jueves, 24 de noviembre de 2011

Elecciones en Costa Rica… lo único extremo aquí es la farsa




La monarquía Arias Sánchez.
 Por fin el circo electorero se ha terminado en nuestro país con el resultado obvio esperado por todos aquellos con un mínimo de sentido común. Hablamos de una minoría pensante que ha visto y previsto que en una dictadura repulsiva como la que vivimos en Costa Rica es ridículo esperar un resultado diferente. ¿Entonces? “Laurias” Chinchilla presidente, o lo que es igual, un apéndice y títere de los dictadores Arias Sánchez y del grupo La Nación,…en enaguas.

Costa Rica y el régimen de los Arias engañan al mundo desde hace mucho de la manera mas vil  y despreciable. La idea que la tiranía demo liberal judaico ultracapitalista y de estilo marxista cultural le vende a la comunidad internacional, es de un asco innombrable: para el mundo Costa Rica no es mas que un “paisito de tercera” con cholitos y negritos caribeños tocando maraquitas sobre doradas playas, mucho comercio sexual, excelente paraíso fiscal, palmeras, pericos, refugio de narcotraficantes y delincuentes, así como impunidad y tolerancia garantizada hacia todo tipo de depravaciones importadas y demás delitos. Añádase a esto que los millones de Euros que las organizaciones internacionales donan al país por concepto de conservación de recursos naturales, se lo reembolsan los delincuentes que mal gobiernan esta incongruente nación. Todo esto es posible por supuesto, gracias a la labor tesonera por parte de este régimen asesino e hipócrita que ha allanado durante décadas el camino para hacer de Costa Rica un basurero en todos los órdenes de la vida. Para comenzar diremos que los dictadores Arias y su grupo, tomaron el poder a través de un asqueroso fraude electoral y saltándose la constitución como si de un menú se tratara. Existen pruebas de cómo los votos del contendor Otón Solís del PAC fueron eliminados y desaparecidos misteriosamente en la campaña pasada con el beneplácito del tribunal supremo de elecciones.
El actual presidente ¿saliente? de esta finca particular llamada Costa Rica, es, _ aunque suene ridículo_, el premio Nobel de la “PAZ” Oscar Aria Sánchez: un plutócrata y mujeriego al que le trae sin cuidado la gran violencia delictiva del país. Un tipejo que pese a sus millones e innumerables títulos y prestigio internacional, asalto el poder por la fuerza de la corrupción del dinero, y es quien dispone quien vive y muere en este país. Esta mafia en descomposición que tiraniza a Costa Rica con el consentimiento y la ingenuidad de quienes los eligen cada cuatro años, le hacen creer a la opinión pública, tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales, que Costa Rica es un país lleno de virtudes en el sentido que el sistema mundial le exige a todas las naciones: diversidad, equidad de genero, democracia participativa, igualdad, fronteras abiertas todo tipo de migración, etc, etc. En otras palabras, el paraíso perfecto de las virtudes equivocadas y horizontales, fomentadas por el sistema judío demo liberal que impera en todo el orbe. Virtudes que, como los pensantes saben, son tan abstractas como absurdas y que solo sirven para llenar los discursos políticamente correctos y demagógicos de estas chusmas que nos tiranizan, y para divertirse de paso viendo caer las babas de los ignorantes que las creen.

De manera que nos preparamos aquí en Costa Rica para más de lo mismo: un desfile interminable de rostros patibularios con más brios y audacia que nunca. La derecha ultra capitalista del (PLN) con todo el poder para hacer y deshacer con Laura Chinchilla como rostro siniestro al frente, coaligados con los libertarios del ML y Otto Guevara recibiendo los beneficios de haber sido un peón irrestricto del PLN en esta contienda. La centro izquierda del PAC con Otón Solís como dueño y señor de su partido, a negociar en la asamblea y sus acólitos a seguir creyendo en el discursito ficticio humanitaroide y simplón de la inclusión, la solidaridad social, el desarrollo económico y la distribución equitativa del capital y otras ficciones de moda en la actualidad. Por su parte los demás partidillos se plegaran a la mayoría legislativa según sean sus intereses: el PASE ha seguir llorando y usando a los discapacitados, pero apuntando hacia el poder como el que más y mejor ve toda oportunidad. Los coaligados de la izquierda romántica AP, de Rolando Araya y Walter Muñoz del PIN a seguir lucrando con la política y soñando con sus fantasías y delirios ideológicos. Finalmente, y aun mas patético, tenemos el FA con su timorato candidato Eugenio Trejos. De este personaje hay mucho que decir: monótono en el discurso hasta el sueño, políticamente correcto, (rayando en lo cursi y estereotipado), quiso quedar bien con todos y se hecho a todos encima. Representa, se supone, al comunismo tradicional, pero con su personalidad opaca y discurso contradictorio, hizo retroceder la izquierda como nunca antes en la historia del comunismo en Costa Rica. Es, en definitiva, un elemento curiosamente ambiguo que nada entre lo santurrón religioso y marxista teórico…en otras palabras, de salir corriendo ante semejante adefesio.
En síntesis, esta es la horrible panorámica de este país centroamericano, cada día mas parecido a sus vecinos del istmo, cada día mas mestizado, cada día más embrutecido y consumista. Y para acrecentar esta desolación, un abstencionismo que retrocedió, pero que podría ser el futuro de un descontento que de al traste con toda esta enorme masa de corrupción estatal. Siempre dentro de este mismo sector, un minúsculo grupo de nacionalistas continuamos mirando de un lado a otro esperando los primeros vientos que anuncien un cambio que ya se gesto en los abismos del tiempo y el cosmos…nada nuevo en realidad.

Sociedad Costa Rica de la Lanza Hiperbórea

No hay comentarios:

Publicar un comentario