domingo, 13 de noviembre de 2011

NUEVO ORDEN MUNDIAL; CADA DÍA MÁS CERCA






Resulta curioso como los más recientes acontecimientos internacionales han sido, ni más ni menos, que vaticinados décadas atrás por diferentes “conspiranoicos”, es decir, por pensadores opuestos al Nuevo Orden Mundial desde distintas trincheras. Ahora pareciera que esos “teóricos de la conspiración” y “paranoicos” que veían una conspiración detrás de cada árbol, o eran profetas o no estaban equivocados.

La actual crisis financiera global había sido predicha hacía mucho tiempo por teóricos como Benjamin Fulford, David Duke, William Luther Pierce y otros muchos. Pero incluso más atrás había atisbos increíbles en El Judío Internacional de Henry Ford, Los Protocolos de los Sabios de Sión de Serge Nilus, Biarritz de Hermann Goedesche, Mein Kampf de Adolf Hitler y los escritos de Julius Streicher en Der Sturmer. Más aún, se refleja en la correspondencia escrita entre los Illuminati Albert Pike y Guiseppe Manzzini en 1871 donde rebelan prístinamente sus planes futuros para la Humanidad hasta, la fecha bien concretados. Veamos uno a uno los vaticinios:

Una crisis financiera mundial que desestabilizaría a los gobiernos locales y provocaría revueltas sociales.

En general se vaticinó que la Banca Mundial dominada por familias de banqueros judíos como los Rockefeller y los Rothschild provocarían una crisis financiera mediante la retención de dinero evitando así la liquidez, acaparando el capital, provocando recesión e inflación. Todo esto afectaría duramente a los pueblos del mundo que serían llevados a la miseria, la hambruna y la violencia por los recursos, pero lo cual no afectaría a los judíos quienes tendrían control del capital y su dinero bien resguardado por la conjura mundial.

Ahora bien, que curioso que veamos ahora una crisis económica mundial que provoca una recesión terrible, golpeando a Estados Unidos e incrementando su desempleo y la crisis inmobiliaria, pero que también se extiende al resto del mundo, con las quiebras económicas de Irlanda, Grecia y España (los países más pobres de Europa) y afectando a todos los países, excepto, como es lógico, Israel:

Israel salió relativamente ileso de la crisis financiera mundial. La economía experimenta un rápido crecimiento, y el desempleo está en su nivel más bajo en décadas.[1]

La crisis mundial económica vaticinada por Goedesche en su libro Biarritz que se publicó 1868 donde se relata como el Congreso Sionista (la reunión del Gran Kahal o gobierno mundial del Sanedrín Invisible) se reunió en el cementerio judío de Polonia para acumular la riqueza de la Tierra y catapultar una crisis financiera futura. El que domina la economía domina al mundo entero pues puede provocar el hambre a su antojo.

¿Pero que ganarían con eso?

Provocarían con estas crisis económicas revueltas sociales en todo el mundo que irían en detrimento de los gobiernos nacionales, los cuales serían obligados a renunciar y se debilitarían a favor de un gobierno mundial. Las poblaciones mundiales se sentirían más cómodas con la idea de un Gobierno Mundial conforme perdieran fe en sus autoridades nacionales. Esto lo podemos ver en el caso de la Primavera Árabe y las revueltas que llevaron a la deposición de muchos gobiernos árabes. Estos países habían sido flagelados por décadas por políticas neoliberales que los empobrecieron enormemente, hasta que estallaron, con las consabidas revueltas de Egipto, Túnez, Yemen, Siria y Libia. En el caso de Libia, donde su dictador Moammar Gaddafi se negó a dejar el poder una fuerza militar internacional convenientemente ataca el país y probablemente terminará tomando el poder y colocando un gobierno títere como en Irak.

Similares situaciones de protestas y sobresaltos sociales se dan en China, donde son duramente reprimidas por el gobierno marxista, pero que probablemente no podrán retenerse eternamente, así mismo ocurre en Grecia y España, causando una caída política de sus gobiernos, e incluso en Israel se han comenzado ya a realizar protestas multitudinarias por la crisis inmobiliaria y los altos costos de la vida. Los esfuerzos de Obama por paliar la crisis son detenidos por los senadores republicanos, la mayoría masones y al servicio de las megacorporaciones judías.

Obama es comunista, sus filiaciones con la extrema izquierda y el supremacismo negro son bien consabidas[2] [3]. Su popularidad le permitió derrotar en las primarias a la Illuminati Hilary Clinton, miembro de la masonería femenina y del Club Bilderberg al igual que su esposo. Por ello puede que Obama sea menos receptivo a los planes Illuminati, pero no tiene mucha opción. Tuvo que negociar un puesto alto de gobierno en su gabinete para Clinton para evitar que se dividiera su partido, y no hay puesto mayor que Secretario de Estado fuera del de vicepresidente. Así, Obama sigue estando atenazado por la garra Illuminati y sabe bien que una rebeldía demasiado evidente lo haría compartir el destino de Kennedy.

Vemos entonces como uno más de los planes del Gran Kahal judeomasónico se cumple: una crisis financiera mundial que produce estallidos sociales antigubernamentales.

La integración multiétnica universalista en Occidente.

La siguiente faceta del plan, que se da de manera paralela, consiste en crear un mundo mestizo. En todos los países del mundo, excepto Israel, se prohíbe terminantemente la homogeneidad racial. Sudáfrica fue el último país en tener un sistema de segregación racial, que cedió tras la presión mundial. Irónicamente, Israel sí aplica una segregación racista al discriminar directamente contra los árabes de su Estado, sin embargo, contra Israel no se toman las medidas tan duras y radicales que se tomaron en Sudáfrica.

Australia también mantuvo un sistema de “inmigración positiva” en el cual solo se admitía el ingreso de inmigrantes blancos, de preferencia europea, evitando la llegada de negros, asiáticos y judíos. Esto se detuvo en los ochentas, unos diez años antes que el final del Apartheid sudafricano. En Europa y Estados Unidos la inmigración había sido intensificada hacía décadas con toda clase de pueblos no blancos; negros africanos, mestizos, orientales, etc.

En América Latina algunos países habían logrado preservar la mayoría blanca, como es el caso de Argentina, Chile, Uruguay y Costa Rica, lo que a su vez los convirtió en las naciones más ricas y prósperas de toda América Latina, pero estos países han sufrido nuevamente de oleadas de inmigrantes indígenas y mestizos de países vecinos como bolivianos y paraguayos en Argentina o nicaragüenses y dominicanos en Costa Rica. No quiere decir que no haya blancos en todos los países de Latinoamérica que sean hermanos, pero ciertamente que en casi todos los países los blancos son la élite, se ubican en las clases medias altas y altas y, por ende, rara vez emigran masivamente. Los inmigrantes son, mayormente, indígenas, mestizos y negros que llegan a contaminar la pureza racial de los países latinoamericanos mayormente blancos.

Pero ¿Qué impacto real tiene el mestizaje? Uno muy grave.

Las sociedades étnicamente homogéneas son más estables y tranquilas, como puede verse en los casos de Japón, Islandia o Suiza, mientras que las sociedades heterogéneas y multirraciales son conflictivas. El ser humano es tribal por naturaleza y prefiere estar entre los suyos, cuando no es así se producen conflictos violentos como puede verse en áreas étnica, religiosa y culturalmente diversas del mundo como Medio Oriente y los Balcanes, que han estado asediadas por guerras interétnicas/interreligiosas por siglos. Los conflictos étnicos en Palestina, Sudán, Bosnia, Cachemira y Chechenia son ejemplos claros. Los violentos enfrentamientos entre hindúes y musulmanes en India tras la partición, o entre grupos étnicos como serbios, croatas y musulmanes tras el colapso de Yugoslavia, o entre chechenos, azeríes, georgianos, rusos, etc., tras el declive de la URSS demuestra que sociedades multiculturales mantenidas artificialmente eventualmente estallan en violentas guerras raciales donde se acontece todo tipo de atrocidades; linchamientos, violaciones, infanticidio, masacres, etc.

Por esto es que las políticas migratorias de puertas abiertas aplicadas por los gobiernos masónicos de Europa y América que han promovido el ingreso de africanos y turcos a Europa, mestizos e indígenas a Estados Unidos y los países blancos de Latinoamérica, así como de sudacas y marroquíes a España tienen esa función clave de provocar que estas naciones se tornen en nuevas Bosnias. La estabilidad política y social como inherente a la unidad racial y cultural en el caso, por ejemplo, de Costa Rica, ya había sido señalada por el Secretario de la Corte de Justicia Centroamericana, Ernesto Martin, expresó claramente en noviembre de 1911 la vinculación oficial establecida entre etnia y democracia, al señalar que el avance experimentado por esta última en Costa Rica obedecía a dos factores principales, la expansión escolar (la cual colocaba en segundo lugar) y, en primer término, a "…la raza especial que habita nuestros campos, de cuasi pura estirpe vasca y castellana en su más grande parte[4].

Y según Miguel Obregón Lizano:

Ahora los costarricense forman un pueblo de RAZA BLANCA en su gran mayoría y que se distingue de los otros de la América española por su homogeneidad. Quizá en ninguna otra parte, ni aun en Chile, se ha efectuado con mejor éxito que en Costa Rica la fusión de los elementos indígena y español en una unidad nacional bien definida. «Los costarricenses pertenecen casi por completo á la «raza blanca pura»  : un hombre por cada cinco, entre los campesinos y, uno por cada veinte entre la gente de la ciudades, á lo sumo, dejan ver algunas señales, apenas perceptibles, de la mezcla de sangre india con sangre española. Según toda las probabilidades, los costarricenses descienden principalmente de gallegos, que, como es sabido, se distinguen entre los habitantes de España por su laboriosidad. A este origen deben los blancos de Costa Rica, sin duda alguna, las cualidades que les asignan el primer lugar en Centro América. Forma un pueblo expansivo, agradable, cortés, fiel á su palabra, lleno de sentimiento generosos». (Onésimo Reclús)... A la unidad de raza, de lengua, costumbres y religión, no menos á sus hábitos de orden y trabajo, á su amor á la paz y á la favorable circunstancia de ser propietarios casi todos y de tener por lo mismo, vinculado en mayor grado sus intereses particulares con los colectivos de la nación, deben los costarricenses el haber logrado notables progresos. (Obregón, 1897: 52)[5]

Pero esta uniformidad racial que parece ser correlativa a la estabilidad política y social, y al desarrollo humano puede verse en muchas naciones del mundo, como los países nórdicos y muchas naciones de Sudamérica. Es por esta razón que los judíos y masones en el poder han promovido una inmigración masiva de elementos étnicos diferentes y que la diversidad cultural ha sido fomentada como algo positivo por el marxismo cultural y la globalización.

Esto se hacía ya desde hace siglos, pues fueron judíos los mercaderes de esclavos que trajeron a los negros a América[6]. Citando a Walter White en ¿Quién trajo a los esclavos a Norteamérica?

Algunos de los judíos de Newport y Charleston que fueron contratados en la destilería o el comercio de esclavitud, o ambos, fueron: Isaac Gómez, Hayman Levy, Jacob Malhado, Naphtaly Myers, David Hart, Joseph Jacobs, Moses Ben Franks, Moses Gómez, Isaac Días, Benjamin Levy, David Jeshuvum, Jacob Pinto, Jacob Turk, Daniel Gómez, James Lucana, Jan de Sweevts, Felix de Souza (conocido como "el Príncipe de los Esclavizadores", seguido sólo por Aarón López), Simeon Potter, Isaac Elizer, Jacob Rod, Jacob Itodrigues Rivera, Haym Isaac Carregal, Abraham Touro, Moses Hays, Moses López, Judah Touro, Abraham Méndes y Abraham All.

Ahora, el resultado de ese mestizaje forzoso lo vemos en los disturbios protagonizados por furiosos negros africanos en Francia y más recientemente en Londres. Pero, de esto, hay muchos más disturbios similares que esperar. También el incremento de la criminalidad y la inseguridad en países como Estados Unidos, Argentina y Costa Rica donde está demostrado estadísticamente que los inmigrantes cometen la mayoría de los crímenes.

Otro elemento importante es que }los pueblos mestizos carecen de espíritu. El Espíritu y su cosmovisión se desarrollan mediante un proceso natural de adaptación al medio y evolución cultural, por lo que no es artificial. Cada cultura es distinta y responde de manera diferente porque tiene una idiosincrasia propia y autóctona. Esto se ve reflejado incluso en el lenguaje, basta con aprender inglés, alemán o chino para comprender que la forma de expresión de estas lenguas se asemeja muchísimo a la actitud y comportamiento de sus pueblos. Por eso es que el esperanto nunca triunfó como idioma común y no fue aprendido fuera de círculos académicos, y nunca lo hará, pues es un lenguaje sin alma, totalmente artificial, creado por un judío y masón llamado Lázaro Zamenhoff, que pretendía ya desde el siglo XIX crear un idioma universal que sirviera a los planes del Nuevo Orden Mundial. El Sistema, así como necesita un gobierno mundial y una religión mundial, necesita un idioma mundial. El esperanto es una lengua judía en su esencia, pues es la mescolanza de todos los idiomas, de forma similar a como los judíos son la mezcla de todas las razas. Actualmente el idioma universal es el inglés a raíz de la influencia de los imperios británico y yanki durante la primera y segunda mitad del siglo XX, respectivamente, pero el inglés es, como quiera que sea, una lengua germánica, por ende es contraria a la visión judía del mundo. Aún así el esperanto nunca prosperará como lengua popular porque al ser artificial no tiene alma.

Lo mismo puede decirse del idioma hebreo moderno, reconstrucción hecha en el hebreo antiguo, algo imposible pues no han sobrevivido hablantes de esa lengua para saber como se pronunciaba y, por ende, reconstruirlo es tan imposible como tratar de reconstruir el egipcio o el babilonio. Pero, en todo caso, los judíos no necesitan que su lengua –artificial- tenga alma pues ellos mismos no la tienen, siendo el pueblo más mestizo del mundo.

Los pueblos mestizos carecen de identidad, de carácter y fortaleza y se tornan como zombis pasivos. Esto lo podemos ver en Centroamérica donde, exceptuando a Costa Rica (y a Panamá si se le considera parte del istmo) vemos pueblos empobrecidos, miserables y sumisos gobernados por una oligarquía corrupta. Pero ¿no podría señalarse lo mismo de muchos países islámicos? El Islam promueve el mesticismo desde su origen y fomenta la mezcla racial, muchas naciones islámicas son amalgamas imposibles de descifrar de toda clase de etnias; turcos, árabes, egipcios, griegos, africanos, etc., resultando en un efecto similar; una masa amorfa y sin voluntad gobernada por una élite corrupta de líderes político-religiosos. No puede apuntarse un país mestizo que sea próspero y poderoso, como demuestran las naciones mestizas centroamericanas e islámicas sumidas en la más absurda miseria. Esto, por supuesto, es lo que los judíos y sus perros fieles masones desean y ellos quisieran que la totalidad del mundo se viera como Centroamérica o el norte de África, para ser más fácil dominarlos.

Desastres naturales, epidemias y un desastre nuclear.

Algunos han apuntado la existencia de la tecnología HAARP que está en manos de los Estados Unidos y que teóricamente permitiría controlar el clima, provocando por ejemplo, el calentamiento global, los Tsunamis y terremotos que asolaron Asia y los huracanes que han golpeado el Caribe. El periodista Benjamin Fulford apunta también que algunas enfermedades son producto de agentes patógenos genéticamente diseñados creados artificialmente para atacar a grupos étnicos específicos, como el caso del SIDA en los africanos y el SARS en los asiáticos, epidemias que, aunque atacaron a otros grupos étnicos, son más fáciles de contagiar para estas etnias específicas.

Aunque seamos escépticos y planteemos que no existe la tecnología para controlar el clima y que el HAARP es un elaborado sistema de meteorología, aún así un terremoto como el de Japón, Chile y Haití es fácil de provocarse con solo disparar torpedos de un submarino contra una falla tectónica. Un Tsunami puede causarse con la explosión de una bomba atómica en el fondo marino, etc.

Similarmente seamos escépticos y pensemos que es imposible diseñar patógenos que ataquen a un grupo étnico específico, aún así la dispersión de epidemias en ciertas zonas geográficas habitadas mayoritariamente por ciertas etnias puede lograrse si se tiene gran poder político y económico, que permita debilitar las instituciones de salud de la región, reducir los controles fronterizos, difundir patógenos mediante “vacunas” controladas por organizaciones internacionales administradas por occidentales como la OMS, etc.

En cuanto al desastre nuclear planteado para justificar un eventual control internacional de las centrales nucleares, eso ya lo vimos en el caso de Fukushima.

Según Fulford las acciones genocidas de los Illuminati contra Asia han sido respondidas por las sociedades secretas de Japón como la nacionalista Sociedad del Dragón Negro, aliada con grupos clandestinos secretos de China. El terremoto en Japón se dio poco después de un cambio de régimen político en Japón donde la oposición del Partido Democrático desplazó al Partido Liberal que tenía 60 años en el poder (desde finales de la Segunda Guerra Mundial) y que servía a los intereses de Estados Unidos. Aún así es poco probable que las élites empresariales masónicas y de judíos Tiu-Kiu-Kiau que dominan China y Japón no estén también moviendo los hilos a favor del Nuevo Orden Mundial.

Si los desastres naturales, las epidemias y una catástrofe nuclear son controladas por los Illuminati, sin duda todo esto busca la creación de un Nuevo Orden Mundial por medio del terror y el caos, para hacer más fácil el dominio global y la creación de un Gobierno Mundial Sionista.

Un atentado terrorista que permita justificar una nueva “guerra contra el terrorismo”

Ya sucedió con los atentados terroristas en Noruega. Nótese que el perpetrador Anders Behring era masón y sionista, se encontraba por ende al servicio del Sistema judeomasónico. Pero ha sido descrito como de “extrema derecha” por los medios sionistas, lo que probablemente sea una estrategia para justificar la lucha contra los nacionalistas y otros luchadores antisistema, antiiluminati, antisionistas y antiglobalismo.

Además está la Guerra en Medio Oriente que ya inició en Libia.

El analista internacional argentino Adrián Salbuchi, prevé de 10 a 12 factores que operarían como Transición entre la Globalización y el Gobierno Mundial, entre el 2010 y el 2012. Los mismos están entrelazados e interrelacionados, conformando un modelo que es más que la mera suma de sus partes[7]:
1) Colapso Financiero
2) Crisis/Depresión Económica

3) Crecientes Convulsiones Sociales (Primavera Árabe, movimiento m-15 en España, protestas en Grecia y Chile, motines en Londres, etc.)

4) Pandemias (SARS, SIDA, AH1N1)

5) Catástrofes Ecológicas (Calentamiento Global, los terremotos de Chile, Haití y Japón)

6) Un nuevo Mega-Atentado Terrorista (Noruega)

7) Gran Guerra en el Medio Oriente (Libia, conflicto que pronto se extenderá  todo Medio Oriente en parte por la lucha nacional palestina y por el cambio de régimen en Egipto y próximamente en Siria donde gobiernos solapadamente prosionistas pueden ser reemplazados por nacionalistas)

8) Un «Accidente Nuclear» (ya sucedió, tras el terremoto en Japón con Fukushima)

9) Un Magnicidio (por suceder)

10) Escarmiento contra «Estados Rebeldes» (ya inició con Libia, pronto seguirán otros)

11) Un «Evento Religioso» (por suceder)

12) Un «Contacto con Seres Extraterrestres» (por suceder)


¿Qué sigue?

Como se ve en la lista de profecías de Salvuchi, nueve de doce ya se han cumplido (aunque pueden irse incrementando con el paso del tiempo, por ejemplo habiendo más nuevas guerras, desastres naturales, atentados terroristas y epidemias), faltarían un magnicidio, un evento religioso unificador y un supuesto contacto extraterrestre.

Dos de estos elementos son fundamentales para lograr el Gobierno Mundial y deben obtenerse de previo a esto, uno es una religión mundial unificada y otro un “primer contacto” extraterrestre.

Lo primero ya está en proceso mediante el ecumenismo, al mando principalmente de la masonería vaticana; los jesuitas, la rama illuminati de la Iglesia Católica. Recientemente han resurgido gran cantidad de sectas New Age universalistas que no solo abogan por la unión de todas las razas y religiones, sino por la creación de un gobierno mundial. Ejemplos son el caodaísmo en Vietnam, que incluye entre sus “santos” a Lenin y Marx, que su símbolo descarado es el ojo que todo lo ve del Sello Iluminati-Masónico, y que busca unificar todas las religiones en una. La Iglesia de la Unificación del Illuminati coreano Sun Nyung Moon, que nuevamente busca unificar la humanidad, abiertamente abogan por adueñarse de las Naciones Unidas (y el actual secretario general Ba-Kin Moon parece pertenecer a esta secta) y que quieren unificar todas las religiones como el budismo, confucianismo y cristianismo. O la Fe Bahai o bahaísmo, religión originaria de Persia en el siglo XIX y creada por la Masonería Británica, la cual incluye entre sus postulados básicos el unificar todas las razas, religiones y naciones en un gobierno mundial. Todas estas sectas estarán más que complacida con una unificación globalista, al igual que la Wicca y el New Age.

Pronto veremos como todas las grandes religiones se ponen de acuerdo y firman algún tratado mediante el cual se cree una especie de federación de religiones, unificándose así la Iglesia Católica, el Islam, el budismo, el hinduismo, la Wicca, el judaísmo y todas las religiones del sistema. Además surgirá una figura religiosa de tintes mesiánicos muy carismática capaz de unificar a todos los líderes religiosos. Es probable que el Papa Benedicto XVI y otros líderes mundiales serán afines a él. Naturalmente los Illuminati seguirán practicando secretamente el judaísmo. Quizás el único líder religioso que sea relativamente lejano y que no ceda a esta figura misteriosa será el Dalai Lama. ¿Por qué?

El Dalai Lama proviene de un país que durante la Segunda Guerra Mundial reconoció a Hitler como líder de la Raza Aria, que antes de la invasión de la China marxista estaba en directo contacto con los Iniciados Intraterrestres de Shamballa-Agartha, que fue educado por el SS austriaco Heinrich Harrer, y aún más, el mismo Dalai Lama se ha pronunciado en contra de la homosexualidad y defiende fervorosamente la sobrevivencia de la cultura tibetana de una manera tan purista y nacionalista que es inusual en este Kali Yuga.

También es posible que algunos grupos chiítas no acepten. El chiísmo tiene una de las vertientes más esotéricas del Islam, con fuerte influencia gnóstica. Los duodecimanes, por ejemplo, en su creencia de que Alá se reencarna en los Doce Imanes profetizados (siendo el último el que llegará para el fin del mundo) nos recuerdan a los hindúes que creen que Vishnu se manifiesta en diez avatares. Similarmente, muchos chiítas creen en la reencarnación. El chiísmo, por lógica metafísica, se popularizó en países islámicos de pueblos arios como Irán y Azerbaiyán. Por algo Irán (cuyo nombre significa tierra de arios) es uno de los más feroces enemigos de Israel, y es posible que los chiítas se opongan al Nuevo Orden Mundial.

Pero, salvo por el Dalai Lama, los chiítas y algunos grupos paganos identitarios nacionalistas como el wotanismo, el odinismo y el Asatru nacionalista, y por los adherentes de la Sabiduría Hiperbórea y el hitlerismo esotérico, las demás religiones se unificarán en una sola. Si bien el judeosatanismo seguirá practicado entre las logias masónica e iluministas y por grupos judíos clandestinos[8].

Si creemos las profecías de San Malaquías, místico irlandés que ha vaticinado con asombrosa exactitud la vida de todos los Papas que lo precedieron, Benedicto XVI a quien describe como “La gloria del olivo” (el olivo es el símbolo de la Orden Benedictina) será el penúltimo Papa, seguido por “Pedro el Romano” que es el último. Esto significa que la Iglesia Católica desaparecerá en las décadas venideras dejando paso a una religión mundial.

Lo otro será un “primer contacto” con extraterrestres, probablemente falso, orquestado por los Illuminati. Este contacto se hará para justificar la unidad mundial. La humanidad será “una sola” a partir de ese momento pues se verá a los humanos todos como simples “terrícolas” sin razas, naciones o culturas diferenciadas. Así mismo se justificará un gobierno planetario que represente a todos los países ante los extraterrestres.

Otros autores han establecido que dicho contacto podría ser una invasión extraterrestre falsa, que justificaría masacres para reducir la población mundial y fomentar el terror que facilite un gobierno autoritario y la represión de disidentes. Esto, sin embargo, resulta improbable a menos a mediano plazo, pues es evidente que consumiría demasiados recursos y sería difícil de realizar aún para los Illuminati. Más probable es un falso “primer contacto” pacífico que cumpliría igual de bien la labor unificadora.

Estos pasos pueden parecer difíciles de creer, pero hace algunos años nadie hubiera creído que habría motines multitudinarios de negros arrasando Londres y París o que Estados Unidos y Europa estarían en quiebra económica.

En todo caso, la masona Alice Bailey madre del New Age (religión universalista que será sin duda clave en el Nuevo Orden Mundial) vaticinó un gobierno mundial para el 2025, profecía que hizo en 1945 (cuando ni siquiera existían las Naciones Unidas) y un contactado llamado Maximillien De Lafayette afirma que los Annunaki (los supuestos extraterrestres creadores de la civilización sumeria) se presentarían formalmente a la Tierra en el año 2022[9]. Todo parece coincidir.

El 2022 es una fecha importantísima para los Illuminati ya que suma el número 6, que es el número sagrado para los judíos. Seis es el número del Demiurgo, por eso se dice que la creación del Universo Material, el Reino del Demiurgo, se hizo en seis días, por eso es que la estrella de David tiene seis puntas y que las víctimas imaginarias del Holocausto son seis millones exactos. De ahí que el número del Anticristo (el mesías judío-masónico) sea el 666, es decir, el número de los judíos triplicado.

El número sagrado de los arios germanos es el 9, pues nueve son los días que colgó Odín del Árbol Irminsul o Árbol del Conocimiento para acceder a la sabiduría rúnica, nueve son los mundos en que se divide el cosmos en la mitología pagana nórdica, etc. En los caracteres arábigos que son en los que actualmente se escriben los números internacionalmente el 6 y el 9 son opuestos como es evidente. Así, el seis es el número del Demiurgo, los judíos y sus esclavos los masones, y el nueve es el número de los opuestos a estos, de Odín, los arios y los iniciados hiperbóreos. Podría pensarse que el dominio total del mundo por los Illuminati está planeado para el 2022.

Algunos me han señalado que he sido capaz de predecir ciertos hechos futuros. En efecto fui yo el que logró vaticinar que el FMLN llegaría al poder en El Salvador y que Daniel Ortega y Ollanta Humala serían presidentes cuando parecía imposible[10]. ¿Qué sigue?

Basta con delinear los requisitos para el cumplimiento del Nuevo Orden Mundial y estudiar las diversas profecías así como el operar de los Illuminati a lo largo de la historia para poder hacer algunos vaticinios básicos.

América Latina terminará en manos de la izquierda, cuyo poder se irá afianzando cada vez más como ya hemos visto en Sudamérica. La izquierda (marxista o progresista) llegará al poder también en Costa Rica y en el resto de Centroamérica y México, conformando un gran bloque unificado.

Estados Unidos pronto colapsará y se dividirá. Los conflictos entre estados rebeldes como Arizona y el gobierno federal solo incrementarán. Estados Unidos ya muestra los mismos síntomas que pudieron verse en la Unión Soviética antes del desastre. Guerras en el tercer mundo que no pueden ganar (Afganistán para Rusia e Irak para Estados Unidos), países satélites que se les rebelan (Hungría y Polonia que tuvieron gobiernos antisoviéticos respecto a la URSS, Sudamérica con gobiernos antiyankis respecto Estados Unidos), una crisis económica y la llegada al poder de un líder “progresista” que hace reformas inusuales enfrentándose al establishment ortodoxo y que provoca graves tensiones políticas (Mijail Gorvachov como líder reformista que promovió la apertura de la Perestroika causando estrés con los líderes soviéticos ortodoxos que eventualmente atomizó la URSS, Obama con sus políticas reformistas, pero en este caso de tinte socialista, causando tensión con la extrema derecha del Tea Party y el Partido Republicano). Además, debe recordarse que las tendencias nacionalistas y aislacionistas de la población estadounidense son contrarias al plan de Nuevo Orden Mundial que requiere una unificación de los países en macroestados burocráticos como la Unión Europea.

También es posible que el comunismo caiga en China y sea reemplazado por un gobierno capitalista y nacionalista similar a Rusia. Habrán conflictos separatistas en la nueva China, probablemente en el área musulmana como Xinjiang Uigur provocando un conflicto similar al de Chechenia. Otras áreas totalmente al servicio del capitalismo y el mercantilismo mundial como Hong Kong y Taiwán se independizarán sin problema para quedar como feudos capitalistas al servicio del Nuevo Orden Mundial. Es posible que Tíbet se independice, ahora que ya su cultura tradicional y su sistema de gobierno iniciático ha sido exterminado y que sea reemplazado por una democracia electorera. Además, la inmigración masiva de chinos han al Tíbet promovida por el gobierno chino hace que Tíbet ya nunca será el mismo, sino que un Tíbet independiente sea una ficha de ajedrez más en el proyecto global Illuminati.

La transformación de China de comunista a nacionalista es también importante para el Nuevo Orden Mundial pues su comunismo la aísla para ser parte de un gobierno global. Además, hemos visto un resurgir nacionalista en Rusia y en Europa Oriental con partidos nacionalistas cada día más fuertes, especialmente en Austria, Hungría y Polonia. Al contrario, en Alemania, España y Bretaña los partidos nacionalistas como el Partido del Pueblo Alemán y Nacional Demócrata, el Partido Nacional Británico y Democracia Nacional de España son muy débiles. Esto generará una tensión entre los países “progres” de Europa Occidental y los países “nacionalistas” o “neofascistas” de la Oriental similar a la Guerra Fría pero ideológicamente invertida. Europa Oriental se acercará a Rusia y a la futura China nacionalista generando un nuevo bloque que será crucial en la Tercera Guerra Mundial que Pike explicó a Manzini y que consistiría en la lucha entre el sionismo-capitalismo occidental contra el islamismo y sus aliados.

Pike lo expuso muy claramente. La Primera Guerra Mundial tenía como fin primordial lograr la implantación del comunismo en Rusia, la Segunda Guerra Mundial exacerbaría el antisemitismo y esto a su vez justificaría la creación de un estado judío en Palestina y la Tercera Guerra Mundial sería el enfrentamiento entre dos bloques; el islámico y el sionista que se aniquilarían mutuamente generando la más sangrienta guerra genocida de la historia, lo que a su vez dejaría al planeta en caos y justificaría la creación de un gobierno mundial ateo y socialista. Tras una dictadura global orwelliana al mejor estilo de Stalin, los pueblos del mundo cansados del ateísmo se rebelarían y entonces los Illuminati harían pública su religión satanista empujando a las masas deístas hacia este nuevo credo New Age.

¿Se cumplirán de nuevo las advertencias de los conspiranoicos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario