jueves, 6 de junio de 2013

El Paganismo Como Concepcion del Mundo de Raul Bau





Hablar de paganismo es usar una de esas palabras que pueden significar muchas cosas, y más entre los camaradas que podemos llamar ‘de alternativa’.
Y a la vez que mal se comprende lo que es en su esencia el paganismo, convertido desde una especie de mística vikinga a una espiritualidad guerrera, cuando no en una secta de neuróticos con aspiraciones a volver a la prehistoria, cuando el paganismo es algo más, mucho más que esa simple faceta.
EL PAGANISMO NO ES VOLVER AL PASADO
Una de las consideraciones más clásicas, y no por ello acertada, en la definición basada en la referencia histórica’: “Denominamos paganismo a una determinada visión espiritual que existió en la Europa precristiana y de la que hoy aún somos seguidores algunos de los herederos de los distintos pueblos indoeuropeos”.
En realidad el ‘paganismo’ actual se parece bien poco a las religiones ‘precristianas’, repletas de supersticiones y prácticas hoy totalmente abandonadas, de dioses y costumbres que ya en su tiempo eran solo un cúmulo poco ordenado de creencias y costumbres que ya habían perdido su profunda y original significación.
Las religiones pre-cristianas eran en su realidad ‘popular’ una mezcla de enormes supersticiones y de las fuentes tradicionales de espiritualidad étnica, que habían dado diversas formas religiosas más tendentes al disparate supersticioso que a conservar la esencia ‘pagana’. No será creyendo en las cosmologías o las leyendas-dioses paganos como lograremos dar luz al ‘paganismo’ en nuestros días.
Por otra parte aunque en todas esas religiones pre cristianas hay valores comunes, éstos están ocultos tras una enfarragosa y enorme maraña de diferencias entre cada grupo religioso, celtas, germanos, griegos, hindúes, sumerios, hititas, tartesos o íberos, por poner algunos ejemplos, de forma que la ‘visión espiritual’ era más bien difusa, confusa y liada si nos vamos a fijar en las religiones pre cristianas desde nuestros días.
Como bien dijo Benoist en ‘¿Se puede ser pagano?’: “En primer lugar, el paganismo no es un “retorno al pasado”, contrariamente a lo que haya podido escribir Alain Gerard Slam (Lire, Abril 1980). No manifiesta el deseo de volver a un paraíso perdido cualquiera (tema más bien judeocristiano) y menos aún contrariamente a lo que afirma gratuitamente Catherine Chalier (Les nouveaux cahiers, 1979) a un ‘origen puro’”.
No quiere decir ese ‘no ser pasado’ que no queramos volver a recordar los ejemplos de Temístocles, Catón, Solón, Escipión y Cincinato, por ejemplo, recuperando el concepto de Héroe y no solo el de ‘Santo’ y menos el de ’Político-Votado’, categoría infecta que hoy en día se presenta como ‘ejemplo’ democrático de humano.
EL PAGANISMO NO TIENE IGLESIA
Por ello ese retorno al pasado ha llevado a muchos paganistas a posiciones de secta y a veces muy ridículas.
“El neopaganismo, si existe un neopaganismo, no es un fenómeno sectario como se imaginan no solo sus adversarios, sino también los grupos y capillas generalmente bien intencionados, a veces torpes, frecuentemente cómicas y generalmente marginales”.
Yo diría que el paganismo es una respuesta al mundo decadente actual, basada en valores, no en una ‘época’ histórica que imitar ni unas religiones arcaicas a las que hacer renacer.
Nada es menos atrayente para mi que esos ritos copiados de entre un paganismo pre histórico y un ‘cristianismo mal copiado’, que asume formas rituales con objeto de constituir el equivalente o la contrapartida de aquello que el cristianismo ha efectuado con sus ritos. Una ‘Iglesia’ y ‘ritual’ del paganismo... un absurdo.
El pagano no tiene Iglesia, o mejor, su Iglesia es su COMUNIDAD, su casta, su propia lucha por la supervivencia en comunidad. La iglesia pagana es la comunidad racial y natural, su naturaleza y su lucha por elevar y salvar esa comunidad y ese entorno natural. De alguna forma ‘lo Político’, con mayúsculas, es la ‘Iglesia’ pagana.
Para el pagano la acción de elevación hacia el Héroe, hacia el ser superior libre de egoismo y de odio, libre de rebajamiento en los vicios y de esa ‘humilde’ decadencia del impotente, esa acción se debe a su Comunidad, que es el primer círculo de la Naturaleza en su entorno, y de alguna forma el ‘Clan’ es su Iglesia o comunidad de lucha, lucha no tanto física o guerrera como ética y vivencial.
Crear una ‘iglesia’ es un signo de haber roto con la comunidad natural y crear una nueva ‘comunidad artificial’ de ‘creyentes’ que se aparta y rompe con la  Naturaleza. Por eso en las religiones monolatras la ‘Iglesia’ es ‘universal’ e ‘igualitaria’, al romper la concepción de comunidad natural. Y por eso son ‘anti racistas’, pues una iglesia de ‘iguales ante dios’ no puede entender de Naturaleza y comunidad natural sino de ‘creyentes’, ‘hijos de dios’ en vez de ‘hijos de la Naturaleza’.
En ese sentido toda construcción ‘comunitaria’ pagana no tiene sentido, debe ser solo una comunidad popular y natural donde el pagano se integra y lucha.
EL PAGANISMO NO ES UN POLITEÍSMO DEISTA
Otro error es plantear el ‘paganismo’ como un politeísmo frente al monoteísmo de las religiones ‘monolatras’ (un dios y un libro revelación del dios).
Leía hace poco en un trabajo sobre paganismo:
“La base de nuestra idiosincrasia es el monoteísmo. Para nosotros existe un único Dios supremo, creador, increado y anterior al universo. Este único Dios pagano no es, deviene englobando al Mundo y a los hombres con ello. Es un Dios inefable, impronunciable, es alfa y omega, es principio y fin de todas las cosas.
Con esta visión monoteísta nos proponemos tirar por los suelos la que hasta ahora se denomino y es creído por todo el mundo como primer religión monoteísta: el judaísmo, el cual tiene un Dios propio pero no único ya que aceptan la existencia del resto de Dioses de los otros pueblos
Tanto celtas como teutones, a pesar de la multitud de dioses que forman su panteón estos son más bien semidioses, entidades espirituales de segundo rango que pueden cambiar y transformar el mundo pero no son creadores”.
También en la obra de Alain de Benoist se puede leer:
“El mismo Juliano, cuando restablece el culto solar, tiene cuidado de indicar que al lado del sol físico, está el sol del intelecto divino, del cual el astro no es más que la epifanía. Diógenes Laercio escribe: "Dios, la inteligencia, el destino, Zeus, son un solo ser, y aún es nombrado de otras muchas formas" (VII,134) Máximo de Tiro (17,5) afirma por su parte que los griegos sostienen simultáneamente estas dos verdades, la primera que: "solo hay un único Dios, Rey y padre de todo” la segunda que, ‘hay numerosos dioses, hijos de Dios, que participan de su poder’ “.
Es cierto que bajo la confusión de dioses y leyendas, la idea de un solo dios creador único siempre estuvo en el paganismo pre cristiano, pero el paganismo actual no tiene ni siquiera esa base monoteísta ni politeista. El paganismo actual ha superado la idea de Dios ‘como elemento personal externo a la Naturaleza’, y no precisa una creencia en ‘Dios’ como ‘Ser’ o Ente existente.
El paganismo ni es politeista ni monoteísta, es agnóstico en lo referente a ‘dioses’ como ‘seres existentes’ fuera de la realidad natural. La visión de ‘los dioses’ para el paganismo es muy distinta a la visión de ‘dios’ que tienen las religiones monolatras.
Lo que si rechaza radicalmente el paganismo tanto hoy como antes es la idea de Libro Sagrado. No hay un libro, ni un texto, sino una Tradición de Valores, una realidad natural, jamás un texto fijo dado por un ‘Ente’ y al que debemos obedecer en su literalidad escrita. Esta si es una radical distancia con las religiones judaísmo, cristianismo e islamismo.
La idea de un ‘texto’ histórico, papel, escrito y fijado, que deba obedecerse, producto de una voluntad de un dios externo a lo humano y natural, concretada en preceptos y reglas, es absolutamente contraria al espíritu pagano.
No solo la crítica histórica suele hacer increíbles esos textos en su autenticidad de origen no ya ‘divino’ sino incluso ‘verazmente humano’ (hay clarísimas pruebas de falsificaciones en los textos evangélicos, aparte de que muchos evangelios llamados apócrifos fueron ‘buenos’ durante siglos. Y las historias bíblicas, aparte de ser infames en muchas partes, no se aguantan históricamente más que como leyendas que tienen una base mítica real muy lejana o nula. En cuanto a Mahoma su vida es más bien muy poco ejemplar en muchos temas), sino que todos estos textos provienen de entornos externos a nuestra raza indoeuropea y a su tradición racial en sus Valores.
Pero lo importante es entender que el politeísmo no es la base del paganismo, sino que el politeísmo es una característica espiritual que refleja en su esencia el Valor de la Diferencia y la variedad en la vida. Los dioses no son reales sino reflejos míticos de las facetas diversas del Hombre y la Naturaleza. Cada dios era el reflejo de una fuerza o valor. Cada dios representaba esa variedad que el hombre debe entender y respetar. Dioses de cada pueblo, de cada familia, de cada virtud, de cada fenómeno natural... todo era un reflejo de ese aprecio a la diversidad frente a la tendencia al genocidio identidario y a la uniformidad del monoteísmo.
No somos todos hermanos ni hijos del mismo dios, viene de decir el politeísmo pagano, somos humanos pero no todos hermanos de casta ni iguales ni de la misma ‘raza creada’.. somos diversos, amamos esa diversidad. Y respetamos los valores, cada uno, cada signo de la Naturaleza y la humanidad, no solo los que un texto haya bendecido como ‘ordenados’. Por eso la Guerra tenía un dios, porque la lucha, el valor, era una virtud politeista. Y el sexo tenía un dios porque el sexo es parte de las potencias de la Naturaleza, no un pecado. Los dioses representaban la variedad de la vida, contra la uniformidad monoteísta.
EL PAGANISMO NO ES ATEISMO NI DEISMO
Es curioso pero de la misma forma que el Nacionalsocialismo es acusado de ‘ser de derechas” por unos y de “ser socialista y masificador” por los tradicionalistas de la derecha, de la misma forma el paganismo es acusado de ‘Ateismo’ por los cristianos y de ‘deismo místico’ por los ateos marxistas y progresistas.
Y es que el paganismo en si no depende de la existencia de un Dios pero tampoco se opone a la creencia en un dios.
Dice Benoist en su obra sobre el paganismo:
“El paganismo, lejos de caracterizarse por una repulsa de la espiritualidad o un rechazo de lo sagrado, consiste al contrario en la elección de otra espiritualidad, de otra forma de concebir lo sagrado”
“El sentido de lo sagrado, la espiritualidad, la fe, la creencia en la existencia de Dios, la religión como ideología, la religión como sistema y como institución son nociones diferentes y que no se entremezclan necesariamente. No son unívocas. Hay religiones que no tienen Dios (el Taoísmo por ejemplo); creer en Dios no implica necesariamente que se trate de un Dios personal”.
“Para el paganismo, Dios no puede estar completamente disociado del mundo; y no puede estarlo en tanto que él es la causa primera absoluta a la que esta unido el mundo, y los hombres no son criaturas contingentes a las que él ha dado vida ex nihilo. El paganismo rechaza la idea de una creación primera absoluta, central en el monoteísmo judeocristiano de igual modo que rechaza toda epistemología mecanicista”
Podríamos resumir diciendo que el paganismo no tiene necesidad de un dios personal externo a la Naturaleza, de la que el Hombre forma parte como un elemento más, no como algo ‘distinto en su esencia’. El Milagro es la Naturaleza, el Cosmos, y un dios o no es algo segundario, es una forma de ‘expresar’ nuestra espiritualidad ante el Milagro.
La espiritualidad pagana es una admiración encendida y apasionada por el gran milagro de la vida y la existencia, por esa oportunidad de ser superior que nos da la vida, de mostrar lo mejor y lo más elevado en vez de lo más ruin y miserable. Ser Señores de nuestro destino y no Esclavos de nuestros vicios. El milagro del Cosmos y su belleza, junto a su implacable ciclo de Vida y Muerte, siendo la Muerte parte misma de ese milagro, no un castigo o un paso a ‘otra vida’ sino un ‘paso de esta vida’ (otra vida que se presenta por las religiones como ‘la verdadera’, como si esta fuera una farsa o un castigo), sino una muerte que hay que abordar con la misma pasión que la vida misma.
La espiritualidad pagana es pues amor a la Vida y la Muerte, amor a la Naturaleza y a su milagro vital, sea proveniente de un dios o de aquello que Monod llamó ‘Azar y Necesidad’.
Dice Benoist con mucho acierto:
“En el Olimpo, dice Heráclito, "los dioses son hombres inmortales, mientras que los hombres son dioses mortales; nuestra vida es su muerte y nuestra muerte es su vida" (frag 62). No se podría expresar mejor que hay entre los hombres y los dioses: una diferencia de nivel, pero no una diferencia radical de naturaleza. Los dioses están hechos a imagen de los hombres, de los que ofrecen una representación sublimada”.
Esta es la visión sublime del hombre, que puede llegar a ser un dios, un ideal, o puede llegar a ser solo un trozo de miserable carne en decadencia, aquellos a los que los dioses desprecian por su ‘impiedad’, que quiere decir por su bajeza.
Los dioses son el Ideal del Hombre y el Hombre puede ser dios o chusma, eso es lo único que va a poder sacar de este corto espacio de tiempo en que el Milagro de la vida le da la oportunidad de ser algo.
Paganismo es querer en ese lapso de tiempo acercarse a ser dios, ser el Héroe, aquel que supera el mero placer, en vez de solo ser un consumidor de su egoismo. Cabalgar su yo en pos de lo sublime o ser cabalgado por su egoismo en pos del placer material, ahí está el dilema para el que el paganismo da una respuesta personal, sin necesidad de dioses que la ordenen y la rebajen.... pues quien es Héroe porque un dios se lo ordena es solo ‘esclavo’ de su dios, no ha tomado él la decisión sino solo obedece a su ‘amo’. Y más vulgar es aun quien es Héroe para lograr el placer en ‘otra vida’, ese es solo como el usurero que se priva de gastar pensando en los intereses que cobrará en el futuro!.
Solo quien actúa por su propia voluntad, por su propia creencia y deseo, es capaz de ser Héroe y acercarse a los dioses.... o caer en la basura de su egoismo.... esta propia decisión es la que sublima o degenera, no los mandatos de ‘otros’.
¿QUE ES EL PAGANISMO?
Ya hemos adelantado mucho de este tema en los apartados anteriores, pero es preciso concretar una definición, aunque eso sea complejo.
Creo que el Paganismo debe definirse hoy en día en base a una espiritualidad tendente a la recuperación de los Valores esenciales de los pueblos indoeuropeos, una vez eliminados los aspectos supersticiosos, los elementos externos a nuestra raza, y de ellos principalmente los bíblicos y enciclopédicos, que han infectado la espiritualidad aria.
La base esencial del Paganismo es buscar la elevación personal a través y para la elevación de la Comunidad y el entorno Natural del que formamos parte, en base a unos Valores que son intrínsecos de nuestra raza y que han sido ocultados o degenerados por dos tendencias nefastas: el monolatrismo bíblico y el racionalismo materialista. La Naturaleza frente a la Utopía irreal impuesta por un libro o por la fuerza del interés.
Esa idea de que los valores ‘humanos’ no son distinto a los de la naturaleza es la base del paganismo frente a la idea monolatra de que la Naturaleza es solo un ‘utensilio’ del ‘ser humano como único que tiene importancia en lo divino’ (visión bíblica) o bien que la Naturaleza es un ‘bien económico’, una mera parte del proceso de producción a explotar para bien exclusivo del interés humano (visión democrática, sea marxista o capitalista).
Elevación en el sentido de autodominio y superación de todo vicio en un camino de lucha por todo lo que es reflejo de una vida ‘heroica’.
El heroismo pagano no es una actitud violenta sino una actitud de aceptación de riesgos y sacrificio del egoismo para lograr acercarse a un ideal de virtudes heroicas: valor, honradez, veracidad, amor hacia la comunidad, respeto a la naturaleza, estilo, cultura y arte, belleza, dignidad, ayuda al necesitado, compasión por el dolor ajeno, desprecio por el que se rebaja o se vende al dinero, justicia hacia el culpable, etc....
Hablamos de ‘espiritualidad’ pero no implica esta palabra para el pagano algo necesariamente sobre-natural sino aquella facultad humana de profundizar sentimental y anímicamente en lo más profundo de Ser, huir del racionalismo y penetrar en lo esencialmente sensible, en el mundo de los Valores frente al de los Intereses.
En filosofía, los partidarios de la primacía exclusiva del Logos sobre el Mithos, desde Descartes y A. Comte hasta Marx y Adorno, se oponen a los partidarios del Mithos, de Vico hasta Heidegger, Schopenhauer, Nietszche, y casi todos los artistas hasta la llegada de la barbarie actual....
Así pues no hay que confundir el anti-racionalismo con una actitud anti-científica o un desprecio de la razón y la lógica, sino que ponemos la razón al servicio del Hombre y no el hombre al servicio de las utopías de la razón. Voy a poner un ejemplo. El racionalismo gusta de inventar hombres iguales, pero eso ni es real ni sería bueno que lo fuera, no somos iguales y es bueno no serlo.
La racionalismo gusta hablar de derechos pero nunca de deberes, es favorable a inventarse derechos utópicos y preciosos como están escritos en la Constitución (derecho a vivienda, y trabajo y mil cosas preciosas...) que luego nunca cumple, en cambio el paganismo habla de deberes y solo tras cumplirlos, derechos, y cuando habla de un derecho es que debe lograrse, no una utopía para divertimento de la propaganda.
El paganismo es realista, no utopista. Usa la razón para luchar pero no para inventarse cielos y utopias (el cielo comunista de proletarios libres es aun más utópico que las uries del paraíso prometido por Mahoma).
Esta valoración especial de lo inmaterial y lo sensible en lo humano, frente a la valoración de su aspecto económico, placentero o utilitario diferencia el paganismo del racionalismo materialista (ya sea capitalista o marxista). Mientras que la valoración de la Naturaleza como raiz del propio hombre y de sus valores lo separa del utopismo y el anti-naturalismo bíblico y sus consecuencias religiosas posteriores.
De alguna forma el "El paganismo cristiano" de San Francisco de Asís que alaba a "nuestra hermana luna", "nuestro hermano el viento", "nuestra hermana la tierra", "nuestra madre que nos sostiene y nos alimenta" y sobre todo "nuestro hermano el sol" es una contradicción cismática y hereje del cristianismo (que estuvo a punto de pagar con la hoguera), puesto que para la Biblia y la lectura evangélica (y el Islam se añade a esta visión) todo lo extrahumano es solo un ‘utensilio’ del hombre, creado a su gusto, y sin nada que ver con el mensaje ‘salvador’ y ‘celestial’ de la religión monolatra.
LA COMPASIÓN, LA INJUSTICIA Y EL PAGANISMO
“En los indoeuropeos, observa Jean Varenne, "hay continuidad entre las más humildes de las criaturas y los dioses más elevados. Esto no implica que todos esos seres sean iguales; al contrario, forman grupos netamente separados y jerarquizados ... .La norma es para cada viviente, asumir plenamente la condición propia o como dice el Veda, su dháman: a la vez su "estatuto" y su “posición”, es decir su puesto en la escala jerárquica de los seres" (los indoeuropeos, en Diccionario de las mitologias, Flammarión, 1980 pag.45)
Así leido puede parecer que el paganismo proclama la aceptación de opresiones e injusticias en base a ‘aceptar su posición’. Y no es eso en absoluto el significado de la jerarquización social de la Comunidad para el paganismo. Lo que el paganismo establece es que cada cual en una posición justa es y debe ser feliz con su trabajo y su estado, que es siempre el necesario en la Comunidad y tiene el valor máximo para cada uno, de forma que el barrendero no debe sentirse (como pasa en el capitalismo) despreciado por serlo frente al ingeniero, ni debe odiar (como para en el marxismo) al que dirige una empresa. Por supuesto todo ello dentro de un estado de Justicia donde cada uno recibe según su trabajo y responsabilidad, diferentes pero no abusivamente distintos.
En el paganismo el éxito de la vida humana no está en el cargo que ostentas sino en el valor humano de cada uno.
Pero uno de los Valores es la lucha contra la Injusticia, de forma que toda opresión o trato injusto debe ser combatido, no ‘aceptado’.
Es en este sentido que en los pueblos paganos e indoeuropeos son en donde la mujer ha sido mejor tratada frente a los pueblos de otras razas o los sometidos a las religiones monolatras.
Y mejor que en las sociedades enciclopédicas y marxistas, donde la mujer tiene derecho a ser prostituta pero no a ser madre de 5 hijos deseados por falta de medios, tiene derecho a trabajar como un hombre pero no a estar con sus hijos en los años de infancia cuando la madre quisiera estar con ellos. El paganismo antepone los valores naturales a los económicos y por ello propone una sociedad de mujeres respetadas y de Valor frente a las mujeres degradadas a ‘hombres’, a ser ‘como hombres’.
Otro de los grandes mal entendidos del paganismo es su asimilación a una sociedad dura, cruel, sin compasión y despreciativa con los débiles o desamparados. Esta idea está apoyada por dos errores:
- El de asignar el paganismo a las costumbres de los años primitivos, donde las costumbres eran crueles y la vida dura a menudo. Los cristianos han asimilado el paganismo a los romanos de la era imperial, que mataban o torturaban, a los espartanos que arrojaban a los niños débiles por el acantilado, y a vikingos que masacraban ciudades y esclavizaban mujeres y niños.
- La repugnante costumbre de los demócratas de presentar al culpable como débil, al sinvergüenza como necesitado, al aprovechado como oprimido, al imbécil como disminuido. El paganismo no tiene compasión con el culpable, ni con el sinvergüenza, ni con el ruin aprovechado o el cretino por voluntad propia. Pero el paganismo auténtico no tiene nada que ver con la brutalidad o la crueldad, que es una corrupción del hombre, una falta de sensibilidad. Como es una falta de valor el aceptar el chantaje de los culpables para reclamar ayudas y ‘piedad’ por sus estupideces y maldades anteriores.
Compasión por el inocente y el injustamente tratado, justicia y fuerza contra los que han labrado con su maldad y estupidez su propia desgracia.
LUCHA, ACCION Y MOVIMIENTO
La vida significa movimiento y dinamismo y por ello no hay alternativa posible. No es propio del paganismo la contemplación estática ante las injusticias o las maldades del mundo.
Es muy correcto decir aquello de que el paganismo es un pesimismo dinámico, una visión trágica y a la vez aceptada de la vida, en la que uno lucha aun sin esperanza, lucha no por la victoria sino por la necesidad ética de hacerlo.
Podemos leer sobre paganismo:
En el Triskel símbolo solar de tres brazos derivado de la rueda y, como tal, emparentado con la también antigua y venerable swastica presentes en todos los pueblos indoeuropeos”.
“El cambio es lo único que nunca cambia en el Mundo”. De aquí arranca nuestro despego hacia lo material y su comprensión de cuanto pasajero tiene esta vida, expresado en la ausencia de grandes asentamientos permanentes, de impresionantes templos físicos de piedra o de la simple necesidad de dejar constancia de la propia existencia tras la muerte de uno, más allá del recuerdo familiar”.
“Esta evolución-involución es el eterno devenir que rige las leyes del Cosmos y de toda su esencia. No hay vida sin muerte, ni muerte sin vida, ni día sin noche, y noche sin día, Basamos pues nuestra noción de lo divino absoluto, en una entidad en constante devenir. El todo está sometido a un proceso dinámico, de creación continua, de evolución, cuyos signos se advierten con el paso del tiempo”.
Para el Pagano no hay cielo que le espere, sino su propia lucha y valor es su cielo, su recompensa, saber que has cumplido como Héroe es la mayor recompensa que puede esperar un pagano. El pagano no pide una recompensa por ser heroico, por vivir sus valores, no quiere cielos, ni premios ni aplausos de dioses externos, es su propio Honor el que le premia. Quien necesita otro premio para ser honorable es ya un hombre sin Honor.
Esa visión de la Naturaleza nos da la realidad dinámica y azarosa de la vida. Nada en la Naturaleza es eterno, nada esta previsto, nada es seguro. Así es también la vida y la Historia. ‘Se hace camino al luchar’, no hay victorias prometidas, ni ciencia que asegure el éxito de ninguna idea, ni hay ‘fin de la Historia’. El hombre mismo, y la tierra tienen sus días contados, quizás en algunos millones de años pero no más. Todo pasará, y los imperios siempre han durado menos de mil años.
Por ello el paganismo no cree en ciclos ni en una historia lineal, no cree que la Historia esté definida, la realidad se labra en cada momento de lucha.
“Lo viejo debe morir para que llegue lo nuevo. La aniquilación espera pero debemos saber educarnos en la aceptación sosegada del destino. Hemos de saber lo que nos aguarda pero sin rechazar la alegría ni los cantos. El espíritu no debe de llegar encogido”
La idea del mundo pagano sobre “EL ETERNO DEVENIR” no significa que todo vuelve sino que todo cambia. El todo está sometido a un proceso dinámico, de creación continua.
Hay paganos que creen en un dios, y en una inmortalidad del alma, en la reencarnación, todo ello de forma difusa, como creencia personal, sin una teología del ‘Otro mundo’, sino como una creencia personal.
Personalmente creo que cualquier creencia en este sentido es tan aventurada como poco basada. El agnosticismo no es la negación de algo sino la imposibilidad de saber sobre algo. No sé si habrá algo después de la muerte pero por lo que la vida me indica no hay motivos para creer en algo de forma clara. Y además mi conducta no debería en modo alguno cambiar haya o no otro mundo. La conducta del hombre jamás debe estar en función de ‘otra vida’, de premios, castigos o esperanzas futuras, sino por el mandato del honor y la fuerza de Voluntad para cumplir o no lo debido en ese camino de superación que debemos marcarnos.
LA MISTICA Y EL AMOR EN EL PAGANISMO
Si el paganismo solo fuera un Idea no merecería seguir hablando de ello. Precisamente por no creer en la primacía del Logos frente al Sentir, el paganismo es ante todo un ESTADO DEL ESPIRITU, una forma sensible de abordar la Vida y el Ser. Uno se siente pagano más que se piensa pagano.
El pagano siente un profundo AMOR por la Naturaleza, por el cosmos y la existencia, por la misma muerte y por todo lo noble y sencillo... nos sentimos parte de la Naturaleza y amamos lo que somos si sabemos ser nobles, no deseamos ser ‘otra vida’ sino esta llevada noble y sensiblemente.
Por tanto sin Amor, pero un amor a lo Noble y natural, no a todos, el paganismo no tiene sentido.
De ese sentirse Naturaleza, de ese amor a la Vida y a lo Noble, cuando se sublima y se llega a profundizar en ello, se destila la Mística Pagana, que es solo un estado espiritual de sublimación interna de ese amor por la Naturaleza. Esa mística se plasma en actos y hechos como reuniones en los bosques o leer poesía entorno a una fogata en lo alto de la montaña, el sentirse en contacto con eso que es uno mismo, la Naturaleza en su estado virgen y primigénito. O bien el contacto con aquellas obras humanas que nos recuerdan tiempos donde el hombre era más cercano al respeto a esa Naturaleza. Esa mística pagana no corresponde a una copia de tiempos pre-cristianos, sino un acercarse a unos Valores.
Por fin podemos decir, ser Pagano es una forma de ser Nacional Socialista. No la única pero si una de ellas.
RB

EL SIONISMO CRISTIANO: UNA ABERRACIÓN





Desde todo punto de vista genuinamente cristiano, el muy mal llamado “sionismo cristiano” es una traición a la enseñanza de Cristo, a la Biblia, a la Iglesia y a Dios, una verdadera contradicción perversa y blasfema opuesta totalmente a la más elemental doctrina eclesiástica.

El sionismo cristiano se basa en dos premisas básicas y equivocadas: 1) Los judíos siguen siendo el pueblo elegido de Dios y mantienen una posición preferencial ante Dios entre las naciones y, por ende, la creación del Estado de Israel es agradable a Dios. 2) La creación de Israel estaba profetizada y es producto de la voluntad de Dios como se puede leer en el Libro de las Revelaciones. Algunos creen también que el regreso de todos los judíos a Israel es requisito previo para el regreso de Cristo. ¿Son bíblicamente sostenibles estas posturas?

Número uno: Ningún verdadero cristiano puede creer que los judíos sigan siendo el pueblo elegido de Dios. Para empezar, al rechazar al Mesías Jesús y provocar su crucifixión rechazaron el Nuevo Pacto y la gracia de Dios. Si solo por Cristo se llega al Padre y solo aceptando a Jesús se consigue el Reino de los Cielos, entonces todos los judíos invariablemente terminan en el infierno. Además, el Pueblo Elegido no son los judíos sino la Iglesia de Cristo. Ahora bien, la mayoría de los judíos siguen el Talmud, libro judío blasfemo y anticristiano escrito posteriormente a la vida de Cristo. El judaísmo talmúdico es una religión falsa y herética y es la seguida por la mayoría de judíos modernos dentro y fuera del Estado de Israel. Los únicos judíos que serían parte del pueblo elegido, a lo sumo, serían los mesiánicos, pero resulta que tanto el Congreso Mundial Judío como el Estado de Israel que tanto defienden los sionistas ha declarado que un judío mesiánico no es judío [1] [2], sino cristiano, y que por ello no se hace acreedor a los mismos derechos y privilegios a los que acceden los judíos en Israel. Aún más, el cristianismo es perseguido en Israel [3] [4] y los judíos que se convierten al cristianismo o se casan con cristianos sufren una gran discriminación y hasta el ostracismo por parte de sus familias dentro y fuera de Israel. ¿Puede un verdadero cristiano apoyar a un estado que discrimina y persigue a los cristianos?

La Biblia misma dice que ya para la época de Jesús los judíos habían roto el pacto con Dios. El judaísmo, desde la época de Cristo, ya no era una religión de Dios:

Al ver que muchos de los fariseos y de los saduceos venían al bautismo, les decía: ¡Generación de serpientes! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Mateo 3:7.

Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de la mentira. Juan 8:44.

Estas citas bíblicas y otras más demuestran que ya para la época de Cristo los judíos seguían al Diablo y no a Dios.

Número dos: La Biblia deja muy claro que el Anticristo será judío (Daniel 11:37-39) [5]  y que Israel tendrá una posición protagónica en la conformación del Reino del Anticristo o Nuevo Orden Mundial, el gobierno global socialista que será presidido por el Anticristo. El Anticristo será reconocido como Mesías por los judíos [6] se sentará en el Trono del Tercer Templo de Jerusalén (algo imposible para un gentil) donde se declarará Dios.

Juan 5:43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís: si otro viniere en su propio nombre, á aquél recibiréis.

La creación del Reino del Anticristo, un gobierno mundial socialista, está en manos de la Masonería y los Illuminati cuyos dirigentes desde su fundador y primer líder Adam Weishaupt hasta su actual líder Gabriel López de Rojas, han sido judíos, masones y comunistas. Los judíos talmudistas están detrás de la Masonería socialista que será fundamental para el Nuevo Orden Mundial. La Biblia nos advierte que el Anticristo logrará la paz por siete años entre árabes e israelíes.

Entonces queda claro que Israel tendrá una función trascendental en el Reino de Satanás sobre la Tierra presidido por el Anticristo, que realizará la más salvaje persecución de la Iglesia Cristiana de la historia contra los pocos cristianos que queden en el mundo. Apoyar a Israel y al sionismo es un insulto a Dios, un acto blasfemo y anticristiano, una traición a los cristianos que sufran la persecución venidera del Nuevo Orden del cual Israel será uno de sus países líderes y es casi tanto como apoyar al mismo Satanás en consolidar su poder sobre la Tierra. Sionismo, masonería y comunismo son una misma cosa.

Todo cristiano que apoye al sionismo y a Israel, y no se arrepienta, pone en riesgo su alma y su salvación eterna.

Si bien muchos palestinos son musulmanes, un sector importante de ellos son cristianos y la masacre de palestinos perpetrada por Israel también asesina cristianos. Aquellos cristianos que apoyen a Israel en su genocidio palestino están, nuevamente, incurriendo en un gran pecado e insultando a Dios cuyos hijos (cristianos palestinos) son asesinados por judíos no creyentes y con respaldo de las iglesias sionistas. No es de extrañar que los judíos maten palestinos pues Jesús fue palestino y fue muerto por los judíos.

La creencia de que una vez que todos los judíos hayan regresado a Israel hará estallar el Armagedón, la última y más terrible guerra y la Segunda Venida de Jesús, ha motivado a que muchos cristianos promuevan y financien la emigración de judíos a Israel. Pero lo cierto es que muchos judíos tienen gran poder y riqueza en sus países de origen y no lo soltarán voluntariamente. Solo cuando tengan cimentado su control del mundo mediante el Nuevo Orden Mundial con un gobierno global es que todos los judíos regresen a Tierra Santa produciendo un baño de sangre. Hasta entonces, los esfuerzos de los cristianos por expulsar a los judíos de sus países y devolverlos a Israel son totalmente inútiles.

Sabemos que a los cristianos actualmente se les persigue en Israel.

Que Israel asesina niños palestinos en sus operativos militares (algo injustificable para cualquier cristiano, indistintamente de la religión de los padres del menor).

Que Israel ha asesinado muchos cristianos palestinos impunemente.

Que Israel tendrá un protagonismo fundamental en el Reino de Satanás y el Nuevo Orden Mundial del Anticristo.

Siendo así ¿Qué clase de cristiano puede ser sionista y apoyar a Israel? El sionismo cristiano es una aberración y una blasfemia desde todo punto de vista.

El Ejercito en Costa Rica, una utopía realizable







Me crié en el seno, de una familia de tradición militar, donde mi tatarabuelo combatió en la guerra civil de los Estados Unidos, bajo una bandera confederada; posteriormente mi abuelo lucho junto a los Ingleses, Franceses y Rusos a los países alineados del Eje en la II guerra mundial; un tío por parte de mi madre, cambio drásticamente el rumbo de una invasión de comunistas de Nicaragua en la época de 1948, cuando a sus escasos 15 años, fue el responsable de matar a mismísimo Tijerino, en las empolvadas calles de piedra de Pérez Zeledón de aquel entonces; mi difunto padre participo en la carnicería de vidas humanas, de Correa y Vietnam donde combatió el comunismo, y hasta perdió un ojo en una emboscada; un tío mió tiene mas de una década de trabajar con la policía Municipal de San José; un hermano mió tiene mas de ocho años de laborar con la desprotegida y mal pagada Fuerza Publica, y después tantos trajines y malas experiencias, con la inseguridad que hoy vivimos cada uno de los ciudadanos costarricenses, y tanta roja sugestión de periódicos y noticieros sensacionalistas y amarillistas, con planas repletas de sucesos y sangre, me duele ver que en mi país, no exista un ejercito capaz de desatar una feroz lucha, contra las oscuras hordas del hampa, sus carteles de droga, sus organizaciones de sicarriato, sus mafias y carteristas y esa continua degeneración y perdición, que se abren paso como un cáncer en nuestra juventud costarricense.

Como las vías ferroviarias de un tren que, que nos podría representar las venas de una nación, cuya sangre son los mismos ciudadanos bajo condición de pasajeros, como las mismas escuelas, los colegios, las universidades, los museos, las galerías, los filósofos, los inventores, los pensadores, los científicos, que virtualmente nos podrían representar el intelectualismo del cerebro de una nación, “el ejercito es el alma misma de toda nación”, dijo una vez un colega mió. Remontándome a su comentario, que para mi, bajo una convicción personal ya se ha convertido en toda una frase celebre, estoy convencido que el ejercito en una nación, es la representación mas enfática y explicita del heroísmo, el coraje, la voluntad, la disciplina, el valor de los hombres que la habitan.
Como un fiel y educado perro guardian que vigila con recelo, la choza del forastero, como el escudo y la espada del guerrero épico que derrama su sangre por defender a su familia de los invasores, su codicia, degeneración, y opresión, el ejercito en una nación como Costa Rica, puede llegar a ser mas que ese popular esquema, de solo representar ser, “un grupo mas, de asesinos armados, amparados y manipulados por el estado y sus leyes”, como esas poderosas influencias dizque humanistas del siglo XXI, lo han tergiversado, organismos donde sus mismos jerarcas, nos hablan ceñidamente, de amor, respeto, tolerancia, igualdad, pero que paradójicamente están muy lejos de llegar a sentir el horror y el sufrimiento de miles de familias costarricenses, al ser sometidas como victimas, a las garras del hampa, en nuestros desprotegidos, barrios, pueblos, y ciudades. Jerarcas que combaten y satanizan cualquier practica de militarismo en la ciudadanía, pero que sin embargo a ello, se les es común ver, en esos modernos y polarizados carros, de peculiares placas amarillas de “misión internacional”, fuertemente custodiados por armas de alto calibre, por sus chóferes, guarda espaldas, y miembros de la Fuerza Publica, -que se supone deberían de estar cuidando las calles-

Contrariamente a esa “tolerancia y humanismo”, que estos diplomáticos, y sus entidades, como los famosos Derechos Humanos, no quiere meter, hoy los costarricenses lo que empezamos a digerir es una especie de atontamiento, un burdo sentimiento de tolerancia y alcahuetería extremamente vulgarizada, un tipo de inocente y acobardada anomia, que literalmente, nos seda y nos duerme, ante una inminente avalancha de inseguridad, crímenes y violencia, que lamentablemente no tardan en ganarle la batalla a nuestros despreocupados gobernantes, ya de por si bien flaqueados he indiferentes, ceñidos en sus intereses económicos, y empresariales, que desgraciadamente tienen el poder de pasarle por encima a todo aquel valor ético y moral que se allá podido levantar sobre estas fértiles tierras, pero de una manera contrapuesta a el deber, son capaces de hacer refundir en el olvido la importante prioridad estatal, de velar por la seguridad de su pueblo.

No nos debería de extrañar lo mencionado, ya que mientras los ciudadanos de clase baja, media, y media acomodada, se resignan a mejor andar escondiéndose y trasformar sus hogares en cárceles de alambre de púa y portones, haber si de esa manera se salvan de ser ultrajados en sus propias casas y hasta de salir apuñaleados y baliados, por una turba de delincuentes, nuestros gobernantes y las clases aburguesadas de nuestra extraña y muy peculiar, “Suiza centroamericana”, se les hace muy fácil y sencillo, contratar una tropa de guarda espaldas, al mas gorila estilo Terminator, comprar los mas modernos sistemas de seguridad, transformar sus carros importados del año, al mas bélico estilo, de tanque brindado de la ex URSS, y de paso aprovechar el poder y la influencia social, para poner un par de desvelados policías, como adornos en sus enormes mansiones, negocios, y embajadas. Y mientras ello pasa ante nuestros impotentes ojos, las potencias militares del mundo, se pasean en el verdadero y valeroso significado del ejercito, como esos boinas verdes, invadiendo y ultrajando a una nación, ya de por si bien quebrantada en la miseria y en las constantes guerrillas, con el viejo pretexto que de “hay armas nucleares”, o esos cascos azules de las ONU, invadiendo a antojo y conveniencia de unos cuantos, a países que han decido no formar parte de la unión, con el peculiar pretexto de los derechos humanos, que para mi no es mas que una carnada mas para manipular a esta humanidad, o como con ese continental ejercito rojo, de la China liberal-comunista, donde no se puede exponer la mas mínima idea alterna al estricto sistema, por que se les es fusilado, bajo cargos de “conspiración contra en estado”. Por ese tipo de ejércitos, no es extraño que la gente le tenga recelo a el militarismo, pero su autentico deber es servirle a su pueblo. Contrapuestamente a las muy bajas acciones de estos ejércitos y sus administradores, el verdadero sentido de un ejército es velar por la seguridad de la ciudadanía, en otras palabras servirle al pueblo, y no precisamente solo al estado.

Mientras tanto se nos sigue hablando de derechos individuales y de respeto a la vida humana, pero será toda una osadía llegar a ver a alguno de estos “importantes y respetables diplomáticos”, caminar un lunes por la mañana en nuestras escabrosas aceras, plagadas de carteristas, prostitutas y drogadictos, para esperar el bus de nuestro ineficiente sistema de trasporte, junto a los martirizados compatriotas de nuestro frente laboral, en una de esas malolientes esquinas llenas de orinadas de borrachos domingueros, y armarse de paciencia hasta llegar a aguardar cuarenta minutos la ranfla vieja abarrotada de puerta a puerta de nicas, y después de un traumático trayecto asqueado de presas, imprudentes al volante, alquitrán y infinitos huecos, llegar a su lugar de trabajo.


Desde niños, se nos ha hablado en las escuelas y los colegios, que el estado tiene la obligación de velar por la seguridad de sus conciudadanos, sin embargo a ello, y a nuestra constitución política, se llega a estimar que un 75% de las personas que velan diariamente por nuestra integridad, pertenecen al sector privado, como esos típicos “guachimanes” que vigilan nuestros barrios con un bastón policial, y esos oficiales semi-especializados, de empresas externas, que se dan a la noble labor de cuidar nuestros lugares de trabajo y nuestras instituciones publicas en general, dándonos así a entender, que hemos llegado hasta el mas zafio punto de tener que comercializar nuestras propias vidas, con contratos y seguros, y el enriquecimiento, muchas veces desregulado de unos cuantos inversionistas, con unas cuantas excepciones.

Ya no hay, palos, machetes, ni antorchas, de un pueblo enfurecido que conduce a la horca a un grupo de antisociales, ya no hay cuadrillas organizadas, de seguridad para el vecindario, que defienden con coraje sus comunidades, ya no hay ley de la vagancia en las calles, y ahora quienes empiezan a huir, son los mismos ciudadanos de los maleantes. Ahora vivimos entre portones y alambres de púa, en campos de concentración. Ahora la nueva iniciativa es rendirse ante el criminal.

Ahora contrariamente a lo razonable, le damos vía libre a las drogas, las modas decadentes y sus corrientes musicales, y a cambio de tanta basura he ineptitud, ponemos a una maestra de matemáticas, como ministra de seguridad, -seguro para que le ayude a contar los costales de billetes a esos ultra neoliberales, que administran nuestra Costa Rica a antojo y conveniencia de sus oscuros negocios.-

En Costa Rica se ha abolido el ejército, y cualquier práctica de militarismo y disciplina armada, con el pretexto de que somos un país de paz. Nuestro actual presidente, se tomo la osadía de despojar a los policías de cualquier rango simbólico, quitándole sus insignias, y sus ropajes de fatiga, hasta llegar al punto de refundir en el olvido a la Policía Militar, por su afán personal de ganar un premio novel de la paz, que por supuesto venia forrado de dólares. Pero para nadie es un secreto, que lo que hoy se vive en nuestras calles, esta muy lejos de llegar a ser cualquier tipo de paz. Talvez, no tendremos grupos terroristas de la ETA, o guerrillas del las FARC, o Paulos Escobares versión costarricense, pero sin embargo a ello, no se puede caminar doscientos metros bajo la sobra, por que nuestra vida corre un gran peligro por un miserable aparato electrónico, o por unos sucios billetes.



Una solución práctica y espontánea, a un gran problema



Como ofensiva a esta plaga que carcome nuestra patria, y la hunde fuertemente hacia una especia de anarquía social, se podría crear un ejercito, especializado, creado no para la guerra, si no mas bien para la paz, que se dedique a cuidar nuestras fronteras, contra el narcotráfico, la irresponsable, desregulada, y procapitalista inmigración que hoy se sufre, las posibles invasiones de maras, de carteles de droga, y poderosos grupos subversivos que rondan con certeza de “nuevas revoluciones” por nuestras fronteras.

Un frente militar, disfrazado de guardia nacional, -para no perder nuestra inmerecida fama de que somos una nación de “paz y libertad”-, que sea capaz de brindar un fuerte apoyo a entidades como la Fuerza Publica, el O.I.J, las diversas policías municipales, la Cruz Roja costarricense, al frente de bomberos costarricense, la comisión nacional de emergencias, la policía de migración, la policía marítima, la policía de guarda parques, etcétera. Un ejército no precisamente seria para promover desgracias, como el actual sistema democrático, lo ha distorsionado, si no más bien podría ser utilizado en caso de emergencias nacionales, como inundaciones, un posible terreno, y sucesos de ese tipo.

Se logran imaginar, compatriotas costarricense, sanos y fuertes jóvenes y hombres costarricenses, defendiendo a la damisela ultrajada, de las garras de un grupo de violadores y drogaditos, un grupo de imponentes hombres, que den a respetar nuestros “derechos sagrados”, defendiendo al obrero vapuleado, por la turba de montoneros antisociales. Lamentablemente, parece que nuestros gobernantes no tienen ni una sola pizca de idealismo en sus viseras, y como dicen algunos sectores izquierdistas de oposición a la actual administración, “este gobierno no tiene cabeza ni para un derrame”.

Se podría también reformar drásticamente las leyes, donde los colegas de seguridad privada, que cabe volver a mencionar, son mayoría, se verían en la obligación de darle nuevos protocolos y directrices laborales a sus supervisores y oficiales, como el tener la obligación de salir de un perímetro definido, en caso de serlo necesario, para defender a un ciudadano, siendo victima del hampa. Crear una especie de unión, una coordinación nacional que nos represente un frente militarizado, de organismos como la Fuerza Publica, la policía municipal, el O.I.J, las seguridades privadas, etcétera, bajo los mismos objetivos, acabar con el Hampa, y mantener firme esa derrota.

Se podría facilitar la posesión de armas de fuego, y cursos de seguridad personal en la ciudadanía, de una forma responsable.

Según datos de algunos medios relevantes, a partir de una prohibición de armas de fuego que se impuso por un Partido Laborista en Gran Bretaña en 1997, el índice de robos aumentó en un 45% y los asesinatos en un 54% como secuela a la escasez de medios legales para tener un arma de juego, y una estresante burocracia, por parte de las correspondientes entidades. Para el año 2000, Inglaterra ostentaba con el índice más alto de criminalidad, en el mundo desarrollado, el doble de los Estados Unidos. En el 2002 el servicio de inteligencia Británico se lamentaba de que a pesar de que Inglaterra, tiene una de las más estrictas leyes de regulación de armas, es fácil conseguirlas en el mercado negro.

Como contraste a lo mencionado, en países como Suiza, donde no solo hay un porcentaje altísimo de población civil armada, sino que el mismo estado entrega a cada ciudadano un fusil de asalto SIG–90 al terminar el servicio militar, es uno de los países como más bajo índice de criminalidad en el mundo, seguido por países como Noruega, Dinamarca, Grecia, Australia, Alemania, que igualmente tienen un porcentaje alto de población armada.



Con el pasar de las líneas, se puede empezar a sentir un sazón, algo utópico, hasta llegar al punto de ser expuesto a ser señalado y generalizado, de solo ser un jovencillo mas, iluso y fantasioso, que se sentó a escribir emocionado en su escritorio, por que se canso de jugar a los soldaditos después de una trasnochada tanda, de ver tres veces seguidas, Rescatando al soldado Ryan, y Padres de nuestra bandera, acompañado de unas palomitas de maíz y unas cuantas cervezas, pero hay que admitir que la paz y libertad que nuestros gobernantes exponen al mundo, como una carnada mas para el turismo y la inversión extrajera, esta muy lejos de ser una realidad. En momentos críticos, como los actuales, las ideas alternas, a los estrictos esquemas de un sistema, serán fácilmente señaladas de nocivas y subversivas. Para muchos en Costa Rica, un ejercito y la practica de militarismo, y disciplina armada en la población civil solo forma parte de una utopía, para otros puede ser toda una realidad que se pueda acoplar e ponerse en practica de una manera responsable y eficaz.



Pretextos que se opongan a este tipo de militarismo, sobrarán, como por ejemplo la actual crisis económica del país, cuando todos muy bien lo saben, que siempre hemos sido una nación

subdesarrollada y hemos vivido en una constante subsistencia económica. Se hablaría incansablemente de una supuesta enorme inversión de fondos públicos, en una ilusión de este calibre, se alegaría que seria muy caro pagar nuevas planillas, que en otras palabras significaría nuevos trabajos para los costarricenses, se alegaría, que no existen fondos para comprar armas, cuando los jerarcas del ministerio publico, muy bien lo saben, que hay cualquier cantidad de armas, empolvadas en bodegas, que en un pasado se utilizaron en la guerra civil, y en la fallecida PM (Policía Militar)

La Argentina de las Malvinas es un glorioso ejemplo que se podría citar a los costarricenses, donde el ejercito nacional argentino, defendió a capa y espada una ilusión de su pueblo, que le exhortaba a luchar, ello cuando quisieron recuperar los archipiélagos del atlántico llamados “Las Malvinas” que fueron usurpados en 1833 a la fuerza por el Reino Unido. Independientemente de la administración que gobernaba en aquel entonces, la acción de luchar por “lo de el pueblo”, es mas que noble.

Si del tema se habla, solo el hecho de ubicarlas geográficamente es ridículo dudar del verdadero derecho argentino sobre dicho territorio, robado por un imperio que habla al mundo de “democracia, valores universales” y todo eso... pero que a la vez contrasta sus supuestos valores con sus acciones, como cuando mataron a mas de trescientos jóvenes argentinos con el hundimiento del Belgrano, con un submarino nuclear, cuando Argentina no tenia ni un solo submarino.

¡Que honor, que gloria! ¡ja! Es como literalmente dispararle a alguien que se defiende con una resortera, pero bueno...



Es increíble el recordar, que solo un país, contra la poderosa flota naval de Gales, Irlanda del norte, Irlanda del sur, Escocia, y su núcleo Inglaterra, estuvo a punto de ganar la guerra, con la desventaja de que los británicos tenían submarinos nucleares, y una inmensa experiencia bélica en comparación de su ofensiva. “No hubiéramos podido resistir una semanas mas”, se llego a escuchar en algunas declaraciones de los jefes militares británicos.



Ellos lucharon por su pueblo, y hoy son honrados y recordados como héroes, pese a la administración de la judía socialista Cristina de Kirchner. Hoy Argentina usa a sus soldados para contraponerse a la gran inseguridad que la acecha.



Pero pese a todo ello, la ilusión de crear nuevos proyectos, y vivir en una Costa Rica mejor, seguirá presente, siempre y cuando exista patriotismo y idealismo, en algún costarricense, que literalmente este cansado de leer siempre la misma historia.

Hoy nos encontramos bajo la amenaza de una posible reorganización, de grupos subversivos que nos lleve a un continuo régimen totalitario, como no hace muchas décadas paso en el occidente, y creo que el hecho de que hoy nos encontremos en un modernizado siglo XXI, y que en caso de conflictos armados Costa Rica, seria supuestamente “amparada por otras naciones”, no elimina la posibilidad de invasión, y de una perdida de control al fortalecido hampa que hoy nos gobierna imponente.



Raúl Daviss


RESISTENCIA IDEOLOGICA NACIONAL SOCIALISTA DE COSTA RICA



EL DILEMA DE ISLA CALERO Y LA FANTASÍA PACIFISTA DE COSTA RICA






El simpático presidente de Nicaragua Daniel Ortega se encontraba pensando (o algo así) en alguna inteligente estrategia para lograr su reelección por medios democráticos en las venideras votaciones, y la tenía difícil. Evidentemente no podía relucir logros en su gestión, un manejo adecuado de los fondos públicos y muchos menos podía apostar a una imagen carismática o a la belleza y simpatía de su esposa, Rosario Murillo pues nada de esto existe. ¿Qué hacer? ¿Qué hacer? Entonces en algún momento se dio cuenta que uno de los mejores mecanismos de manipulación que han usado los gobernantes ineptos y populistas a lo largo de la historia (como Bush, Chávez y Aznar, por mencionar solo a algunos) es la creación de un gobierno extranjero enemigo que amenace la integridad territorial de su país y se convierta en la encarnación de los temores de la gente, distrayendo así la atención de la corruptela paquidérmica interna, unificando a buena parte de la población con este chivo expiatorio en una cruzada patriotera y logrando así su cometido. Debe recordarse (como lo hacía Bush frecuentemente) “cambiar a un presidente en tiempos de guerra es peligroso”. De esta manera los opositores serían fácilmente acallados como topos del enemigo, como infiltrados, traidores vendepatrias que pueden ser vilipendiados y perseguidos por las fuerzas de seguridad en el supuesto de que no se autocensuren por temor. En el caso de los Estados Unidos bajo Bush (y sus perros falderos de Aznar y Blair) su enemigo era Irak, para Venezuela era Estados Unidos, para Israel era Irán y luego el Hamás en Gaza.

Irak era, según Bush y sus lacayos, presidido por un dictador como Saddam Hussein aliado de Osama Bin Laden y Al Qaeda (a pesar de que Hussein era socialista y ateo y Bin Laden era fundamentalista islámico) y contaba con una poderosas armas de destrucción masiva que habrían hecho polvo a EEUU si no se actuaba a tiempo (y que, aparentemente, desaparecieron por arte de magia) y la Gaza gobernada por el Hamás clamaba por la destrucción de Israel y borrarlo del mapa y podía hacerlo, sin duda, lanzando piedras y unos fuegos de morteros destartalados que ni siquiera hacían cráteres al golpear el suelo, ni herirían a una mosca, lo cierto es que las grandes potencias debían intervenir de inmediato. Las masacres de iraquíes y palestinos fueron la consecuencia; verdaderos holocausto con miles de muertos y un drama humano espantoso.

Ortega no pretendía (que se sepa) llegar tan lejos. Pero sí necesitaba un enemigo extranjero que fuera la amenaza que necesitaba para acallar oponentes y unificar al pueblo nicaragüense como su rebaño y bajo su autoridad a enfrentar al enemigo común. Nicaragua tenía disputas territoriales con varios países, entre ellos Honduras, Colombia y Costa Rica. Todos buenos candidatos; aliados de Estados Unidos, con gobiernos de derecha que serían el ejemplo de los burgueses antisandinistas al servicio de la oligarquía centroamericana. El problema es que Honduras y Colombia tenían ejércitos y, al menos en el caso de Colombia, no tendría reparos en usarlo… Y mejor no arriesgarse con Honduras, ¡claro! La solución era Costa Rica; el enemigo tradicional que ya le había quitado Guanacaste a Nicaragua hace muchos años.

Así, Ortega envía al traidor de Edén Pastora, el “comandante Cero (sesos)” quien alguna vez se refugió en Costa Rica para salvar su vida y el generoso pueblo costarricense le dio albergue de manera honrada y humanitaria. Casi parece un chiste, pero al ver que en Google Earth los mapas mostraban que Isla Calero pertenecía a Nicaragua, el gobierno sandinista decide que Google Earth y no los mapas oficiales de Nicaragua, tiene razón, al fin y al cabo, los gringos saben más. Así que envía fuerzas armadas a la región y reclama la isla. Google Earth alertado modifica los mapas y aclara que “un producto dirigido a empresas y consumidores no debe ser usado para la toma de decisiones militares” buena advertencia. ¿Qué pasará la próxima? ¿Si algún vándalo en Wikipedia pone que Costa Rica le declaró la guerra a Nicaragua don Daniel Ortega se dispondrá a realizar el contraataque defensivo?

Pues bien, el señor Edén Pastora cuyo apodo recuerda su coeficiente intelectual “comandante Cero” inicia el dragado en la ribera del Río San Juan con un terrible daño ambiental y costarricenses de la zona fronteriza avisan al Organismo de Investigación Judicial que soldados nicaragüenses han penetrado en sus fincas que son propiedad privada. Costa Rica envía a su Fuerza Pública, Nicaragua a sus soldados, el asunto se zanja sin una sola bala porque Costa Rica no puede, aunque quiera, defender su territorio. Se remite el asunto a la Corte Internacional que presente una serie de disposiciones cautelares mientras se da una sentencia, disposiciones que Ortega descaradamente ignora (como el retiro de militares y la finalización del dragado) y Costa Rica no puede hacer nada, salvo esperar.

Isla Calero es una isla desabitada que no tiene ningún valor importante en la práctica pero si es muy simbólica. Representa la cobardía y la pasividad del gobierno de Costa Rica y nos hace ver como un país débil, al que se le puede pasar por encima (lo cual es cierto, al menos en el sentido militar) y sobre todo, indefenso. Jamás hubiera pensado Ortega en enviar tropas militares a Isla San Andrés porque sabe bien que la respuesta colombiana será contundente, pero Costa Rica es vista como un país de hippies pacifistas abraza-árboles que evitan la confrontación, como una gigantesca comuna de ecologistas pacíficos que juegan mejengas y beben Imperial.

¿Cómo llegó una potencia económica y política como Costa Rica a ser irrespetada de esta manera? ¿Cómo es que un poder regional y el país más rico (por mucho) de la región se convirtió en un mamarracho y en el hazme-reír de la comunidad internacional?

Todo comienza en gran parte con la finalización de la Guerra Civil de 1948, “gesta patriótica” que solo duró poco más de un mes pero cuyas consecuencias repercutieron para toda la historia costarricense. Rafael Ángel Calderón Guardia, médico y masón aliado al Partido Comunista del abogado stalinista Manuel Mora es derrotado y en su lugar toma el poder el caudillo del bando rebelde (amalgama de conservadores y socialdemócratas) el analfabeto y socialista de Pepe Figueres. Figueres tuvo tiempo entre el dinero que malversó de fondos públicos y su amistad con capos internacionales como Robert Vesco para, entre otras cosas, abolir el ejército.

El ejército es el corazón de toda nación. Es la fuerza vivificadora, el músculo de la patria que la defiende, el símbolo de un país orgulloso. No debe extrañar, entonces, que Pepe Figueres haya confesado que era agente de la CIA. La abolición del Ejército costarricense por obra de Figueres solo beneficiaba a las potencias extranjeras como EE.UU. en aquella época, y en efecto, el gobierno de Costa Rica fue por muchos años una simple marioneta al servicio de los intereses yanquis.

Sin Ejército, Costa Rica se convirtió en un país “pelele” imposibilitado de defenderse y de hacer valer sus derechos. Sin embargo, esta situación no era tan grave en el pasado. Todavía hasta los años noventas la riqueza de Costa Rica que, aunque seguía siendo un país del Tercer Mundo, era por mucho el país más rico y económicamente estable de Centroamérica, y el hecho de que EE.UU. “compensara” a su aliado armándolo fuertemente con la excusa del combate antidrogas durante los gobiernos totalmente alineados a Washington de Monge y Arias, permitió que las fuerzas policiales costarricenses fueran mucho más poderosas en términos tecnológicos y militares que todo el Ejército de Nicaragua, conformado por verdaderas chatarras y sobras soviéticas y desperdicios desgastados de las interminables guerras del país del norte.

Pero los tiempos cambian. El triunfo del sandinismo en Nicaragua le abriría las puertas a nuevos y poderosos aliados como Venezuela y Rusia (que ya no es comunista pero sigue siendo rival de EE.UU.) quienes amablemente rearmarían a Nicaragua.

A la inversa, la desidia gubernamental costarricense y su espíritu pacifista, su corrupta política migratoria de puertas abiertas con la cual prácticamente cualquier persona ingresa al país lo que generó una verdadera marea humana de nicaragüenses pobres, el combate casi perdido a la delincuencia (bien armada con misteriosas AK-47 que quien sabe de donde las sacan) y el que EE.UU. perdiera interés en Costa Rica conforme otras regiones del mundo se hicieron más volátiles y peligrosas a sus intereses (bien cuidados en Costa Rica por los amarres del TLC y la política económica sumisa en general) dejó a la otrora Fuerza Pública (que alguna vez fue casi paramilitar) en un estado lastimero. Sin medios para defenderse del armamento pesado ruso y venezolano que ostentaba la Nicaragua sandinista.

Así, la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y su administración no tuvieron más remedio que bajar la cabeza (o bajarse los pantalones quizás sea una analogía más apropiada) y en un acto de casi traición a la patria, renunciaron a la integridad territorial y soberana costarricense entregando Isla Calero a los nicaragüenses. Mal ejemplo para los jóvenes costarricenses pero peor aún, un terrible precedente para futuros invasores.

Los sandinistas al descaro se anexionaron una parte de nuestro territorio ¿Dónde terminaría? Muchos sandinistas incluyendo al mismo Ortega han afirmado que les gustaría recuperar todo Guanacaste de nuevo. Esto, claro está, demuestra una gran ignorancia pues, para empezar, no todo el territorio del moderno Guanacaste fue de Nicaragua, solo los territorios que conformaban el Partido de Nicoya, y además, esta unidad política del Partido de Nicoya se anexionó voluntariamente a Costa Rica sin el uso de la violencia o la fuerza militar.

Conocí muchos jóvenes que estaban realmente indignados y frustrados por esta situación tan dolorosa. Costa Rica misma estaba siendo violada y su territorio soberano estaba siendo robado. Se nos enseña a ser patriotas, celebramos el día de la independencia y la anexión de Guanacaste, se nos enseña a admirar a Juanito Mora y Juan Santamaría como luchadores de la libertad costarricense que se enfrentaron a los invasores filibusteros en una gesta heroica, pero al mismo tiempo el gobierno vendido y traidor de Costa Rica claudica en una lucha nacional de reivindicación soberana territorial. Parece que a la presidenta Chinchilla se le olvidó la letra del Himno Nacional: Cuando alguno pretenda tu gloria manchar, verás a tu pueblo valiente y viril.

Antes este deshonor, ante esta renuncia al derecho soberano y patriótico costarricense de proteger al país, surgen voces nacionalistas. Muchachos jóvenes que se sienten abandonados por un gobierno que no reacciona en defensa del honor y de la patria, pero que no tienen muchas opciones. Aunque quisieran, no pueden ir solos a la frontera norte a defender su país. El Movimiento Costa Rica Libre emite un comunicado donde cuestiona la desidia cobarde del gobierno y la respuesta de Laura Chinchilla y reagrupa a los jóvenes patriotas que estaban huérfanos dándole un sentido del honor. Ningún partido político hizo eso. Todos, desde la izquierda bolivariana de José Merino hasta la derecha capitalista de Otto Guevara se aliaron en torno al gobierno y apoyaron la respuesta de Laura Chinchilla porque, claro, todos los partidos políticos costarricenses responden a los mismos amos. A oscuros intereses extranjeros. Sus diferencias ideológicas son cosméticas, en el fondo tienen una misma meta y no es en interés del país.

Al menos un grupo nacional tuvo dignidad. Tuvo PANTALONES para decirles la verdad a Chinchilla y su gobierno títere. ¡Bien por el Movimiento Costa Rica Libre! Que ya tiene su experiencia en repeler sandinistas invasores en el norte cuando bajo el gobierno del izquierdista Carazo a estos se les permitió ingresar al país, y que nos defendieron valientemente del enemigo marxista externo que se filtraba por el norte pero, especialmente del más peligroso, del gusano, del enemigo marxista interno y traidor que milita en la dinosáurica izquierda tica anquilosada en las posturas fósiles de los Soviets y que gravita en torno a la UCR, el Frente Amplio, el PAC y los sindicatos filomarxistas.

Ortega se encuentra realmente desesperado por la reelección. Quizás hubiera deseado que la respuesta de Costa Rica hubiera sido más bélica. Nada mejor que un combate militar para poder declarar la ley marcial, arrestar opositor y amañar las elecciones. Así como un eventual desfile triunfal de la victoria tras haber ganado una cobarde escaramuza contra un país indefenso. Pero Ortega no pudo hacer nada de esto, aunque la actitud pasiva de Chinchilla y su administración sí le valieron de algo. Los medios manipulados por los sandinistas declararon que el dictamen de la CIJ fue un triunfo para Nicaragua y su hidalgo gobernante, lo cual fue una vulgar mentira. Aún así, para su desgracia, el escandalillo patriotero no duró suficiente y ahora tiene que buscar algún otro mecanismo para que él o su esperpéntica esposa logren preservar la presidencia de Nicaragua. Rosario Murillo, la Primera “Dama” con su particular aspecto antiestético salió con la diatriba religiosa. Ella misma, una fanática cristiana, cambió la historia para que los otrora ateos marxistas de la guerrilla sandinista fueran devotos católicos muy rezadores, y aseguró que los vulgares mítines políticos del FSLN eran como misas. Así, la señora Murillo quien no apoyó a su propia hija Zoilamérica cuando acusó a su padrastro Daniel Ortega de abuso sexual y violación, ahora confecciona una repulsiva nueva pseudo-religión cristiano-sandinista con Ortega de Mesías, el FSLN de iglesia, ella de Papisa y Costa Rica de ¿Filistea?

Matt Marshall
Sociedad Costa Rica de la Lanza Hiperbórea.