viernes, 11 de mayo de 2012

Estudios de genética judía y el doble estándar racial.




 
En un intento por determinar como el pueblo judío difiere de los no judíos, científicos israelíes han llevado a cabo estudios que muestran que los judíos como grupo difieren significativamente de los no-judíos en un sentido genético- biológico(1). Como pronto mostraremos, esta información se usará para discriminar a los no-judíos.
Lo que es incluso más interesante de este tipo de proyectos de investigación es que resaltan la hipocresía del doble estándar que está profundamente asentado en grandes segmentos de la sociedad. Es social y moralmente, para los judíos, llevar a cabo investigaciones de esta índole . El antropólogo Roselle Tekiner sugirió que estas investigaciones sobre genética judía pueden estar motivadas por el deseo de justificar y de reforzar el nacionalismo sionista; la idea de una raza judía con un conjunto especial de genes judíos podría servir para unificar (más si cabe) a la judería mundial.(2) No hay una amplia y visible condena a este tipo de estudios, desde luego si las habría si hubiesen sido otros (no judíos) los que las hubiesen realizado. Es más, los judíos sionistas y sus adeptos gentiles serían los más vociferantes en la protesta, si por ejemplo, saliese a la luz pública que científicos alemanes o británicos están tratando de determinar como los nórdicos difieren de los judíos y los negros en un sentido genético biológico, para poder justificar políticas de discriminación racial.
El Dr. Jared Diamond es un prominente científico judío y columnista de NATURAL HISTORY. Recientemente ha vitoreado el libro “Genes, peoples anfd languages”, se trata de una nueva obra del Profesor Luigi Cavalli-Sforza, un popular experto en genética dedicado a “desmantelar” la idea de raza.
En sus libros Cavalli-Sforza promueve creencias del tipo; la clasificación de los humanos en razas ha resultado ser un ejercicio fútil, la constatación de esta realidad conducirá a la eliminación del “racismo” porque la creencia popular en la existencia de razas claramente definidas ha sido desacreditada.(3). Las felicitaciones de Diamond a Cavalli-Sforza se materializan en el “New York review of books”.(4) Pero el judío Diamond utiliza la hipocresía del doble estándar, ya que en un artículo aparecido en NATURAL HISTORY , Diamond diserta sobre los estudios genéticos que muestran como difieren judíos y no judíos, llegando a hacer afirmaciones del tipo: “ También hay razones prácticas en el interés por los genes judíos. El estado de Israel se ha gastado mucho dinero en el apoyo a la inmigración de judíos que eran minorías perseguidas en otros países. Esto nos lleva al problema de definir quien es judío”(4).
La implicación de este aserto es obvia. La elite sionista está planeando rechazar el derecho de una persona a asentarse en Israel si no posee “genes judíos”.
Con todo esto en mente consideremos el punto 4 del programa del NSDAP de 1920; “Nadie, fuera de los miembros de la nación, podrá ser ciudadano del estado. Nadie, fuera de aquellos por cuyas venas circule la sangre alemana, sea cual sea su credo religioso, podrá ser miembro de la nación. Por consiguiente ningún judío será miembro de la nación.(6) En términos comparados, sólo aquellos con “genes alemanes” podrían ser ciudadanos alemanes. Resulta que la política racial del NSDAP es similar a la que Diamond insinúa para Israel.
Diamond se opone a clasificar a los humanos en razas, pero si los clasifica en judíos y no judíos. Al parecer el Dr. Diamond se muestra favorable a la clasificación de judíos y no judíos en base a la posesión de un determinado conjunto de genes o no.
Es de vital importancia que el lector perciba como el doble estándar de Diamond al respecto de las clasificaciones raciales sirve a los intereses de la judería organizada; por un lado se tiende a minar el orgullo racial y la unidad racial entre negros, árabes, orientales y especialmente de los europeos no judíos, mientras simultáneamente se refuerza el sentimiento y la conciencia nacional judía.
Nuevas investigaciones basadas en el ADN, sugieren la existencia de lazos genéticos entre los judíos y el resto de pueblos de oriente medio. Los judíos actuales retienen una parte importante de su identidad racial, aquella que se forjó en el oriente medio, de acuerdo a un reciente estudio publicado en el PROCEEDINGS OF THE NATIONAL ACADEMY OF SCIENCES.(7) El estudio es realmente revelador; incluso después de centurias de exilio, los judíos de la diáspora se mantienen, en términos de medida de caracteres genéticos, más cercanos entre sí, y más parecidos (genéticamente) a palestinos, sirios y libaneses que a los pueblos entre los cuales han vivido.(8)
Este estudió muestra la afinidad de los judíos de la diáspora con aquellos que nunca emigraron permaneciendo en Palestina(9).
Vivimos en una sociedad, en la cual, cualquier manifestación o insinuación de racismo acarrea todo tipo de condenas, excepto cuando estás ideas racistas sirven a los intereses de la judería y de la ideología sionista.
Una vez más, el agudo lector se habrá percatado de cómo los hallazgos de este nuevo estudio se adaptan a las necesidades sionistas. Uno de los dogmas sionistas, es el del derecho que les asiste a volver a la tierra de sus ancestros con la cual tienen una religiosa relación que hunde sus raíces en la tradición bíblica. Pues bien, estos recientes estudios vienen a justificar y a legitimar los dogmas del sionismo. Ahora los judíos ya pueden decir: “ Los judíos no son extranjeros invasores en el territorio palestino, los estudios genéticos muestran que los judíos modernos tienen sus ancestros en Israel, por tanto, los judíos tienen derecho a retornar a la tierra de sus ancestros genéticos”.
Una de las premisas sobre las cuales fue construido el estado e Israel es la de que los judíos constituyen un único pueblo.(10) Es un hecho que los judíos están más unidos entre sí que con los pueblos entre los que viven.(11) Demos nos cuenta de cómo estos nuevos descubrimientos son usados para reforzar sus creencias.
Nosotros no condenamos este tipo de estudios, no los consideramos inválidos aunque su finalidad sea política, reforzamiento de los pilares del sionismo, todo lo contrario, los científicos deben seguir perfeccionando este tipo de estudios genéticos, pero sin la aplicación del doble estándar. Sabemos que esto último no será posible a corto-medio plazo, el nacionalismo blanco tiene vetado el acceso a estudios de este tipo. A pesar de ello, una de las conclusiones de estos estudios judaicos es que existe una clara diferencia racial ( a nivel genético ) entre judíos y europeos blancos, los judíos no sólo son extranjeros culturalmente hablando, sino que se trata de un elemento alógeno desde el punto de vista biológico.
 
•  (1)     Nature, March 21, 1985 , p.208.
•  (2)   Roselle tekiner, Samir Abed-Raboo, Norton Mezvinski, eds., Anti-zionism:Analitycal reflections (amana books, 1988), p.63-89
•  (3)   Cavalli-Sforza, Menozzi, Piazza. The history and geography of human genes (pinceton university press, 1994)
•  (4)   See New York review of books, april 13, 2000 , p.61
•  (5)   Natural history, november 1993, p.12
•  (6)   See Robert vexler´s Germany : A cronology and fact book: 1415-1972
•  (7)   The plain dealer (Cleveland), May 10,2000 , p.6-a
•  (8)   Lbid
•  (9)   Lbid
•  (10)  See Rabbi elmer Berger´s discussion in Tekiner, Abed-Raboo, Mezvinsky,p.11-14
(11) See anthropologist Tekiner´s discussion of this in Tekiner, Abed-Rabbo, Mezvinsky, p.77

No hay comentarios:

Publicar un comentario