domingo, 11 de diciembre de 2011

Una joven violada en una boda gitana


Fuente

La noticia ha aparecido en un importante diario de tirada nacional  y ha merecido nada más y nada menos que cuatro columnas y titulares de acontecimiento de gran trascendencia.
¿Y si no hubo violación?, ¿y si el presunto violador era “gadjó” (payo)?; y aunque fuera gitano, ¿era imprescindible decirlo para que la noticia se entendiera? Y si le quitamos en el titular la palabra “gitana” ¿la presunta violación deja de ser noticia? Lo que sería tanto como reconocer que la violación es lo menos interesante porque lo importante es que ha sido un gitano el presunto violador. Aunque para la redactora de la noticia el latiguillo de “presunto” no sirve para nada. La periodista ya se ha erigido en juez y ha dictado sentencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario