viernes, 18 de mayo de 2012

EL PAPEL DE FREUD EN LA POSESIÓN SATÁNICA



Por Henry Makow.

La carrera de Sigmund Shlomo Freud nos muestra cómo el culto satánico mantiene a la humanidad bajo su morbosa garra.
Se trata del culto Illuminati, que surgió de la herejía judía sabatea del Siglo XVII (1).
Sigmund Freud (1856-1939), un sabateo, vendió sus perversas creencias satanistas al mundo como si se tratara de ciencia y medicina.
Los medios de comunicación y el sistema de educación controlados por los Illuminati lo aclamaron como a un gran profeta.
Los sabateos pertenecían a un culto sexual que se entregó a todas las perversiones sexuales imaginable como un modo de burlarse de Dios. Lo que practican los satanistas es: incesto, pedofilia; orgías, homosexualidad, todo lo que sea antinatural y malsano.
Freud y sus patrocinadores de la B'nai Brith (los Illuminati) convencieron al mundo que el deseo sexual (la libido) es la motivación principal de la vida humana, y que el sexo es la panacea universal. Enseñó que la represión de los impulsos sexuales provocaba neurosis. Enseñó que los hombres experimentan la angustia de castración y las mujeres sufren la envidia del pene.
Como introducción el incesto y la pedofilia, enseñaba que los niños tienen sentimientos sexuales por sus padres del sexo opuesto y sienten hostilidad hacia los padres del mismo sexo. En el extremo, el "Complejo de Edipo" explica que un niño subconsientemente quiere matar a su padre y violar a su madre.
El filósofo Karl Popper señaló que el psicoanálisis freudiano carece de método científico, como tampoco lo tiene la lectura de la palma de las manos. Sostiene que el "Complejo de Edipo" de Freud no tiene absolutamente ninguna base científica.
Típico de un satanista, Freud negó la dimensión espiritual del hombre y nuestro hambre de Dios, que se expresa por ideales espirituales como la armonía, el amor, la verdad y la belleza. La cábala enseña que Dios no tiene características. Influenciado por la cábala, Freud enseñ+o que Dios no es más que una proyección imaginaria de la figura del padre, diseñada para reprimir nuestros deseos sexuales.
Conforme a Wikipedia, Freud "es considerado uno de los pensadores más importantes de la primera mitad del Siglo XX, en términos de originalidad e influencia intelectual".

Aprendiendo de un satanista
Luego de unirse a la lógia masónica judía B'nai Brith, en 1897, a partir de entonces -la ya comenzada carrera de Freud- se convirtió en un ascenso meteórico.
El profesor de psicología David Bakan describe el psicoanálisis freudiano como derivado de la Cábala y el Zohar lurianico (2). La Cábala Luriánica es una formulación gnóstica del siglo II rescatada por el judío herético Sabbatai Zevi (Sigmund Freud and The jewish Mystical Tradition; Beacon Press, Boston 1958).
Freud discutió la cábala con el rabino Chaim Bloch en 1920. El rabino le explicó al profesor Bakan que había discutido con Freud cuando éste le propuso que Moisés había sido un faraón egipcio y no un judío. Freud se marchó furioso, dejando al rabino sólo en su oficina. Fue entonces cuando Bloch vio los libros en la estantería que identificaban a Freud como seguidor de Sabbatai Zevi (fundador de la herejía Sabatea).
Freud agradeció a los miembros de la logia masónica judía B'nai Brith por su apoyo. De hecho, muchos miembros de la logia le proporcionaron el equipo de iniciación que fundó la charlatanería del psicoanálisis.
Conforme E. Michael Jones, la Asociación Psiconalaítica de Freud se estructuró como una sociedad secreta (Libido Dominandi, Pág. 122). Se presume que tenía los mismos objetivos secretos que la B'nai Brith de subvertir, explotar y esclavizar.
Las cartas de Freud revelan que consideraba a sus pacientes unos idiotas. Se comparaba con el león de unos dibujos animados que solía ver y en los cuales el león examinaba su reloj a la hora de comer y preguntaba "¿dónde están mis negros?". Freud decía que sus pacientes eran sus "negros" (Jones, Pág. 116).
Al rechazar una invitación a viajar, Freud escribió que una paciente acaudalada "se podría llegar a curar durante su ausencia".
"Mi estado de ánimo depende mucho de mis ganacias. El dinero es mi gas hilarante".
Conocida como la "charla sanadora", el psicoanálisis es una estafa. Tal como lo describe Michael Jones, a cambio de los honorarios, la gente rica recibe la absolución por sus placeres culposos y el permiso para continuar con ellos.
Jones condiera que el psicoanálisis se basa en los rituales iniciáticos de los Illuminati y que es una forma de control mental.
"Ambos se basaban en que el paciente o adepto haga un profundo, cuasi confesional 'examen de conciencia' durante el cual confiesan al controlador Illuminati o al psicoanalista los detalles de su vida personal, lo que más tarde podría ser utilizado en su contra. Tanto el Iluminismo como el psicoanálisis terminaron siendo formas encubiertas de control psíquico, por medio del cual el controlador llega a conocer la pasión dominante de los adeptos y de esa manera los manipula"
El punto crucial es que los psicoanalistas, conciente o inconcientemente, son parte de esta sociedad satánica secreta. El verdadero objetivo de los Illuminati es enfermar a la gente y sacarles el dinero. Esto también explicaría la razón por la cual los psiquiatras inician a millones de personas, incluso a niños, en el consumo de drogas (Ver además: "The Soviet Art of Brainwashing"; http://www.savethemales.ca/000530.html).
El modelo de la sociedad secreta puede aplicarse a la profesión médica en su totalidad, como también a otros campos.
Freud fue el precursor de Alfred Kinsey, el pervertido que se mató tratando de masturbarse. Kinsey elaboró su famoso informe patrocinado por Rockefeller, con los patrones de comportamiento de sus compañeros homosexuales. De esta manera, convenció a los estadounidenses que la infidelidad y la perversión eran la norma.
De modo semejante, Freud tuvo una aventura con su cuñada, Minna Bernays, quien quedó embarazada. Sus teorías psiquiátricas sobre el incesto y el sexo fueron intentos de exonerarse a sí mismo. Irónicamente , Adam Weishaupt, el fundador de los Illuminati, también dejó embarazada a su cuñada.

Conclusión
Sigmund Freud muestra que la cultura moderna está controlada por un culto satánico, para degradar y esclavizar a la humanidad. Fuimos drogados en nombre de la ciencia y la medicina.
Los satanistas promueven el exceso sexual y la perversión a fin de esclavizar a la humanidad. "Todo vale" es su santo y seña. Freud dió vía libre a la sociedad para el desenfreno (el paradigma del cerdo salvaje).
El sexo libre pisotea el matrimonio y la familia, instituciones necesarias para la salud y estabilidad social. Rebaja toda relación humana al mínimo común denominador: el sexo. Presenta al sexo y las "relaciones" como la única puerta al desarrollo personal y la felicidad.
Durante los últimos 200 años, el progreso y el iluminismo se han medido en términos del mayor libertinaje sexual, hasta hoy nos arrodillamos ante las payasadas obsenas de los desfiles del obeso y desnudo "orgullo gay".
Esto es el "progreso" en términos satánicos. Somos víctimas de una conspiración diabólica multi-generacional que es cada día más desacarada.
Agradezco a Richard Evans por su valiosa investigación.

Notas del Director:
(1) Herejía judía sabatea, sabateanos; es un término complejo general que se refiere a una variedad de seguidores de los discípulos y creyentes en Sabbatai Zevi (1626-1676), un rabino judío que fué proclamado como el Mesías en 1665 por Nathan de Gaza. Un gran número de judíos de la diáspora aceptaron sus pretensionesd mesiánicas, incluso después de que se convirtiera en un apóstata judío con su conversión al Islam en 1666. Los seguidores de Sabbatai Zevi, tanto durante su "mesianismo" como después de su conversión al Islam, son conocidos como sabateanos.
(2) Isaac Luria, (1534 - 1572) (en hebreo: Yitzhak Lurya), también llamado Shlomo Ben Itzjak Ashkenazi (Isaac ben Salomón Luria). También conocido como "El Ari", "Ari-Hakadosh", o "Arizal", que significa "El León", fue uno de los más importantes rabinos y místicos judíos en la comunidad de Safed en la Galilea, región de la Palestina Otomana. Es considerado como el padre de la actual Cábala. La interpretación de sus enseñanzas sobre la Cábala es conocida como la Cábala Luriánica. Entre otras cosas, esta última describe las nuevas doctrinas de los orígenes de la Creación y su rectificación cósmica, así como un nuevo paradigma descriptivo de anteriores enseñanzas cabalísticas.

Traducción: Patria Argentina. (Reproducción del artículo "Freud's Part in Our Satanic Possession", publicado el 29 de agosto de 2010 en el sitio de Internet: http://www.henrymakow.com/freud_sabbatean.html
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario