lunes, 28 de mayo de 2012

La Mafia judía en América y otros artículos y videos


Semion Mogilevich, un judío líder de la mafia "rusa" y considerado uno de los hombres más peligrosos del mundo actual.
El término mafia judía se refiere a las organizaciones criminales lideradas por los judíos en los distintos países, en algunos casos siendo redes internacionales. Son particularmente famosas las de Rusia, Argentina, Estados Unidos y el propio Israel.
Algunas veces se usa erróneamente el término "mafia rusa" para referirse a la mafia judía y evitar así acusaciones de antisemitismo, sin embargo existen innumerables ejemplos de que la mafia rusa en realidad es judía, ejemplo de ello es el principal líder de la mafia "rusa" estadounidense Semion Mogilevich, judío ucraniano.

La Mafia judía en América

Por el Dr. William Pierce.
Prometí la semana pasada que les contaría con más detalle acerca de lo que los delincuentes judíos organizados están haciendo en los Estados Unidos, y eso es lo que haré hoy. Realmente, he discutido este asunto con ustedes algunas veces en el pasado, sobre todo en mi transmisión del 16 de mayo de 1998 titulada "Pagando a la Organizatsiya". Ha habido muchos nuevos acontecimientos en el crimen organizado judío durante los últimos años, y aunque los medios de comunicación de masas han evitado hablar cuidadosamente sobre estos acontecimientos, sin usar nunca la palabra "judío" y sólo refiriéndose a crimen organizado "ruso" cuando ellos mencionan el asunto de vez en cuando, un nuevo libro fue publicado hace unas semanas por Little, Brown, Cía que proporciona una actualizada y razonable introducción al tema del crimen organizado judío. Me referiré de vez en cuando al libro durante la transmisión de hoy. El título del libro es Mafiya Roja: Cómo la Mafia Rusa ha Invadido América.
Interesantemente, el autor del libro, Robert Friedman, es él mismo un judío, que justamente demuestra que cuando hay dinero para hacer, ya sea vendiendo libros o drogas, los judíos se enfrentarán unos con otros. Ciertamente, los gángsters judíos se enfrentan unos a otros bastante a menudo en el relato de Friedman. Tanto en Rusia como en los Estados Unidos, miembros de la mafia judía se ametrallan y se lanzan bombas más fácilmente hoy que los miembros de las bandas italianas disparaban en el Chicago de los años treinta. Y aunque Friedman adopta la norma standard de los medios de comunicación de referirse a los gángsters como "rusos", realmente no puede evitar revelar que casi todos ellos son judíos.
Por ejemplo, cuando hace un comentario sobre la repugnancia del FBI y de policía estatal y local para acabar con la llamada Mafiya "rusa" o incluso a investigarla, él nota, y cito: "... En general las agencias estatales y federales para el cumplimiento de la ley son renuentes a perseguir a los gángsters rusos, consagrando su energías en cambio a reprimir a los italianos... Y puesto que la mafia rusa es principalmente judía, se trata de una patata caliente política, sobre todo en el área de Nueva York". *fin de la cita--
Friedman incluso señala que la corriente principal de "respetables organizaciones" judías como la Liga de Anti-difamación de B'nai B'rith, han presionado a las agencias policíacas para ponérselo fácil a sus parientes de las bandas de criminales judíos, declarando que cualquier publicidad asociada con investigaciones o arrestos sería --citoó "fomentar el antisemitismo" y llevaría al público gentil a protestar contra la entrada continuada de gángsters judíos en los Estados Unidos procedentes de la Unión Soviética como "refugiados". Incluso después del derrumbamiento de la Unión Soviética en 1991, escribe Friedman, y cito de nuevo: "organizaciones judías continúan presionando al Departamento de Justicia para que ignore la amenaza representada por la mafia rusa. La Mafia rusa tiene la prioridad más baja, admitió Joe Valiquette portavoz del FBI durante una entrevista en 1992". *fin de la cita-- Bien, estoy seguro también de que no ha sido demasiado difícil presionar al Departamento de Justicia de Clinton para que sea bueno con los gángsters judíos, puesto que ellos han sido la fuente de tanto dinero de su campaña.
La mafia judia americana también conocida como "Kosher Nostra".
La Liga de Anti-difamación, por supuesto, tiene una larga historia de provechosas asociaciones con los jefes del crimen judíos y con el FBI, dando a los grupos de presión judíos una gran ventaja tirando de los hilos necesarios para proteger a los más importantes gángsters judíos de la persecución. Y no fue sólo la Liga de Anti-difamación la que protegió al flujo de canallas, extorsionadores, asesinos, narcotraficantes, tratantes de blancas y chantajistas todos judíos provenientes de Rusia. El sistema religioso judío en América hizo todo lo que pudo para facilitarles la entrada. Ése es un punto notable porque los gángsters judíos son retratados por los apologistas de los judíos como siendo escasamente judíos, judíos sin ninguna conciencia real de ser judío, mientras el sistema religioso judío se muestra como un pío manojo de rabinos, sobre todo, el sistema judío Ortodoxo. Realmente era en el sistema ortodoxo donde los gángsters obtuvieron sus conexiones más útiles.
Friedman señala que el primero de los padrinos de la mafia judía en los Estados Unidos, Evsei Agron, debía su carrera del crimen a Ronald Greenwald un rabino ortodoxo con conexiones políticas. El Rabino Greenwald había conseguido éstas trabajando para la campaña por la reelección de 1972 de Richard Nixon. Él era el embajador de Nixon en la comunidad judía. En los ochenta el Rabino Greenwald se convirtió en el boss (jefe) mafioso de Agron un judío think tank (literalmente tanque de pensamiento, una eminencia gris. N. del t.) Infiltrados en la mafia señalaron que la mayoría de los asuntos sucios de Agron eran planeados en la oficina de Manhattan del Rabino Greenwald. Uno de los principales miembros de la mafia en Toronto, Joseph Sigalov, es también uno de los líderes de la comunidad ortodoxa judía en Canadá y el editor de un influyente periódico ortodoxo.
Así, si estos gángsters judíos son invitados por buscadores de fondos del Partido Demócrata y sirven como consejeros a los comités de reelección republicanos y están bien enraizados en el sistema religioso ortodoxo judío, y si el FBI piensa que ellos realmente no son tan importantes como los gángsters italianos, quizá no debemos preocuparnos por ellos. Quizá ellos realmente no son tan malos tipos. Quizá ellos son simplemente buenos muchachos judíos que a veces caminan encima de la línea y quebrantan la ley.
Bien, los gángsters italianos no los ven de esa manera ciertamente. Un miembro de la banda de John Gotti en Nueva York fue grabado con un micrófono advirtiendo a un conocido:--cito--"Los italianos te mataremos. Pero los rusos están locos te matarán a ti y a toda familia". *fin de la cita-- Esta visión también es compartida por policías que han tenido que tratar con los judíos. Un policía de Nueva York le dijo a Friedman, y cito: "Los rusos son crueles y locos. Es una mala combinación. Ellos te dispararán sólo para ver si funciona su arma".
Uno de los principales gángsters judíos de los Estados Unidos, Monya Elson, era un asesino a sueldo, antes de que se hiciera un jefe de banda. Empezó asesinando ucranianos en Kishinev, su pueblo natal. Luego fue a Moscú y asesinó rusos. Luego vino a América y empezó asesinando americanos. Se jacta de que tiene más de 100 muertes en su haber. Y es no sólo que los judíos son más crueles, virulentos y sanguinarios que los miembros de la Mafia italiana. Son más inteligentes, bien organizados, bien protegidos políticamente y mucho más ambiciosos: mientras que la Mafia roba un millón de dólares, los judíos están robando mil millones. Finalmente, hay muchos más gángsters judíos en América que miembros de la Mafia italiana. A principios de los noventa había ya un núcleo de unos 5,000 duros gángsters judíos de la antigua Unión Soviética que operan exclusivamente en el área de Nueva York. Eso es más que los miembros de todas las familias de la Mafia italiana en los Estados Unidos.
Y los judíos continúan entrando a raudales en el país procedentes de Rusia. El flujo actual empezó hace casi 30 años, cuando los políticos corruptos en el congreso, trabajando con las principales organizaciones judías y los medios de comunicación judíos, promulgaron la legislación que abrió un sumidero para el hampa judeo-soviética hacia América. El fallecido Senador demócrata Henry Jackson quien nunca fue al baño sin conseguir el permiso de los judíos, acaudilló el esfuerzo para asegurar acuerdos de comercio entre los Estados Unidos y la Unión Soviética para un aumento en el flujo de judíos desde la Unión Soviética a los Estados Unidos.
Noe Trauman, jefe de la mafia judía argentina Zwi Migdal
El pretexto para conceder un estatus especial a los judíos, usando el poder económico de los EE.UU. para persuadir al gobierno soviético para permitirles a los judíos salir cuando ningún otro lo podía hacer, por permitir a los judíos que vinieran a los Estados Unidos sin la usual comprobación de inmigración --incluso teniendo los contribuyentes americanos que pagar la factura para traerlos aquí y luego pagar el alojamiento subvencionado, los vales de comida y otros beneficios especiales para ellos--todo esto estaba basado en el pretexto de que los judíos eran perseguidos en la Unión Soviética. Los medios de comunicación de masas describieron aquí a los judíos en la Unión Soviética como las víctimas principales del comunismo, en lugar de como sus creadores y sus principales beneficiarios. Esto es un ejemplo especialmente egregio de la técnica de la "gran mentira" de los judíos en la cual mienten descaradamente porque con su monopolio en el control de los medios de comunicación no hay nadie que pueda contradecirlos.
Friedman entrevistó a un gángster judío muy conocido en Miami, conocido por sus socios como "Tarzán". Su nombre real es Ludwig Fainberg. Vino a los Estados Unidos desde Ucrania, un país donde los nativos han odiado tradicionalmente a los judíos por muy buenas razones. Fainberg no es un judío religioso, pero es ciertamente muy judío, el tipo de judío al que el autentico ucraniano instintivamente desprecia. ¿Pero Fainberg fue perseguido en Ucrania? Difícilmente. Friedman informa, y cito: "Para Fainberg ser judío simplemente significó tener ciertos privilegios. "Los judíos eran las personas más ricas en el pueblo", me dijo. "Los judíos tenían los automóviles, los judíos tenían el dinero, los judíos vivían en buenos apartamentos. Estabamos bien. Mi madre tenía ropa de buena calidad y joyas. Íbamos de vacaciones una vez al año a Odessa, una ciudad estupenda con un paseo entablado y playas vistosas. Estaba lleno de gángsters y gentes del mundo del espectáculo. Era una ciudad con un sabor judío". ófin de la cita-- Fainberg está describiendo su vida como un judío en Ucrania en los años sesenta y setenta en la plenitud de la supuesta persecución de los judíos por el régimen comunista. Había persecución, bien, pero eran los ucranianos los que eran perseguidos por los judíos, no al revés.
La misma historia es contada por otros gángsters judíos. Marat Balagula, el padrino judío del crimen organizado que sucedió a Evsei Agron en Nueva York después de que este último fuera asesinado, también vino de Ucrania. Le dijo a Friedman, y cito: "los judíos tenían algunos de los mejores puestos en el país. Eran grandes artistas, músicos-- tenían mucho dinero". *fin de la cita--
El gobierno soviético aplastó a los disidentes de todas las razas, por supuesto, y esto incluyó a esos judíos que intentaron minar la política del gobierno en Oriente Medio porque la consideraban pro árabe, así como incluyó a los nacionalistas ucranianos y otros grupos étnicos separatistas. Pero no incluyó a los miembros de las bandas judías del crimen organizado que no eran disidentes. Los delincuentes judíos-- y los judíos generalmente--estaban felices con la situación en la Unión Soviética, porque les permitió aprovecharse de los rusos y ucranianos. Ellos ya estaban viviendo muy bien en la Unión Soviética cuando sus parientes judíos en los Estados Unidos abrieron la frontera de la Tierra Prometida para ellos, y aprovecharon la oportunidad de vivir incluso todavía mejor.
El derrumbamiento del comunismo volvió las cosas peor para los auténticos rusos y ucranianos, porque destruyó el orden en sus países y les permitió a los judíos desbocarse, robando y saqueando a voluntad. Pero esto no contrarió el deseo de muchos de ellos de venir a los Estados Unidos y robar y saquear más aun. Friedman cita a Boris Urov, antiguamente, el investigador principal de crímenes graves para el fiscal general ruso. Urov dijo, y cito: "Es maravilloso que el Telón de Acero haya desaparecido, pero era un escudo para el Oeste. Ahora hemos abierto las verjas, y esto es muy peligroso para el mundo. América está atrayendo a los criminales rusos. Nadie tendrá los recursos para detenerlos. Ustedes la gente en el Oeste no conocen a nuestra Mafiya todavía. La conocerán. La conocerán"! * fin de la cita--
El nombre del juego en la Rusia después de la disolución de la URSS en 1991 era "privatización". Fue alabada por los políticos comprados y los medios de comunicación controlados en el Oeste como un paso de gigante hacia una sociedad de libre empresa, con ineficazmente dirigidas empresas y recursos naturales poseídos por el Estado siendo vendidos a hombres de negocios privados quienes, estimulados por la búsqueda de beneficios, dirigirían todo mucho más eficazmente, resultando en un gran aumento en la productividad y prosperidad rusa. Eso era la teoría. Realmente, la privatización fue un saqueo masivo de la riqueza de Rusia por los judíos. Los burócratas judíos dentro del gobierno hicieron tratos de superfavor con los gángsters judíos fuera del gobierno que en cualquier caso eran los únicos ciudadanos con capital para comprar algo.
Todo lo que previamente se había poseído, en teoría, por todas las personas colectivamente y dirigido por el Estado terminó en las manos de los judíos, y el pueblo ruso no tenía nada, ni incluso en teoría. En lugar de convertirse en más próspera, la economía rusa ha caído todos los años desde el fin del comunismo en 1991. El pueblo ruso ha sido reducido a un estado de mendicidad. Mientras los campesinos rusos y ucranianos se matan el uno al otro luchando por unas patatas en los campos, en Moscú, San Petersburgo y Odessa los judíos cruzan los bulevares en sus Mercedes, luciendo diamantes y pieles, y comiendo en restaurantes de lujo dónde una comida cuesta más de lo que un ruso gana en un mes, y patrocinando el sexo en clubes abastecidos con bonitas mujeres rusas.
Los judíos ni siquiera están intentando usar la riqueza robada de Rusia para invertirla en el país que dejaron atrás. Como una plaga de langostas han devorado todo lo que pudieron, y el resto se lo han llevado fuera del país. Cientos de billones de dólares de capital ruso son sacados fuera del país todos los años por los judíos en un saqueo continuo. Es no sólo que ellos quieren ser las personas más ricas en una rejuvenecida Rusia capitalista. Su codicia es completamente destructiva. Es una operación de toma y corre. Cuando el gobierno americano, a través del Fondo Monetario Internacional, envía billones de dólares en préstamos a Rusia, simplemente desaparecen. Las ardillas judías se lo llevan, y nunca es visto de nuevo en Rusia. Y aquí los políticos pretenden que no saben lo que está pasando.
Pero ellos saben lo que está pasando. Los espías de la CIA envían un continuo flujo de informes a Washington. Ellos informaron que Boris Yeltsin y los que le rodean estaban todos en el asunto y eran controlados por la Organizatsiya. Pero la administración Bush y luego la administración Clinton pretendía no saber. Todo de lo que los bu****as y los clintonistas se preocuparon sobre Yeltsin era de que se trataba del candidato que estaba siendo promovido por los judíos en Rusia--y claro, por los medios de comunicación controlados judíos de aquíó así que ellos lo promovieron también.
No sé si recuerdan cuando Yeltsin se estaba presentando para la reelección en 1996. Toda la gente judía de los medios de comunicación de aquí estaba sudando. Tenían miedo que un nacionalista ruso real, un patriota ruso, pudiera ganar. El gobierno Clinton hizo la promesa de más dinero para Rusia si Yeltsin ganaba. De hecho, Bill Clinton estaba haciendo campaña más firmemente para la reelección de Yeltsin de lo que Yeltsin hacía.
Les diré lo que habría pasado si un honrado e inteligente nacionalista ruso hubiera ganado en lugar de Yeltsin. Habría reemplazado los líderes claves en el Ejército y la policía con personas en quien él confiaría. Habría hecho esto cuidadosa pero rápidamente. Y entonces habría cerrado las fronteras de Rusia e interrumpido las comunicaciones con el resto del mundo durante quizás 48 horas. Al final de ese tiempo allí no habría quedado un judío o un colaborador de los judíos vivo en toda Rusia. La Iglesia Ortodoxa rusa le haría un santo, y el pueblo ruso lo recordaría con gratitud y afecto durante tanto tiempo como la nación rusa durara. Pero claro, con todos los medios de comunicación controlados judíos en Rusia apoyando fuertemente a Yeltsin, y con el masivo fraude electoral, Yeltsin fue reelegido, y el saqueo de Rusia continuó.
Mafiosos judíos americanos.
Y en América la mafia judía ha continuado consolidando su poder. El gángster de Miami, Ludwig Fainberg, realmente estaba deleitándose cuando le explicó a Friedman la diferencia entre la situación de los judíos en Rusia y la situación en America y lo que los gángsters judíos tienen en mente para este ultimo país. Los judíos de Rusia son hábiles depredadores, explicó. Ésa es la manera que ellos han sobrevivido a las duras condiciones allí durante siglos. Pero los americanos son blandos y confiados, como la oveja, lista para ser esquilada y sacrificada. Las leyes americanas sólo están hechas para ser quebrantadas por los judíos.
Un detective de la policía de Nueva York se lamentó a Friedman, y cito: "¿Por qué somos víctimas de no-ciudadanos que pueden huir a Israel o Rusia y no puede pedirse su extradición? Los gángsters rusos me han dicho que ellos han venido aquí para dejar a nuestro país seco... ¿Cómo ha hecho la mafia rusa para volverse tan fuerte? Ellos están en el fraude del seguro social, del Seguro médico del Estado, y del Medicaid (cuidados médicos gratuitos. N. del t.). ¿Por qué todo servicio de ambulancia en Brooklyn está dirigido por la mafia rusa? ¿Por qué tantos de sus doctores practican sin licencia? Ellos han invadido Wall Street desde las salas de calderas a las casas de corretaje. Nada es demasiado pequeño para ser robado por ellos. Incluso los tipos multimillonarios que están en el fraude del Seguro médico del Estado tienen que tener sus vales de comida". *fin de la cita--
Agregaré dos comentarios al informe de Friedman sobre el crimen organizado judío en América. Primero, no se detendrá, sin tener en cuenta si Al Gore o George Bush consiguen la Casa Blanca este año. El FBI ha puesto esencialmente a la Mafia italiana fuera del negocio en los Estados Unidos durante la pasada década, pero no querrá hacer lo mismo con la Mafiya judía, y la razón es que los judíos tienen muchísimo más dinero a su disposición para corromper el sistema del que los italianos alguna vez tuvieron, y América está volviéndose rápidamente tan corrupta como Rusia.
De hecho, tengo una fuerte sospecha de que la razón por la que el FBI repentinamente hizo un esfuerzo por desarticular la Mafia italiana fue para hacerle sitio a los judíos. Los italianos y los sicilianos pensaron que ellos estaban bien asentados, pero los judíos triunfaron con un asidero mayor. En la clase de país que América se ha convertido desde la Segunda Guerra Mundial cualquier organización delictiva dirigida por hombres inteligentes con centenares de billones de dólares a su disposición para adulterar el sistema--y con la protección de los medios de comunicación de masas, no puede detenerse por la acción gubernamental. Se arrestarán gángsters judíos individuales, y se han arrestado en el pasado, pero la clase de firme acción necesitada para detener el frío crimen judío no se tomará.
Mi segundo comentario es que la Mafiya judía no opera en el vacío. Opera en conjunto dentro de la comunidad judía. Opera con el apoyo del sistema judío, desde la Liga Anti-difamación de B'nai B'rith a Hollywood y el New York Times. También opera con el apoyo del sistema cristiano, desde Billy Graham al Papa. Estos grupos de apoyo no armarán un alboroto si el FBI arresta un asesino a sueldo judío o uno o dos extorsionadores judíos ahora y más tarde, pero cualquier esfuerzo realista por desarticular todo el tinglado requiere tener todo el apoyo de grupos gritando al asesino sangriento. Para usar otras palabras, con lo que debemos tratar no es con un problema delictivo sino con un problema judío. El problema sólo se resolverá después de que este hecho sea generalmente comprendido. Entretanto, las ovejas americanas se tendrán que resignar a recibir un buen esquilado.
Gracias por estar de nuevo conmigo hoy
Lectura adicional: Friedman, Robert I., Red Mafiya: How the Russian Mob Has Invaded America, Little, Brown and Co., 2000 Simis, Konstantin, USSR: the Corrupt Society (The Secret World of Soviet Capitalism), Simon and Schuster, 1982 Brokhin, Yuri, Hustling on Gorky Street, ********, 19**
Retransmisión de American Dissident Voices del 22 de julio de 2000

¿Mafia Rusa o Mafia Judía ?

Por Andrés O.C para Nuevorden.net
Con la engañosa "Perestroika" puesta en marcha por el farsante Mikhail Gorbachev (sicario de la KGB y déspota del Kremlin, cuyo verdadero nombre hebreo es Moshes Khan), el Imperio Soviético entró en un astuto proceso de metamorfosis para evitar la Insurrección Popular Anticomunista en las Naciones cautivas y esclavizadas bajo el símbolo opresor de la hoz y el martillo.
Desde entonces, todas las estructuras políticas, económicas y militares creadas por el régimen socialista-colectivista de los Soviets pasaron al control de la mal llamada "Mafia Rusa". Y decimos "mal llamada", porque en realidad no se trata de ninguna "Mafia Rusa", sino de una verdadera Mafia Judía que desde Rusia tiende sus tentáculos sobre los Estados Unidos.
El F.B.I. relaciona a esa mal llamada "Mafia Rusa" con una operación de lavado de dinero procedente del tráfico de drogas. Se trata de 4.200 millones de dólares depositados en una cuenta del New York Bank a través de diez mil Transacciones entre Octubre de 1.998 y Marzo de 1.999.
Este descubrimiento ha llevado a otro : las relaciones existentes entre esa mal llamada "Mafia Rusa" y las guerrillas narco-terroristas de extrema izquierda que siembran la muerte y el luto en Colombia. El intermediario de esas relaciones delictivas es el tirano rojo Fidel Castro, que oprime al Pueblo Cubano a través de su tiranía marxista-leninista. Sin embargo, las Administraciones Norteamericanas — lo mismo las Liberales Demócratas que las Conservadoras Republicanas — han ocultado celosamente este hecho, lo que viene a demostrar, una vez más, que el sátrapa genocida del Caribe (judío por su rama materna) cuenta con la protección del Departamento de Estado de Washington desde su activa participación en aquellos sangrientos sucesos que la Historia registra con el nombre de "El Bogotazo".
Sin embargo, esta verdad irrefutable nunca se tratará en los Medios de Comunicación Social de los Estados Unidos, siempre al servicio del Establishment Sionista que domina y esquilma al Pueblo Americano.
La Mafia Judía que denunciamos, no sólo controla el tráfico de drogas existente entre Rusia y los Estados Unidos (pasando por toda Europa) sino que también controla una red de prostitución infantil y juvenil con destino a los burdeles de Israel. Por medios extraoficiales, ha llegado a conocerse que varios Rabinos han sido detenidos por el F.B.I. por haber convertido sus Sinagogas en centros de operaciones de ese repugnante comercio humano. Pero el Poder de Sión, desde su poderoso Kahal Financiero Supercapitalista de Wall Street, ha ordenado a sus lacayos de la Prensa, la Radio y la Televisión que guarden un silencio absoluto sobre esta noticia. Incluso ha obligado a las Autoridades Federales a poner en libertad a los Rabinos detenidos, para que sean "juzgados" según las "Leyes Talmúdicas" por la denominada "Suprema Corte Rabínica de América" en vez de por los Tribunales de Justicia de los Estados Unidos. Ya sabemos que esas "Leyes Talmúdicas" son racistas y conceden plenos derechos a los judíos para ofender, engaZar y daZar a los Cristianos. Por lo tanto, estamos seguros que esos Rabinos proxenetas y pederastas serán absueltos por sus hermanos de sangre y circuncisión y trasladados por órdenes del Sanhedrín a cualquier otra Nación Cristiana para continuar con sus actividades conspirativas y criminales.


Claro está, que si un Sacerdote Cristiano hubiera estado implicado en este sucio negocio, los Medios de Comunicación Social de los Estados Unidos — bajo el férreo control del Gangsterismo Kosher — hubieran dado la noticia en grandes titulares, de Costa a Costa, de California a Florida, de Puerto Rico a Hawaii. ¡ Hasta los esquimales de Alaska se hubieran enterado !

Pero nosotros, Patriotas Cristianos, no vamos a callar la verdad, porque no estamos dispuestos a convertirnos en cómplices por omisión de la deicida raza de Judea que tiene como pérfido objetivo la destrucción de la Civilización y la Cultura de Occidente y la implantación del llamado "Nuevo Orden Mundial".
Del mismo modo que la sanguinaria Revolución Bolchevique no fué hecha por los Rusos sino por los Judíos, la Mafia que actualmente lucra con el vicio y la degeneración de la Humanidad no es Rusa, ¡es Judía!
" Sólo la Verdad nos pondrá la Toga viril "

[editar] WikiLeaks denuncia la creciente influencia de la mafia israelí

Justin Raimondo Antiwar.com
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens y revisado por Caty R.

Me encanta ver como bostezan los eruditos ante las últimas revelaciones de WikiLeaks: “¡Oh! Esto no tiene nada de nuevo, todo es tan aburrido, ninguna prueba concreta, pasemos a otro tema”. Simplemente son perezosos: quieren que les entreguen “noticias sensacionales” a domicilio, todas bien empaquetadas y etiquetadas como tales. En resumen, no quieren ningún trabajo más allá del usual corta y pega. Por eso se les sigue escapando gran parte del material verdaderamente suculento que viene de WikiLeaks.
Tomemos, por ejemplo, este pasaje de un cable del 15 de mayo de 2009 titulado “¿Israel, tierra prometida para el crimen organizado?”, enviado por la embajada de EE.UU. de Tel Aviv, que trata de la creciente influencia del crimen organizado israelí.
“Sólo en marzo de 2009, Zvika Ben Shabat, Yaacov Avitan, y Tzuri Roka solicitaron visas para asistir a una ‘convención relacionada con la seguridad en Las Vegas. Según informes de los medios locales de comunicación los tres tenían que ver con el crimen organizado. El autor solicitó a los interesados que suministraran informes policiales sobre antecedentes criminales en Israel, ya que sin esa evidencia no existe inhabilitación automática de los relacionados con el crimen organizado. Afortunadamente ninguno de los tres ha continuado con la adjudicación de sus solicitudes. No obstante, es lógico suponer que muchas personas conocidas por [pertenecer al] crimen organizado tienen visas de turista válidas para EE.UU. y viajan libremente.”
¿Qué hacen personajes del crimen organizado en una “convención relacionada con la seguridad” en Las Vegas? Bueno, parece que el señor Zvika Ben Shabat es presidente del "H.A.Sh Security Group," una compañía israelí que ofrece servicios de seguridad en todo el mundo. Por cierto, acaba de firmar un acuerdo para iniciar una sociedad conjunta con la gigantesca Micro-Technologies de India, una compañía que se describe como sigue:
“Micro Technologies fue establecida por el Dr. [P.] Shekhar, persona encargada por el gobierno indio del avance y desarrollo del campo de la tecnología y del software en India (Primer director de Software del Technology Park en India), su compañía se ocupa del desarrollo de tecnologías y ya está activa en numerosos mercados de todo el mundo, entre ellos los de: Dinamarca, Bélgica, Italia, Nueva York, Japón, Singapur, Sudáfrica, Kenia, Nigeria, Sri Lanka y otros. La compañía tiene tecnologías de seguridad para la identificación y monitoreo de teléfonos celulares, vehículos, estructuras, ordenadores, infraestructuras y tecnologías WIFI.”
En otras palabras, se especializan en fisgonear, también conocido como espiar. El primer proyecto de Micro Technologies/H.A. Sh Security Group es un “centro de comando y control” que se construirá en Mumbai, India. En cuanto a la especialidad del H.A.Sh Security Group, bueno, para empezar eche un vistazo a estos videos en YouTube: aquí, aquí, y aquí. E infórmese de quién es el presidente de H.A.Sh Security: no es otro que el general retirado Dan Ronen, con el siguiente curriculum vitae:
"2001-2003 – Policía de Israel: Jefe de la División de Operaciones, con el rango de general: Coordinación de actividades de todas las unidades policiales en el campo operativo; coordinación con el Servicio General de Seguridad y unidades de las FDI (ejército israelí) en la batalla contra el terrorismo; 2004-2007 – Policía de Israel: comandante de la Región Norte (la mayor región policial); responsable de dirigir y comandar las fuerzas y sistemas generales durante la segunda Guerra del Líbano, en misiones que incluían la defensa de los residentes en el frente interior norte; áreas de experiencia: Combate contra el terrorismo y atacantes suicidas, coordinación y operación de organizaciones de emergencia y rescate, combate contra el crimen y organizaciones criminales.”
El general Ronen es mencionado como presidente de H.A.Sh Security Group, y al señor Ben Shabat se le describe de varias formas, como presidente, vicepresidente y director. ¿Por qué entonces uno de los antiguos máximos policías de Israel tiene una relación empresarial con un conocido miembro de la mafia israelí?
¡Las mentes inquisitivas quisieran saberlo!
Ominosamente, el cable se lamenta a continuación del hecho de que ya no se impide automáticamente que personajes del crimen organizado israelí entren en EE.UU. debido al cambio en las reglas. El autor, un tal Cunningham, señala en un comentario adjunto titulado “el CO [Crimen Organizado] se desliza entre las grietas consulares”.
“Ante el creciente alcance y los métodos letales del CO israelí, es motivo de mucha preocupación para el autor que se bloquee el viaje de conocidos personajes del CO a EE.UU. Mediante la colaboración de autoridades de mantenimiento del orden israelíes y estadounidenses, el autor ha desarrollado una amplia base de datos y fijado métodos de observación de personajes del CO y sus soldados de a pie. A pesar de ello, los casos mencionados de visados demuestran los desafíos que han surgido desde la terminación de Visas Shark en septiembre de 2008. A diferencia de grupos del CO en la antigua Unión Soviética, Italia, China y Centroamérica, la aplicación de INA 212(a)(3)(A)(ii) contra el CO israelí no es autorizada específicamente por el Manual de Asuntos Exteriores 40.31 N5.3. Por lo tanto, los israelíes de los que se sabe que trabajan para o pertenecen a familias del CO no son descartados automáticamente para viajar a EE.UU.”
"Visas Shark" al parecer era un programa que excluía efectivamente de EE.UU. a personajes del crimen organizado, y su fin se señala en este caso: en vez de eso, ahora la embajada debe pasar por un complejo procedimiento burocrático para poder excluir a un presunto miembro del crimen organizado. Primero, el funcionario consular tiene que determinar que existe una “sospecha razonable” para identificar a un miembro de un sindicato del crimen organizado, y luego el asunto vuelve a la “Oficina de Legislación, Regulaciones y Ayuda Consultiva”, que entonces determinará si existe una “razón para creer” la información negativa sobre el solicitante. Se enumera toda una lista de posibles “razones para creer”, incluyendo “Reconocimiento de la calidad de miembro por parte del individuo…; trabajo activo para impulsar los objetivos de la organización de una manera que sugiera una afiliación cercana; recepción de apoyo o reconocimiento financiero de la organización; determinación de la calidad de miembro por un tribunal competente; declaración de las autoridades locales o estadounidenses de mantenimiento del orden de que el individuo es miembro; asociación frecuente con otros miembros; exhibición voluntaria de símbolos de la organización y participación en actividades de la organización, aunque sean legales.”
Sin embargo, el autor del cable determinó la conexión de los señores Ben Shabat, Avitan, y Roka con el crimen organizado gracias a informaciones en los medios. ¿Basta para tener una “razón para creer”? Hay que preguntar a la Oficina de Legislación, Regulaciones y Ayuda Consultiva qué es lo que debe hacer nuestra embajada de Tel Aviv (y por supuesto nuestras embajadas de todo el mundo) antes de que se pueda negar una visa a un solicitante sobre esa base.
No es que la mafia israelí haya tenido algún problema en el pasado para entrar a EE.UU. –ni para demostrar su presencia-. Como informó Carl Cameron de Fox News el 17 de diciembre de 2001:
“Los Angeles, 1997: Una importante investigación local, estatal y federal se atasca. Los sospechosos: el crimen organizado israelí con operaciones en Nueva York, Miami, Las Vegas, Canadá, Israel y Egipto. Las imputaciones: tráfico de cocaína y éxtasis; y sofisticado fraude administrativo con tarjetas de crédito y ordenadores.
“El problema: según documentos clasificados de mantenimiento del orden obtenidos por Fox News, los tipos malos tenían bajo vigilancia los dispositivos de llamada, teléfonos celulares, incluso los teléfonos privados de los policías. Los que fueron atrapados admitieron que tenían cientos de números y que los utilizaban para evitar su arresto.
“Eso comprometió las comunicaciones de mantenimiento del orden entre detectives de LAPD [Departamento de Policía de los Angeles] y otros funcionarios asignados al mantenimiento del orden que trabajan en diversos aspectos del caso. La organización descubrió comunicaciones entre detectives de la división de inteligencia del crimen organizado, el FBI y el Servicio Secreto.
“El choque se extendió de la DEA al FBI en Washington, y luego a la CIA. Una investigación del problema, según documentos de las organizaciones de mantenimiento del orden, concluyó: ‘La organización tiene aparentemente un amplio acceso al sistema de bases de datos para identificar información personal y biográfica pertinente.’”
El sector militar de alta tecnología de Israel vive un auge en medio de una recesión baja económica mundial, y la industria de “seguridad interior” es algo en lo que han llegado muy arriba, como bien sabe el gobernador Ed Rendell de Pensilvania. Rendell los contrató para supervisar la seguridad de Pensilvania –hasta que se reveló que estaban espiando a grupos legales de ciudadanos que protestaban contra la construcción de una planta local de energía-. Empresas de “seguridad” israelíes operan en todo EE.UU., así como en el exterior, en aeropuertos e instalaciones gubernamentales, y si el crimen organizado israelí es ahora un factor en esa exitosa industria, eso constituye –o debería constituir– un gran problema de seguridad.
La investigación de Cameron en Fox News sobre el espionaje israelí en EE.UU. pareció establecer una conexión entre el gobierno israelí y la mafia israelí y, gracias a WikiLeaks, ahora vemos que el vínculo es visible. La conexión del general Ronen y Ben Shabat, a través del H.A.Sh Security Group, muestra que el reportaje de Cameron se basaba en algo más que una simple sospecha. En vista de la información adicional suministrada por ese cable, es razonable creer que un segmento corrupto del establishment militar-seguridad de Israel ha entrado literalmente en negocios con el crimen organizado israelí.
Si eso no es inquietante –y de interés periodístico– no sé qué puede serlo. Sin embargo nuestros despreocupados eruditos, y “periodistas”, que quieren que les sirvan una historia en bandeja de plata, se quejan de que en realidad no hay nada nuevo en los cables de WikiLeaks.
Es porque no lo buscan.

La "Kosher Nostra" o El Hechizo de un Gángster

Por Corrado Auguias
La mayor parte de la gente no oyó hablar nunca de los gángsters judíos. Ni siquiera cree que hayan existido. La sola idea de un gángster judío contradice la imagen de los judíos como criaturas de oficio, de los sets cinematográficos, o bien escritores, corredores de bolsa, vendedores de ropa, músicos; cualquier cosa menos un tipo que persigue un transporte de caudales ametralladora en mano.
Sergio Leone tal vez sea el único que haya intentado pintar un gran retrato en su ya mítica realización cinematográfica "Erase una vez en América". Otro precedente famoso data del año 1925 cuando, en El gran Gatsby, Scott Fitzgerald se inspira en Arnold Rothstein para crear a su Meyer Wolfshien. Es un personaje de Nueva York... de Broadway, dice Gatsby al narrador Nick Carraway. ¿Es actor?, pregunta Nick. No, ¿Es dentista?, ¿Meyer Wolfshien? No, es un jugador. Gatsby agrega luego con tono conspirativo: Es el hombre que alteró la Serie Mundial (de béisbol) de 1919.
En el libro Tough Jews, su autor Rich Cohen escribe la historia como una narración épica. Es verdad que los héroes de los que habla terminaron acribillados en plena calle, murieron en la silla eléctrica o terminaron gordos y fláccidos en algún chalet de Miami, viviendo siempre con el temor de que su existencia pudiera poner nervioso a alguien. Si bien hace honor a la verdad y a lo políticamente correcto, para aquellos hombres llamados Arnold Rothstein, Meyer Lansky, Lepke Buchalter, Gurrah Shapiro, etc., Cohen usa las mismas categorías que utilizaba en su momento otra gran mafia, la italiana: gente que la sociedad blanca, anglosajona y protestante había rechazado y que, no pudiendo ingresar por la entrada principal, daba un rodeo y entraba por la puerta trasera haciéndola saltar al mismo tiempo por los aires.
Luego están todas aquellas cosas que hacen que un libro se lea de un tirón: la escritura propia de un thriller, una excelente reconstrucción histórica, una gran capacidad narrativa y una vena nostálgica que no se oculta demasiado. La figura más fascinante de estas páginas es la de Arnold Rothstein, el gángster que hechizó a Fitzgerald y también sedujo a Sergio Leone. Abraham, su padre, tenía un negocio y una pequeña empresa textil. Su prudencia le había valido el apodo de Abe el Justo. Arnold lo engañaba a más no poder: a los quince años empezó a escaparse de su casa; las cosas que más le gustaban eran los naipes y los dados: salones repletos de humo, noches agitadas, apuestas, gritos, armas, caballos, bailarinas. Un día se presentó en su casa con una chica con la que, según dijo, quería casarse. A las preguntas de Abe, ella contestó que no tenía intenciones de convertirse al judaísmo. El anciano sacudió la cabeza y dijo: les deseo que sean felices. Cuando se fueron cubrió los espejos y comenzó a leer el kaddish. Para él, era como si su hijo se hubiera muerto.
El ingreso de Arnold en la aristocracia de la mafia no está signado por las armas ni el dinero, sino por el billar. Un día le organizaron un partido arreglado con un tal Jack Conway, de Filadelfia, que debía ser el mejor jugador profesional del Este. Arnold hizo el primer tiro a primera hora de la tarde del jueves. Los gángsters más importantes de Nueva York estaban presentes. Los amigos de Conway aceptaban apuestas de cualquiera que estuviese tan loco como para apostar a Arnold que, a su vez, apostaba a sí mismo. Al amanecer del sábado, cuarenta y cinco horas después, los hombres de Conway debían diez mil dólares y a primera hora de la tarde la noticia había llegado a todas las bandas de la ciudad: una consagración.
Rothstein empezó a ganar dinero administrando casinos y poniéndose bajo el ala protectora de Big Tim Sullivan, el jefe político irlandés que controlaba el Lower East Side, distribuyendo pavos el día de Acción de Gracias y haciendo regalos de casamiento a quien quisiera aceptarlos. Tenían un buen acuerdo: Sullivan garantizaba a Arnold protección ante la ley, y Arnold financiaba su actividad política. En poco tiempo, Rothstein era el financista del hampa. Fue el primer gángster que no se diferenció en nada de cualquier hombre de negocios de la ciudad: ni por su vestimenta, ni por sus modales, ni por su acento. En el otoño de 1920 lo contactaron dos pequeños expendedores, Waxey Gordon y Maxie Greenberg, que creían haber ideado un modo de violar la ley que prohibía las bebidas alcohólicas. Al prohibir la venta y el consumo de alcohol, el gobierno puso un negocio legal en manos de delincuentes. Rothstein fue el primero en comprender que ese comercio podía transformar a un gángster inteligente en algo bastante similar a un consejero de estado.
Los años que dejarían su impronta en la literatura, el cine y la música, comenzaron con un barco que llegó de Inglaterra cargada de whisky y ancló en Montauk, en el extremo oriental de Long Island. Rothstein compró seis lanchas más veloces que las de la Guardia Costera. Dispuso de una serie de camiones y destacó los hombres necesarios para conducirlos y defenderlos, todos ellos judíos o italianos. Sobornó a los policías de la ruta por la que el whisky llegaría de Montauk a un depósito de Brooklyn. Se trataba de una empresa comercial tan compleja como una industria, pero mucho más peligrosa. Las cosas salieron bien y Arnold empezó a ser conocido como Mr. Big (Sr. Grande) o también The Brain, el cerebro.
Del juego de azar se extendió luego a las finanzas y a las apuestas. Terminó como suelen terminar los grandes criminales: una muerte violenta y misteriosa a los cuarenta y seis años de edad. La noche del 4 de noviembre de 1928 lo encontraron baleado en la escalera de servicio del Central Park Hotel (actualmente es el New York Sheraton) en la calle 56. Cuando la policía le preguntó quién había sido el responsable, contestó en su mejor estilo: No pienso hacer comentarios sobre los hechos, ya me voy a ocupar de ello.
Agonizó durante unos días en los que el delirio hizo presa de él. A su entierro asistieron todos los personajes importantes de su entorno. En primera fila estaba su padre, Abraham. Por segunda vez recitaba el kaddish por su hijo.
El libro de Rich Cohen tiene 30 o 40 historias de mafiosos judíos y llega hasta la Segunda Guerra Mundial. Se refiere al momento en que se aliaron las dos mafias, la italiana y la judía, y dice que cuando alguien rompió los pactos, llovieron balas como caen las castañas en otoño.
Muchas de las cosas que sabemos sobre aquellos hombres y aquellos años, las conocemos debido a que, en determinado momento, algunos gángsters se convirtieron o se los obligó a hablar. El primero fue un tal Abe Reles, el primer informante. Muchos siguieron sus pasos. En pocas semanas los Federales se hicieron de nombres, cifras y datos.
Según Rich Cohen, Reles y los otros se comportaron un poco como Flavio Josefo, el judío que después de haber luchado contra Roma se convierte en ciudadano romano y escribe La guerra de los judíos: Al igual que el libro de Flavio Josefo, sus historias son lo único que contiene el pasado, que ilumina una parte confusa de la historia judía. Al final de cuentas, los informantes aniquilaron a sus amigos, pero permitieron que sobreviviera una leyenda.
Nazis en EEUU
En el año 1935 el Partido Nazi era legal en los EEUU y efectuaban grandes desfiles y demostraciones públicas dentro del marco de legalidad. Fue así que reunieron casi 30 mil personas en el Madison Square Garden. Fue la oportunidad en que Bugsy Siegel, uno de los mafiosos judíos más duros, dio la orden de matar a Goebbels que se encontraba en el lugar. El plan falló. Pero demuestra que los judíos de la Kosher Nostra, tenían muchísima claridad política e histórica...
La Kosher Nostra
Se denominó Kosher Nostra a la mafia judía norteamericana. Ese tipo de organizaciones - o quizá con mayor precisión, 'movimientos sociales delictivos' - eran gangters de Nueva York, liderados a principios de siglo por Monk Eastman, 'Big' Jack Zelig, Vach Lewis, llamado también 'Ciclón Louie', Max Zwerbach.
Compitieron con los italianos por el control del espacio mafioso de Nueva York. Eran, también, un resultado de la ghettización, un componente fundamental en la socio-etnografía norteamericana. La mafia judía no era un fenómeno exclusivamente neoyorkino. Una de las bandas más importantes fue la 'pandilla púrpura' de Detroit.
Los gangsters judeoamericanos participaron de negocios ilegales. Controlaron espacios importantes en la burocracia sindical, predominantemente en el sindicato del vestido y en el sindicato del transporte. La presencia judía en la mafia y en circuitos de tráfico ilegal, fue siempre un motivo para los antisemitas y los discursos antiinmigración.
La primera asociación ilícita judía se conoce en el año 1900 en el gheto judio de New York. Allí surge la banda denominada Mano Negra Yidish, dirigida por Jacob Levinsky, Charles Litoffsky y Joseph Toplinsky.

Lista de mafiosos judíos americanos

  • Hyman Amberg (1902-1926)
  • Joseph C. Amberg (1892-1935)
  • Louis "Pretty" Amberg (1897-1935)
  • Moses Annenberg (1877-1942)
    Meyer Lansky.
  • David Berman (1903-1957)
  • Otto "Abbadabba" Berman (1889?-1935)
  • Abe Bernstein (c. 1892-1968)
  • William Morris Bioff (1900-1955)
  • Charles Birger (1881-1928)
  • Alex "Shondor" Birns (1907-1975)
  • Herbert Blitzstein (1934-1997)
  • Ike Bloom (1865-1930)[4]
  • Isadore "Kid Cann" Blumenfeld (1900-1981)
  • Louis "Lepke" Buchalter (1897-1944)
  • Mickey Cohen (1914-1976)
  • Louis Cohen (1904-1939)
  • Moe Dalitz (1899-1989)
  • Stanley Diamond (b. 1940)
  • Monk Eastman (1873-1920)
  • Maxie Eisen
  • John Factor (1892-1984)
  • Ludwig "Tarzan" Fainberg (b. 1958)
  • Benjamin "Dopey Benny" Fein (1889-1977?)
  • Irving Feinstein (1910-1939)
  • Abraham Friedman (1897-1939)
  • Isadore Friedman (d. 1939)
  • Martin Goldstein (1905-1941)
  • Waxey Gordon (1886/1889-1952)
  • Gus Greenbaum (1894-1958)
  • Harry Greenberg (d. 1939)
  • Max "Big Maxie" Greenberg (1883-1933
  • Jake "Greasy Thumb" Guzik (1886-1956)
  • Gyp the Blood (1889-1914)
  • "Kid Dropper" Nathan Kaplan (1891/1895-1923)
  • Phillip Kastel (1893-1962)
  • Harry Keywell (d. 1997)
  • Philip Kovolick (1908-1971?)
  • Whitey Krakow (d. 1941)
  • Louis Kravits (fl. 1933-1939)
  • Martin Krugman (1919-1979)
  • Hyman Lamer (fl. 1959-1974)
  • Abe Landau (1898-1935)
  • Meyer Lansky (1902-1983)
  • Red Levine (1920s-1930s)
  • Samuel Levine (1903-)
  • Vach "Cyclone Louie" Lewis (d. 1908)
  • William Lipshitz
  • Seymour Magoon (d. 1940)
  • Harry Maione (1908-1942)
  • Hyman "Pittsburgh Hymie" Martin (1903-1987)
  • Samuel "Nails" Morton (1894-1923)
  • Jacob "Little Augie" Orgen (1894/1901-1927)
  • Philip "Pinchy" Paul (d. 1914)
  • Abe "Kid Twist" Reles (1906-1941)
  • Harry Rosen (fl. 1920-1950)
  • Chris Rosenberg (1950-1979)
  • Bernard Rosencrantz (d. 1939)
  • Frank "Lefty" Rosenthal (b. 1929)
  • Joseph "Joe the Greaser" Rosenzweig (1910s)
  • Lou Rothkopf[3][5][4][6]
  • Arnold "The Brain" Rothstein (1882-1928)
  • Harry "Doc Jasper" Sagansky (1897-1997)
  • Dutch Schultz (1902-1935)
  • Moe Sedway (1894-1952)
  • Bugsy Siegel (1906-1947)
  • Irving, Meyer and William Shapiro (fl. 1931-1934)
  • Jacob "Gurrah" Shapiro
  • Charles "King" Solomon (d. 1933)
  • Johnny Spanish (1891-1919)[3][7]
  • Joseph "Doc" Stacher (1902-1977)
  • Harry "Pittsburgh Phil" Strauss (1909-1941)
  • Albert "Tick-tock" Tannenbaum (1930s)
  • Benjamin Tannenbaum (1906-1941)
  • Abraham Telvi (1934-1956)
  • Harry Tietlebaum (1889-)
  • Joseph Toplinsky (1879-)
  • Abraham Weinberg (1897-1935?)
  • George Weinberg (1901-1939)
  • Emanuel Weiss (1906-1944)
  • Samuel Weiss (1904-)
  • Jack "Big Jack" Zelig (1882-1912)
  • Jack Zuta (1888-1930)[4]
  • Max "Kid Twist" Zwerbach (d. 1908)
  • Abner "Longy" Zwillman (1889/1891-1959)

Video

Noticia: La 'Mafia' israelita traficante de órganos humanos

La 'Mafia' israelita traficante de órganos humanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario