miércoles, 7 de diciembre de 2011

El narco-comunismo en Costa Rica




La red criminal marxista

Tarea difícil la de exponer al mundo el verdadero rostro de los auténticos enemigos de un país. En Costa Rica esta lacra esta vinculada con toda una serie de personalidades publicas: fiscales como el comunista de Dall’anese, diputados como la excrescencia roja de José Merino del Río, dirigentes sindicales harto conocidos, políticos de amplio poder deseosos de ampliarlo aun mas, y, sabrá Dios que otras tantas caras patibularias tendrá el horror narco-comunista, que atenaza subrepticiamente a Costa Rica desde dentro y fuera de sus fronteras.

Como consecuencia de los 480.000 dólares escondidos por las (FARC)  en Sta Bárbara de Heredia, y encontrados en la residencia de un matrimonio de profesores marxistas, la corruptela variopinta que controla, (cual mafia oficial), este país centroamericano, se ha empezado a manifestar públicamente: por un lado la izquierda guardando un silencio entendible al principio y luego sacudiendo su grasosa cabeza con los trillados slogan de siempre, con las consabidas frases como: ya empezó la cacería de brujas, se avecina un nuevo macartismo, somos los chivos expiatorios, ,etc, etc . Por su parte, la derecha continúa escudándose en peroratas espurias para justificar los nexos inmorales y traidores con este grupo de asesinos y narcotraficantes comunistas que asolan la región. A tal punto debieron de haber llegado las investigaciones que, el gobierno obligo a renunciar a su ministro de seguridad Fernando Berrocal, pues este estaba pisando terrenos peligrosos para los intereses de ciertas autoridades políticas superiores. En su lugar han puesto a una mujercilla charlatana, Gianinna del vechio una de esas féminas que abundan en los modernos parlamentos democráticos, y cuyo único papel bien desempeñado es el de ser “mujeres del siglo XXI”.

A partir del descubrimiento del dinero del las (FARC) en Sta Bárbara de Heredia, las ratas locales han empezado a justificar moralmente, con los acostumbrados discursos de asco, sus ambiciosos excesos, traiciones y componendas internacionales. Unos discursos que solo son creíbles por esa gran masa del pueblo de Costa Rica que por ignorancia, ingenuidad y pereza mental, aun les concede algún crédito.
Nunca antes he sentido tanta vergüenza de mi país, como cuando vi a ese matrimonio de doctrinarios marxistas a sueldo, sonriendo ante las cámaras de televisión con la mayor desfachatez del mundo; impunes y a salvo. Nunca he sentido tanta repulsión por el sistema que históricamente nos ha venido gobernando, como al ver los rostros burlones de ese par de piltrafas intelectualoides que durante tanto tiempo han de haber estado envenenando de odio las aulas universitarias con el beneplácito del sistema. Pero, sobre todo, nunca he visto tan de cerca la gravedad de este enfermo terminal llamado Costa Rica, como en este momento, cuando es consumido por sus enemigos internos y extranjeros. Nunca, en definitiva, he visto mas perdido a un pueblo como hoy.

Inmersos como estamos, en esta gran estafa psicologico-político-económico-social, son muy contados los ticos concientes del engaño del juego democrático entre la derecha y la izquierda electoreras; de su maña y astucia para mantener entretenida a la población haciéndole creer que cada cuatro años decide por ella misma un… “cambio”.
Con respecto a la izquierda, que incluye, marxistas, trotskistas, maoístas, socialistas, social demócratas, PAC, frente amplio, etc, etc, cumple su rol a la perfección al servir de pivote político social al nuevo orden mundial. La izquierda con sus doctrinas de igualitarismo, multiculturismo, progresismo y heterogeneidad, sirve cumplidamente al sistema que cínicamente ataca cuando le conviene y es necesario para ambas tendencias; entonces se interpelaran en un supuesto debate ideológico. Obviamente, este debate no es más que una farsa que solo se creen los izquierdistas utópicos y la masa de ingenuos. Por su parte, la derecha capitalista se encarga de establecer las políticas de comercio internacional, tendientes a su meta última que es la globalización económica absoluta.
 Fue entonces cuando, en medio del escándalo, esa escoria moral llamada Oscar Arias, máximo representante en Costa Rica de la derecha capitalista liberal y presidente de la republica por golpe de estado constitucional, salio al paso con unas declaraciones en las que negaba cualquier nexo de su gobierno con las (FARC), esto, aquello y lo otro… todo en un discursito saturado de democracia, mucha paz, equidad y la coartada infalible de los “valores universales” que tantos aplausos le ha traído internacionalmente. En Oscar Arias, esta pose de “prohombre preclaro” y premio Nóbel aun se la creen muchos candidos, pero no es más que el mascaron necesario para continuar imponiendo dictatorialmente sus criterios ultra capitalistas como sea y contra quien sea. Del otro lado, la izquierda utópica y no utópica, para disimular la cosa, ha seguido con su patológico discurso anti yanki, anti americano, sin tener claro, todavía, quien es el verdadero enemigo. Un enemigo que, desde luego, no es el pueblo norteamericano, sino el gobierno títere de USA: La marioneta de los verdaderos amos del mundo. En este sentido, hay que aclarar que, el pueblo norteamericano es la primera victima de su gobierno y no el victimario. Pero, aun suponiendo que el enemigo sea el pueblo norteamericano, conviene entonces definir mejor este concepto, ya que norteamericanos son también los negros, los chicanos, los indios en sus reservaciones, los inmigrantes, los asiáticos y por ultimo los anglosajones blancos, que, dicho sea de paso, ya no son mayoría, pero que al ser históricamente los más prósperos, debido a su esfuerzo, cargan con los pecados del verdadero culpable. De la ralea inmigrante nacionalizada que vive en USA no deben esperar nada, pues son tan ávidos pro-capitalistas como el que más. Así pues los agitadores comunistas continúan con el ataque a su enemigo americano identificado siempre con el rubio anglosajón, cayendo con esto en la idiotez más absoluta y en el racismo que ellos tanto dicen aborrecer.
 Lo que esta sucediendo es que para la izquierda utópica y no utópica, el discurso perenne de “revolución universal del proletariado” ya no es suficiente para reclutar cerebros andrajosos entre la juventud, y conseguir sus fines, y ahora recurren a otros términos universales más acordes con la propaganda del sistema, tales como: la tolerancia, la igualdad, el progresismo, el multiculturalismo, las mezclas, etc. En cualquier caso la avidez por el poder es enorme en este bloque combinado de izquierda y derecha; en donde todos se escudan en “valores universales” para conquistar el poder, ya sea a través del “…el pueblo unido jamás será vencido!” o ya sea con la globalización económica, social y cultural que pretende la derecha plutócrata.

Costa Rica es una sociedad desolada que se debate entre la mezquindad materialista del sector que anhela con todas sus fuerzas un estilo de vida consumista, a la manera del primer mundo. Y, por otro lado, la mezquindad de los resentidos sociales que anhelan con todas sus fuerzas, un cambio radical según sus parámetros anarquizantes. Podríamos decir que, nuestro país es un triste parque temático, en donde cobran vida los juegos semánticos de las dos más horrendas formas de pensamiento que hoy aniquilan el mundo: la izquierda y la derecha. Costa Rica es una sociedad fragmentada en mil “costarricas”, aterrorizada por la delincuencia, en donde el marxismo cultural es financiado con los dineros del estado; un marxismo cultural que parasita y destila su veneno a través de las instituciones publicas, en las “jaulas” universitarias, usadas para el adoctrinamiento, en los ministerios, tanto de educación, como el de cultura, (cultura marxista claro). También en el arte oficial con sus tendencias vanguardistas desquiciantes y sus festivales decadentes. La radio y la televisión estatales también se suman a este tiránico pensamiento único, así como la prensa escrita, de la cual el periódico La Nación, es el máximo exponente grafico e ideológico de esa combinación siniestra de izquierda y derecha. Pero el tico anónimo, aturdido por la propaganda televisiva, acorralado por la delincuencia, atontado por el fútbol basura, con su ingenuidad política y pasividad bobina casi rasante en cobardía, sigue rumiando aquel estribillo que, a fuerza de repetirlo, se ha llegado a creer de veras, “…en Costa Rica existe libertad de expresión” lamentablemente a ese señor le tenemos malas noticias, pues esa tal libertad de expresión, es una mentira patética, una vana ilusión, porque en Costa Rica, las dos únicas opiniones libres de ser expresadas, son las de la izquierda y la derecha…y no lo que, por ejemplo, intenta decir este articulo.

Asistamos pues, con horror, vergüenza y asco al nacimiento de ese engendro monstruoso de la izquierda y la derecha: EL NARCO-COMUNISMO.

Mensaje de ultramar.
Costa Rica es la democracia más antigua de América, ese al menos ha sido el consuelo de los ingenuos que creen en dicho sistema. Para aquellos pueblos que en forma relativa recién estrenan una democracia, (España por ejemplo) vean en Costa Rica el espejo de lo que les espera en un plazo no muy lejano. El sistema democrático es un Frankenstein compuesto de partes muy distintas, una aberración social de tejido muerto que se cose en un intento malsano por dar vida a lo que es irreconciliable por naturaleza. La verdad es que tal creación deviene con el paso del tiempo en carne descompuesta, podredumbre y dolor. Los que nacimos bajo un régimen democrático podemos dar fe de ello. Con dolor vemos como la resaca democrática aun deslumbra a muchos países y ciega a la mayoría. Como siempre son los menos quienes ven la debacle cuando se acerca inminentemente.

 BLOQUE NACIONALISTA COSTARRICENSE


No hay comentarios:

Publicar un comentario