro-izquierda conocida como Concertación de Partidos por la Democracia, ó sencillamente, Concertación Democrática. Esta coalición la conforman cuatro partidos; el Partido Socialista, el Partido Radical Socialdemócrata, el Partido por la Democracia (estos tres miembros de la Internacional Socialista), y el Partido Demócrata Cristiano de Chile (miembro de la respectiva Internacional y de la ODCA). Similar ocurre en Uruguay, donde la actualmente gobernante coalición Frente Amplio, está integrada, entre otros, por el Partido Socialista (Internacional Socialista), el Partido Comunista y el Partido Demócrata Cristiano (IDC-ODCA).
 ¿Cómo es posible que dos partidos que dicen defender la democracia y los valores cristianos pertenezcan a coaliciones repletas de socialistas, y en el caso de Uruguay, de comunistas? ¿Cómo es que las organizaciones demócrata cristianas como la IDC y la ODCA no expulsan de sus filas a tres partidos; el PJ argentino y los PDC chileno y uruguayo que se han aliado con lo eternos enemigos y adversarios de los demócrata cristianos; los socialistas?
En Chile ganó las elecciones la autoproclamada feminista atea Michelle Bachelet, del Partido Socialista y que recibió la adhesión de toda la Concertación Democrática y hasta del Partido Comunista. Bachelet dará continuidad a la política socialista de Ricardo Lagos y preservará el liderazgo chileno y su influencia dentro de la izquierda latinoamericana.
 Mientras que Lula goza de gran popularidad y está de primero en las encuestas –a pesar de los escándalos de corrupción que enlodaron a su partido, el PT- y el alcalde mexicano Andrés Manuel López Obrador, del socialista PRD, goza de un cómodo primer lugar en las encuestas frente al demócrata cristiano PAN y el socialdemócrata PRI, y es casi seguro que será el próximo presidente de México, cimentando el poder de la izquierda, al cual actualmente, sólo le falta México para tener control de los países exportadores y productores más ricos de América Latina.
En Perú, también de primero en los sondeos, se encuentra el militar indígena Ollanta Humala, hijo de Isaak Humala, quien fuera adherente del Partido Comunista Peruano, y hermano de Antauro Humala, quien está en prisión enjuiciado por un ataque insurgente en el 2000 en el que murieron cinco policías. Los Humala lideran una organización denominada Movimiento Nacionalista Peruano, también conocido como Movimiento Etnocacerista, de izquierda radical; marxista, indigenista y abiertamente racista anti-blanca.
 Perú y Venezuela tuvieron un conflicto diplomático por el apoyo de Hugo Chávez a la candidatura de Humala. El propio Humala ha declarado como su fin principal reconstruir el Imperio Inca, creando una nueva nación indígena en los territorios incaicos de Perú, Ecuador, Bolivia y Chile.
 En Costa Rica, el que actualmente encabeza las encuestas es el derechista Óscar Arias, del Partido Liberación Nacional (socialdemócrata), seguido de cerca del izquierdista Ottón Solís del Partido Acción Ciudadana (PAC). De haber segunda ronda electoral es probable que gane Solís, recibiendo el apoyo de los sectores demócrata cristianos e izquierdistas enemigos de Arias. De no ganar Solís en estas elecciones, es casi seguro que ganará el PAC en el 2010, sea con Solís como candidato ó con la negra feminista Epsy Campbell (actualmente la figura más popular del país). Cabe destacar que el gerente de campaña, candidato a diputado y la tercera figura más poderosa del PAC tras Solís y Campbell es el judío Alberto Salom, miembro fundador del Partido Socialista Costarricense y militante marxista.
 Esto es seguro debido a que los dos partidos tradicionales de Costa Rica, el demócrata cristiano Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), y Liberación Nacional (PLN) están debilitados por los escándalos de corrupción de sus ex presidentes. El otrora poderoso PUSC –que ha ganado tres de las últimas cinco elecciones- hoy obtiene menos del 5% de la intención de voto, en parte debido al bufón de su candidato presidencial, Ricardo Toledo. Al tiempo que el PLN, de no ser por la popularidad del ex presidente Óscar Arias, estaría por debajo del PAC en las encuestas. Es decir, de ganar Arias en el 2006, el PAC tendría la vía libre para una holgada victoria en primera ronda electoral en el 2010. De cualquier forma, el PLN y el PUSC estarán muertos para el 2010.
 En Estados Unidos es muy posible que gane la izquierda liberal. Aunque el término “izquierda liberal” suena contradictorio, no lo es. En los EE.UU. utilizan el término “liberal” para referirse a las personas a favor de la inmigración masiva, de las acciones afirmativas para las minorías étnicas, de los altos impuestos, de la economía socialista, del aborto y del matrimonio gay. Lo que en América Latina suele denominarse como “progresista”. Esto porque en Latinoamérica suele asociarse el término “liberal” con una ideología política económica derechista y capitalista. Sin embargo, en el contexto norteamericano, liberal es sinónimo de progresista, y le calza la denominación de izquierda.
 La gran masa de los conservadores estadounidenses son republicanos. El Partido Republicano ha logrado capitalizar a todos los sectores conservadores –es decir, económicamente capitalistas, a la Derecha Cristiana fundamentalista e integrista religiosa, y a los racistas de las zonas rurales.

Mientras que dentro del Partido Demócrata [2], abunda un sector de izquierda radical fuerte, de personajes políticos abiertamente socialistas y con posiciones extremadamente liberales –como todo izquierdista. –Ejemplos de estos son John Edwards y los Clinton. La popularidad de Hilary Clinton es actualmente enorme. Es casi seguro que será candidata presidencial en las próximas elecciones, y podrá ganarle con facilidad a los republicanos después del desastroso gobierno de Bush.

 [2] Cabe destacar que, según las estadísticas, la gran mayoría de los negros, homosexuales, ateos e inmigrantes son demócratas.
Con la izquierda gobernando EE.UU. se irá la última esperanza de salvar América. Tendremos gobiernos izquierdistas posicionados estratégicamente en los países más importantes de la zona.
Los que pueden encontrar mayor dificultad para llegar al poder serían Daniel Ortega, del Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua. (primo del Partido Liberación Nacional de Costa Rica). Y Schafik Handal del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional de El Salvador. A pesar de que el embajador venezolano Saúl Ortega se ha visto cercano a Daniel Ortega y Schafik Handal. Y apoyándolos en sus campañas. Se sospecha que Venezuela y el chavismo han financiado y apoyado secretamente las campañas del FSLN de Nicaragua, del FMLN de El Salvador, del PRD mexicano, de Morales en Bolivia, de Humala en Perú y del PAC en Costa Rica. En un giro del destino, y con la derecha débil y arrinconada, podría ganar el FSLN con Ortega ó el sandinista disidente Herty Lewites –que además es judío. Mientras que Schafik Handal y el FMLN podrían llegar a ganar en El Salvador.
 Es importante destacar las redes de cooperación internacional que existen entre estos partidos. El Foro de Sao Paulo es una organización fundada hace 15 años y que tiene entre sus miembros a los grupos de izquierda más peligrosos de América. Entre sus partidos miembros están el PRD de México, el FSLN de Nicaragua, el FMLN de El Salvador, el Partido Comunista de Cuba, el PT de Brasil, el Movimiento V República de Venezuela, el Partido Comunista de Uruguay, el Movimiento al Socialismo de Bolivia, entre otros. Los grupos guerrilleros que son miembros de este Foro son el Ejército Zapatista de Liberación Nacional de México, las Fuerza Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) también de Colombia, Sendero Luminoso de Perú y el Ejército Revolucionario Popular de Argentina. (Da escalofríos, ¿verdad?).

Parte del éxito que ha tenido la izquierda se lo debemos al desgaste y la corrupción imperantes en la socialdemocracia latinoamericana. La mayoría de los partidos socialdemócratas son miembros de la Internacional Socialista. En América Latina encontramos que son socialdemócratas y miembros de la IS los siguientes partidos; el PRI de México, que gobernó 75 años por medio del fraude electoral. El FSLN de Nicaragua. El PLN de Costa Rica. Acción Democrática de Venezuela, Unión Cívica Radical de Argentina, Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Bolivia, el Partido Liberal de Colombia, Partido Aprista Peruano, etc .  
Todos estos partidos son famosos por ser máquinas electoreras corruptas y mafiocráticas, que se han ganado el odio, la reprobación y el desprecio de sus pueblos como los resultados electorales más recientes indican. Son partidos que han llevado al poder a Carlos Salinas en México, a Ricardo Allen en Perú, a Daniel Ortega en Nicaragua y a José María Figueres en Costa Rica, todos los anteriores sospechosos de diversos crímenes en sus países.

El PRD de México y el PRD de Panamá son miembros de la Internacional Socialista. El Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) no es miembro de la IS pero si ha sido parte del corrupto bipartidismo brasileño al lado del derechista Frente Liberal. Dominaron en política hasta el gobierno del PT.

Salvo por el triunvirato socialista de Chile, el PRD de Panamá y por el PRD de México, ningún partido de la Internacional Socialista tiene posibilidades de gobernar en un futuro próximo.
 Finalmente, observemos un patrón común en todos los países americanos que terminan en manos de la izquierda.
 Son países gobernados por un sistema dictatorial ó semi dictatorial, sea bipartidista ó unipartidista. Los gobernantes de derecha aplican medidas neoliberales ultracapitalistas que generan pobreza, polarización social, hacinamiento y miseria en las masas populares. Finalmente, los pueblos desesperados y hambrientos son encantados por el discurso socialista de los partidos alternativos, y casi de forma forzada, el sistema vuelca al pueblo hacia la izquierda.
 Eso se repite una y otra vez, Pinochet en Chile, el PRI en México y las políticas sumisas al FMI en Argentina aplicaron medidas neoliberales que generaron pobreza extrema en estos países, llevándolos a manos de la izquierda. En Costa Rica, Bolivia, Venezuela, Uruguay y Panamá, los gobiernos bipartidistas han aplicado políticas privatizadoras y neoliberales que incrementaron la pobreza y hacinaron a los trabajadores. Acorralándolos y haciéndolos proclives al discurso izquierdista.
 ¿Qué mejores ejemplos que México, Costa Rica y EE.UU.? tras los corruptos gobiernos del PRI en favor de las oligarquías, llega al poder la derecha liberal; el PAN, con Vicente Fox, aplicando políticas ultracapitalistas que causan estragos en las masas populares. Entregándole en bandeja de plata la presidencia a la izquierda del PRD. En Costa Rica, como si las políticas liberales de Figueres, Rodríguez y Pacheco no bastaran, de ganar Óscar Arias, el pueblo costarricense observaría cuatro años de políticas capitalistas extremas que empobrecerán al país, y nuevamente, entregarán la presidencia fácilmente al PAC. Y, finalmente, las políticas capitalistas y neoliberales de Bush, y su hostigamiento constante de la clase trabajadora, servirán de trampolín para que Clinton llegue al poder y la izquierda tome EE.UU.
 Todo se repite, cual reloj suizo, en un siniestro ballet orquestado desde las sombras.
 Sea como sea, dentro de 10 años, toda América será gobernada por la izquierda. Seremos al mundo del siglo XXI lo que Europa Oriental fue al mundo del siglo XX. Seremos el eje de la izquierda mundial, con dominio sobre un continente entero, y con la potencia mundial (aunque en ese entonces más débil), de nuestro lado.
 Triste panorama, pero cierto. Este negro –rojo- futuro que espera a América, será inevitable.
Sólo nos queda defendernos de las violaciones masivas de la libertad y la individualidad que sufriremos en ese funesto futuro, con todo el valor, el honor y la fuerza de nuestras convicciones ideológicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario