jueves, 15 de diciembre de 2011

James D. Watson en Costa Rica




James D. Watson: ‘Mucha de la agonía humana se debe a errores en el ADN’

Este articulo fue publicado por el periódico La Nación de Costa Rica . MERECE A NUESTRO CRITERIO una lectura mas detenida ya que señala afirmaciones que van, en alguna medida, de la mano con nuestro pensamiento NS y por otra parte sorprende que un diario sionista como es La Nación de Costa Rica haya permitido su publicación . Por otra parte queda clarísimo el nivel de ignorancia del periodista designado, el cual solo hace eco a los obsoletos criterios religiosos con que aun se maneja la sociedad costarricense. Además queda tácitamente de manifiesto la actitud políticamente correcta y parcializada por parte de la universidad de Costa Rica al intentar cancelar la conferencia de Watson solo porque sus criterios científicos no están en concordancia con la basura ideológica del sistema.



No hubo necesidad de llamarlo a su habitación. Solo, y justo a la hora acordada, apareció en el lobby del josefino hotel Radisson Europa. Los huéspedes que iban y venían por allí ni se percataron que estaban en el mismo lugar donde se encontraba el codescubridor de la estructura del ADN, la molécula de la vida.

Era el primer día del mes de febrero y el segundo día de la primera visita de James Dewey Watson a nuestro país. “No había venido antes porque hasta ahora es que me invitan”, explicó el biólogo de 82 años de edad, reconocido mundialmente por su aporte a la genética moderna y su papel impulsor del Proyecto del Genoma Humano, pero también por sus pensamientos radicales, calificados por algunos como racistas, y que en el 2007 le costaron su puesto como director del Cold Spring Harbor Laboratory, en Long Island, Nueva York, donde laboró durante cuatro décadas.

Horas antes de dar su charla "Una mirada al descubrimiento de la doble hélice" en un auditorio repleto de la Universidad de Costa Rica –y que corrió riesgo de ser cancelada por pedido del Consejo Universitario, que se oponía al evento académico por los comentarios racistas que ha hecho el científico– el Premio Nobel de Medicina de 1962 conversó con La Nación.

Pausado y con franqueza, habló sobre el recorrido que ha hecho la ciencia desde que, en un breve reporte científico publicado en abril de 1953 en la revista Nature, él y Francis Crick plantearan una posible estructura para la molécula de la vida; la imposibilidad, hasta ahora, de curar los terribles males genéticos y su desesperación por comprender las enfermedades mentales, en especial la esquizofrenia, mal que padece Rufus, uno de sus dos hijos. “Yo, simplemente quiero que la genética de las enfermedades mentales se mueva más rápido”.

Admite que es difícil verse a sí mismo como parte de la historia, pero no duda en aceptar que su papel es de protagonista en la revolución científica que ha significado la genética moderna.

Mas la fama que lo rodea hoy no llegó de inmediato tras su publicación en Nature. Los primeros años de la genética moderna fueron un campo explorado por una masa pequeña de científicos que, con su trabajo, sentaron las bases para comprender el libro de la vida, nuestro genoma.

Mientras la mayoría del mundo ni se percataba de la revolución que estaba en proceso, en un periodo de 15 años se logró dilucidar cómo está constituido el material genético, cómo se hereda y cómo, a partir de él se generan mensajes que producen las proteínas con las que se gobierna el funcionamiento de todas las células en un organismo.

Sus hallazgos nos permiten afirmar hoy que en el interior de cada una de las células del cuerpo se encuentra nuestro genoma, constituido por una larga cadena de 3.000 millones de pares bases, los nucleótidos –adenina, citosina, timina y guanina— que forman los escalones de la doble hélice retorcida del ADN (Ácido Desoxirribonucleico). En esa gran doble hélice de bases y fosfatos se encuentran los genes, fracciones de ADN que producen proteínas, sustancias a través de las cuales se realizan todas las funciones del organismo.

“El Simposio de Cold Spring Harbor (1953), donde anuncié la estructura del ADN, tuvo una audiencia de unas 200 personas. Creo que en ese momento no había más de 1.000 personas en todo el mundo que estaban al tanto de ello”.

Para el momento del código genético (1966), la revelación de cómo de la información contenida en un gen se codifica una proteína, había más personas, pero el número no aumentó mucho, quizás se duplicó, dice Watson.

“Luego, publicamos un manual sobre clonación de genes; en dos años vendimos 100.000 copias. Así que a principios de los años 80 había 100.000 personas interesadas en clonar genes. Ahora podría calcular que hay varios millones de personas que están trabajando en cosas relacionadas al ADN.

”En esencia, el ADN ha tomado control de toda la biología. No creo que nadie rebata eso”. Solo existe controversia en una rama, dice Watson, y ella es la psicología, donde existe debate en torno a si el comportamiento humano es controlado por los genes o por el ambiente.

¿Cuál es su postura sobre eso? En la discusión de naturaleza vrs. el entorno, ¿dónde está usted?

Es una conjunción de la naturaleza y el entorno, pero algunas personas, la mayoría de izquierda, quieren echar a la borda toda la naturaleza, ellos quieren decir que es todo el entorno porque el comunismo quería que todo lo malvado proviniera de la sociedad (...) mientras que quienes tenemos un conocimiento de genética y sabemos de males genéticos, sabemos que si uno nace con fibrosis quística, esa es una vida difícil; y si nace con una enfermedad mental, de cierto modo eso es aún peor. Así que sabíamos que tenía que haber influencia genética.

Entonces, ¿es mitad y mitad?

Es más o menos mitad y mitad, pero prefiero no dar una cifra.

En lo que no existe discusión en torno al peso de la genética es en la aparición de devastadoras enfermedades que ocurren al heredar un solo gen dañado o por una mutación espontánea.

“Las enfermedades genéticas se conocían antes de que supiéramos sobre el ADN, desde inicios del siglo pasado, ciertos fallos de metabolismo, y eso llevó a la frase ‘un gen, una enfermedad’. Una vez que la clonación de genes fue posible, las personas querían aislar el gen responsable de estas enfermedades genéticas con la esperanza de que ese conocimiento pudiera dar las herramientas para curarlas. Ahora, la forma romántica de curarla era a través de terapia génica: usted reinsertaría un gen bueno y con ello curaría el mal. Pero el asunto es ¿cómo mete los genes de vuelta dentro del ser humano? Hasta ahora, esto ha resultado ser imposible”.

Justamente, la terapia génica fue una de las promesas del Proyecto del Genoma Humano que al final no pudo cumplir'

Algunos individuos prometieron terapia génica, el resto de nosotros pensamos que no iba a ocurrir, no es como que quisimos engañar a la gente, hubo algunos pocos que dijeron que la terapia génica estaba a la vuelta de la esquina, pero nunca ha sido una parte prioritaria de la biología porque nunca hemos sabido cómo hacerlo. Quizás en el futuro, pero ahora no es posible.

¿Usted cree que en el campo de la proteómica, al estudiar las proteínas que se expresan en un sistema y no solo los genes, eso pueda ser posible?

¿Puede usted curar enfermedades genéticas? ¿Fibrosis quística? La respuesta es muy difícil.

“Muchos de los genetistas lo que queremos es prevenir enfermedades, en lugar de curarlas. Como muchas son recesivas y hay que obtenerlas de los dos progenitores, si usted hiciera chequeos genéticos, que se hacen de forma muy eficaz en poblaciones judías, donde hay una serie de enfermedades genéticas comunes en los ashkenazis, las personas se hacen la prueba y solo se les permite casarse y tener hijos si las dos personas no son portadoras.

”También se podría lidiar de una forma más compleja, permitiendo que la gente se case con personas que tienen el defecto, pero luego hace una prueba genética antes de la implantación y solo permite que se implanten fetos saludables. Pero eso es complicado y caro.

”Podría ser mejor que cada persona al llegar a los 15 años se le haga una prueba y que se le haga saber y que le haga saber a los otros que es portador de esto o aquello y, quizás, debido a eso tenga que casarse con otra persona para no tener este problema. Usted encontrará que muchos de los amores adolescentes se acabarían si uno sabe que no se es compatible. Luego, puede crear óperas de cómo lidiar con eso”.

Sobre cáncer y los perdedores

Otra enfermedad que tiene un irrefutable contenido genético es el cáncer. “No es un daño en las células germinales sino en las células del cuerpo”, explica el genetista que ha dedicado la mayor parte de su vida de investigador tratando de comprender este grupo de enfermedades que se caracteriza por el crecimiento descontrolado de células anormales en el cuerpo

“Hemos pasado los últimos 40 años estableciendo las bases del cáncer, no solo en principio, pero en identificar todas las mutaciones que pueden hacer que las células se vuelvan cancerosas.

”Una vez que iniciamos ese proceso ese fue el incentivo para iniciar el Proyecto del Genoma Humano. Empezamos a hablar de ello en 1983, yo me involucré en 1986 y terminé tomando las riendas del proyecto en 1988 y 15 años después lo teníamos. El Proyecto del Genoma Humano ha tenido un éxito sin precedentes en permitirnos identificar las causas genéticas del cáncer.

”Luego algo pasó que no anticipamos, que es que el costo de secuenciar ADN ha caído mucho' de aquí a diez años, antes de que alguien sea tratado por cáncer se va a obtener una biopsia y se revisará el ADN y se verá qué es lo que está dañado y eso afectará la terapia. Eso es terapia personalizada”.

¿Cuál fue la mayor sorpresa que le trajo el Proyecto del Genoma Humano?

Probablemente la pequeña cantidad de genes. No eran 100.000, con costos son 20.000. Pero para compensar toda esta aparente simplicidad, está todo este ARN regulador, que lo hace igual de complicado.

Y también ha resultado que el ADN basura, el que no codifica genes, no es tan basura después de todo'

La mayoría de él es basura, pero parte de él no lo es. Es decir, si va a las plantas, mucho de él es realmente basura.

”Pero déjeme contarle de nueva evidencia que está relacionada a esa basura. Ahora han secuenciado un trío, que es un niño, su papá y mamá y han hallado una serie de nuevas mutaciones. La respuesta parece ser que ocurren unas 50 nuevas mutaciones. Como mucho de nuestro ADN es basura, muchas de estas mutaciones ocurren sin ninguna consecuencia. Decimos que cerca del 2% de nuestro ADN codifica, está asignado a hacer un específico aminoácido (los bloques con los que se forman las proteínas), pero usted puede hacer algunos cambios en unas proteínas que igual van a funcionar, otras son muy importantes.

”Así que todos nacemos con 50 cambios, entonces, ¿cuántos de ellos son realmente malos? Ahora, por primera vez tenemos algunos datos, empezaron a secuenciar exones (la parte del gen que codifica proteínas) de niños con retraso mental. Estos son niños cuyos padres tienen coeficientes intelectuales normales, pero ellos tienen retrasos muy severos. Secuenciaron siete y encontraron nuevas mutaciones en cinco de ellos. Así que se podría decir que la mayoría de los niños que nacen con retraso mental son el resultado de nuevas mutaciones”.

Lo mismo parece ser cierto para la esquizofrenia, un mal de gran interés para Watson pues lo vive muy de cerca: “Tengo un hijo que tiene una esquizofrenia. El está profundamente afectado, simplemente, no puede cuidar de sí mismo.

”En Johns Hopkins secuenciaron cuatro casos de esquizofrenia donde los padres eran normales y, de repente, sale uno malo, y encontraron la probable causa del cambio en cada uno de ellos.

”Lo que puede ser cierto es que todos los casos nuevos de esquizofrenia se deben a nuevas mutaciones, solo un cambio en una letra. Hay una teoría alternativa que señala que la esquizofrenia ha estado recolectando una serie de mutaciones que no hacen daño, pero que si se ponen en la correcta combinación, aparece la enfermedad.

”Me aventuraría a decir que la esquizofrenia se mueve a través de las familias, nadie quiere admitir que hay una enfermedad mental en la familia, porque si la hay, probablemente usted no querría casarse con sus hijos. Hay mucho silencio.

”¿Qué fracción de personas tiene nuevas mutaciones genéticas que lo ponen en desventaja seria en la sociedad? Probablemente sería el 5%. Los seres humanos tenemos demasiadas partes, usted nunca diseñaría un automóvil con tantas partes. Porque si usted vende Mercedes, no quisiera que el 5% de ellos fueran perdedores, pero los humanos probablemente tenemos un 5% de perdedores.

Si en cada generación el 5% van a cargar una mutación que los pone en desventaja, lo que usted llama “perdedores”, ¿cuántos son los “ganadores”?

No sabemos. Pero algunas personas resultan ser tan diferentes de cualquiera de sus padres que uno tiene que pensar que algo pasó. De repente usted tiene un niño que es un maravilloso jugador de ajedrez y ninguno de sus padres es así' él se ha convertido en un ganador. Es probablemente más fácil ubicar a un perdedor que a un ganador.

“Estoy empezando a decirle a la gente que la religión cristiana surgió para cuidar de los perdedores (se ríe). Si no, usted diría, vaya allá y muérase en la jungla, que probablemente era lo que sucedía, pero una vez que se empezaron a establecer sociedades, entonces se empezó a cuidar de los perdedores”.

Pero, cuidar de los otros es parte de la naturaleza humana ¿o no?

Sí, lo es. Sin ello no podríamos subsistir. La sociedad tiene que tener eso. Ahora hay este debate en Estados Unidos de cómo debemos distribuir la riqueza para que la gente pobre tenga acceso a servicios de salud. Una redistribución. Hay quienes dicen que eso es socialismo y yo les digo que es cristianismo. (se ríe)

¿Es usted creyente?

No, soy un seguidor de Jesús. Usted haga la diferencia. Creo que debemos cuidar de los perdedores. Tengo un perdedor, mi hijo, pero lo amo.

Pero, ¿es un hombre religioso?

No, nunca he estado en una iglesia. Lo que quiero decir es que la biología ha llegado a solidificar algo: que la causa de mucha de la agonía humana se debe a errores en la replicación del ADN, no a maldad heredada por los seres humanos.

”Es un mensaje muy importante, pero es uno que la gente no quiere oír, porque significa que no hay forma de prevenirlo. Quisieron culpar a las vacunas como la causa del autismo, si no había vacunas entonces no habría autismo' A como lo veo, siempre vamos a tener esquizofrenia, así que tenemos que encontrar fármacos para tratarla mejor”.

Eso es lo que le preguntaba entorno a la proteómica. Si se entiende cuáles son las proteínas que se expresan, quizás allí se encontraría una forma de actuar'

Es lo que yo llamo las sendas o los caminos hacia las enfermedades mentales, que es lo mismo que las sendas del cáncer. Usted tiene que hacer un análisis muy profundo y serio de la genética de las enfermedades mentales, así como se ha hecho con el cáncer en los últimos 40 años, y entonces estaremos en una mejor posición para intentar desarrollar nuevos fármacos. Pero las grandes compañías farmacéuticas algunas se han dado por vencidas en la búsqueda de nuevas drogas contra la esquizofrenia, no saben cómo seguir hacia adelante sin la ayuda de la genética.

”Yo veo que eventualmente la genética tomará las riendas de la psicología, pero creo que para eso deberán pasar cien años”.

¿No es eso mucho tiempo?

Digo 100 años, porque quizás pasen 100 años hasta que entendamos cómo funciona el cerebro y usted no puede tomar las riendas de un campo de estudio hasta que entienda cómo funciona. Hay que tener cuidado de no prometer cosas antes de saber qué se puede hacer.

Los secretos de su ADN

¿Debería todo el mundo secuenciar su código genético?

Yo diría que sí. Soy un poco extremista. Creo que a todo el mundo se le debería sacar su huella genética al nacer. Lo que significaría que todo el mundo tendría una tarjeta de identidad. La gente puede decir que eso puede ser usado de forma perversa, sabríamos quienes son todos los ciudadanos y sería más difícil hacer trampa. La mayoría de las personas, me imagino, piensan que van a necesitar hacer trampa en algún momento y no van a querer que el ADN se imponga en su camino.

Bueno, también hay algunas consideraciones sobre seguros de salud y que el acceso a cobertura no esté disponible si uno está genéticamente predispuesto a padecer algún mal'

Nosotros pasamos una ley ya que señala que no se puede discriminar basado en el ADN' puede pasar, pero, si todo el mundo estuviera identificado en un país, más violadores serían atrapados, así que supongo que habría menos violaciones. Estoy menos preocupado por las libertades individuales que por el horror de la enfermedad o la violencia.

Usted conoce su genoma, fue secuenciado en el 2007. ¿Qué fue lo que más aprendió de él?

Confirmé que no digiero muy bien la leche y descubrí que no digiero varios fármacos importantes en la medicina: los betabloqueadores y los antipsicóticos. Así que si fuera esquizofrénico y me administraran un fármaco, fácilmente me podrían matar, porque me darían una dosis normal. Así que ahora los psiquiatras están empezando a probar esto en la gente porque, por ejemplo, nuestro hijo, como heredó uno de mis genes malos, casi muere por culpa de una droga contra la esquizofrenia. Le dieron una dosis muy grande.

¿Hay algo que aprendió que hubiera preferido no saber?

Yo dije que no quería saber nada sobre la estructura de mi Alzheimer. No quería saber cuál era mi predisposición. Así que eso no se ha publicado.

¿Y usted no lo ha revisado?

No. Mi padre murió debido al cáncer de pulmón y mi mamá debido a problemas cardíacos, así que no vivieron lo suficiente para desarrollar la enfermedad, así que no sé si yo lo heredé' pero mi abuela materna tuvo Alzheimer, y no lo desarrolló hasta que estaba en sus ochentas, así que yo lo puedo llegar a tener. Si lo supiera, sería algo que me bajaría el ánimo, si supiera que me iba a dar Alzheimer yo rápidamente pondría fin a mi vida.

”Yo diría que después del cáncer, la ciencia de alguna forma, va a tener que encontrar una forma de curar el Alzheimer, porque si usted está completamente consciente que va a desarrollar Alzheimer y no hay una cura, ¿cuál es la decisión? A menos de que uno tenga una razón para querer vivir es difícil decirle a una persona que siga viviendo. Así que estamos en la búsqueda constante para darle a la gente razones para querer seguir viviendo”.

Tengo una última pregunta, y tiene que ver con Craig Venter, el científico que lideró el proyecto privado de secuenciación del genoma humano y que ahora busca crear vida sintética.

Le deseo suerte en su búsqueda por fuentes alternativas de energía, son soluciones que necesitamos' pero no quiero ser citado en cuánto a cuáles son mis pronósticos sobre sus probabilidades de éxito.

¿Cree usted que es un camino que la ciencia debe recorrer?

Creo que si Craig Venter no existiera no habría ninguna diferencia. (guarda un largo silencio) Pero lo que he dicho, de que no habría diferencia si él no existiera, es cierto para la mayoría de las personas en el mundo, incluso para mí. Si nosotros no hubiéramos descubierto la estructura del ADN, otros lo hubieran hecho.

”Volviendo a Venter, si el no hubiera existido probablemente el Proyecto del Genoma Humano no se hubiera terminado tan rápido, así que le doy el crédito, él probablemente aceleró el proceso un par de años, eso fue importante”.


Sociedad Costa Rica de la Lanza Hiperbórea

No hay comentarios:

Publicar un comentario